5 superalimentos de invierno

5 superalimentos de invierno

Superalimentos de invierno: introducción

A menudo oímos el término «súperalimento«, pero ¿qué significa realmente? Aunque no hay una definición oficial, para este nutricionista, un súper alimento es simplemente un alimento que ofrece una gran valor nutricional por su inversión en calorías. En otras palabras, es un alimento que contiene muchos beneficios nutricionales y de salud en relativamente pocas calorías. Los productos del verano tienden a dominar las listas de súper alimentos, pero hay muchos alimentos de temporada y de todas las estaciones que merecen ser destacados en invierno.

5 superalimentos de invierno




Aquí hay algunos superalimentos que quizás quieras añadir a tu lista de la compra:

1. Arándanos

Los arándanos se cosechan en el otoño, creando un abundante suministro para los meses de invierno. Estas bayas de color azul pueden ser diminutas, pero sus beneficios potenciales para la salud son grandes. Una taza de arándanos frescos o ½ taza de arándanos secos equivale a una ración de fruta y son una buena fuente de vitamina C, fibra y antioxidantes. Además están llenos de algunos beneficios de salud muy interesantes debido a sus fitoquímicos únicos llamados proantocianidinas.

Una revisión reciente publicada en la revista Internacional Advances in Nutrition concluyó que las proantocianidinas del arándano pueden ayudar a reducir la incidencia de infecciones del tracto urinario, úlceras estomacales, enfermedades de las encías, y también pueden mejorar la salud del corazón y la inflamación. Tanto si prefiere los arándanos salados como los dulces, no puede equivocarse. Disfrute de los arándanos secos en ensaladas, yogur y platos de quinoa/arroz, o incluso en una mezcla de frutos secos para los tentempiés sobre la marcha.




2. Coles de Bruselas

Las coles de Bruselas suelen provocar una fuerte reacción: la gente las ama o las odia. Definitivamente estoy en el equipo de las coles de Bruselas, y no sólo porque son una estrella de la nutrición, sino porque saben muy bien si sabes cómo prepararlas.

Las coles de Bruselas son una verdura crucífera, prima de la coliflor y el brócoli. Estas verduras son conocidas por sus antioxidantes que ayudan a mantener la inflamación y las enfermedades crónicas (como las enfermedades cardíacas) bajo control. Una taza de coles al vapor de ½ proporciona sólo 30 calorías, 3 gramos de fibra y 2 gramos de proteína. También son una excelente fuente de vitamina C y una buena fuente de folato (ácido fólico).

3. Té

Cuando la temperatura baja, hay pocas cosas tan reconfortantes como una taza de té caliente. Tanto si bebes té negro, oolong, verde o blanco, estarás obtienes beneficios para la salud. En los últimos años, se han publicado miles de estudios científicos que revelan que el té contiene potentes antioxidantes que pueden promover la salud del corazón, ayudar a combatir algunos tipos de cáncer y trastornos neurológicos, e incluso estimular el metabolismo. Además, el té es naturalmente libre de calorías, por lo que ayuda a evitar que acumule esos kilos de invierno.

4. Kiwi

Puede que te sorprenda ver kiwis frescos en una lista de superalimentos de invierno, pero los kiwis cultivados en California están en temporada en esta época del año. A pesar de su pequeño tamaño, los kiwis (que en realidad son un tipo de baya) tienen un poderoso efecto nutritivo. Una ración (2 kiwis) tiene el doble de vitamina C que una naranja, más potasio que un plátano y la fibra de un tazón de cereal integral, ¡todo por menos de 100 calorías!




¿Se pregunta cómo disfrutar de este tesoro de sabor dulce? Son perfectos por sí solos (sólo cortar y sacar), en cereales, panqueques, ensaladas, o incluso como cobertura de yogur.

5. Avena

Por supuesto, puedes disfrutar de la avena todo el año, pero un tazón de avena caliente es especialmente bienvenido en las frías mañanas de invierno. La avena te llenará (1 taza de avena cocida tiene 4 gramos de fibra de relleno y 5 gramos de proteína), y los estudios muestran que son armas poderosas contra las enfermedades del corazón y la diabetes, además de mejorar la digestión.

Algunas de las investigaciones más emocionantes sobre la avena se centran en su papel en el control del peso. Un estudio de la Universidad de Sydney encontró que los participantes se alimentaron con 38 alimentos clasificados como avena en tercer lugar en general para aumentar la sensación de saciedad. Otros estudios muestran que la avena desencadena hormonas de saciedad para ayudar a frenar el hambre y el apetito. Nunca se puede equivocar con la avena, pero no olvide que también se puede disfrutar de la avena en sopas y guisos.

¿Le ha gustado el artículo sobre estos superalimentos de invierno? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

5 superalimentos de invierno

Fotografía: Keenan Loo



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!