Existen 5 tipos de cerebros diferentes: Esto es lo que dice tu tipo sobre ti

Existen 5 tipos de cerebros diferentes: Esto es lo que dice tu tipo sobre ti

Los tipos de cerebros

¿Alguna vez te has preguntado por qué te preocupas tanto? ¿O por qué eres tan emocional? ¿Te han dicho alguna vez que todo está en tu cabeza? Pues bien, tienen razón, más o menos. En realidad, todo está en tu cerebro.

Basándonos en la mayor base de datos del mundo de escáneres cerebrales relacionados con el comportamiento, ahora sabemos que la forma en que piensas, actúas y te relacionas con los demás depende del funcionamiento de tu cerebro.




¿Cuál es tu tipo de cerebro?

Tras estudiar más de 150.000 escáneres cerebrales SPECT en Amen Clinics, está claro que no todos los cerebros son iguales. La SPECT es una herramienta de imagen cerebral que mide el flujo sanguíneo y la actividad y muestra las zonas del cerebro con una actividad saludable, con demasiada actividad o con una actividad insuficiente.

«En nuestro trabajo de obtención de imágenes cerebrales, empezamos buscando patrones que pudieran ayudarnos a diagnosticar y tratar enfermedades mentales, como el TDAH, la depresión, el trastorno bipolar y la ansiedad. Pero a medida que estudiábamos más y más escaneos, también nos dimos cuenta de que ciertos patrones cerebrales se correspondían con tipos de personalidad«.

Basándonos en nuestra investigación, hemos identificado cinco tipos de cerebros principales que influyen en quién eres, cómo te comportas y cómo te relacionas con los demás.




También es la razón por la que dar a todas las personas con ansiedad, depresión o cualquier otro problema de salud mental un plan de tratamiento único nunca funcionará. Encontrar la dieta adecuada, los mejores suplementos y el ejercicio más efectivo para tus necesidades depende de tu tipo de cerebro.

Veamos cuáles son estos 5 tipos de cerebros:

Existen 5 tipos de cerebros diferentes: Esto es lo que dice tu tipo sobre ti

Tipo 1: El cerebro equilibrado

El cerebro equilibrado muestra un flujo sanguíneo completo, uniforme y simétrico en la mayoría de las áreas.




Tipo de personalidad: Este es uno de los tipos de cerebro más comunes. Si tienes el cerebro tipo 1, es probable que seas centrado, flexible y emocionalmente estable. Eres una de esas personas que hace las cosas a tiempo, se presenta puntualmente, cumple sus promesas y afronta bien los altibajos de la vida. En general, no eres muy arriesgado y prefieres seguir las reglas.

Trayectoria profesional: Las personas de tipo 1 tienden a ser buenos empleados, gerentes y coordinadores de proyectos en casi cualquier industria.

Estilo de aprendizaje: Como eres centrado y organizado, normalmente te va bien en la escuela o en la formación en el trabajo.

Relaciones: Tiendes a relacionarte bien con los demás y a tener relaciones sin dramas.

Posibles problemas: Si sigues una dieta de comida basura, bebes demasiado, te conviertes en un teleadicto y pasas horas en las redes sociales, puedes tener problemas de salud mental.

Apoya tu cerebro equilibrado con una dieta saludable, ejercicio regular y toma multivitaminas, ácidos grasos omega-3 y vitamina D.

Tipo 2: El cerebro espontáneo

Este tipo suele tener una menor actividad en la parte frontal del cerebro, en una zona llamada corteza prefrontal (CPF).

Tipo de personalidad: Con este tipo de cerebro, te gusta probar cosas nuevas, tienes una amplia gama de intereses y prefieres hacer cosas en el momento que tener un horario establecido.

Piensas de forma diferente, no crees que las reglas se apliquen a ti y sueles llegar tarde a las citas. La organización no es tu punto fuerte y eres tan arriesgado que tu comportamiento puede meterte en problemas.

Trayectoria profesional: Tener el tipo de cerebro espontáneo es muy común entre empresarios, animadores, políticos y agentes inmobiliarios.

Estilo de aprendizaje: Este tipo se distrae con facilidad y le cuesta organizarse, por lo que, aunque seas muy inteligente, puede ser difícil que rindas a la altura de tu potencial.

Relaciones: Como le gusta la emoción en su vida, puede tener tendencia a crear drama en sus relaciones.

Problemas potenciales: Puede tener un comportamiento arriesgado, como beber demasiado, tomar drogas o tener relaciones extramatrimoniales. Este tipo es vulnerable al TDAH, la depresión y la adicción.

Adopta estrategias de estilo de vida que potencien la actividad del CPF, como llevar una dieta más rica en proteínas, tomar suplementos, como el té verde, la rodiola y el ginseng, y hacer ejercicio cardiovascular.

Tipo 3: El cerebro persistente

Las personas con este tipo de cerebro suelen tener una mayor actividad en la parte frontal del cerebro, en una zona llamada giro cingulado anterior (GAC).

Tipo de personalidad: Le gusta hacer las cosas. Tiende a tener un carácter fuerte, se niega a aceptar un no por respuesta y piensa que es a su manera o a la de los demás. Le encanta seguir una rutina, pero se pone nervioso cuando los planes cambian repentinamente y le cuesta seguir la corriente. Puede ser una persona preocupada a la que le cuesta olvidar las heridas del pasado, y tiende a discutir.

Trayectoria profesional: El tipo de cerebro persistente es común entre los directores de operaciones, los gestores de proyectos y los ingenieros web.

Estilo de aprendizaje: Se desenvuelve mejor cuando tiene opciones, por lo que es conveniente que se ciña a clases y formación que le den cierto margen de maniobra para aprender el material.

Relaciones: Puede ser testarudo y tiende a recordar todas las peleas que ha tenido con su pareja.

Posibles problemas: Cuando el ACG del cerebro está hiperactivo, significa que puedes quedarte atascado en pensamientos negativos, lo que puede estar asociado con la ansiedad, la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Para calmar un ACG hiperactivo, hay que potenciar la serotonina en el cerebro con carbohidratos saludables (como los boniatos y el hummus), salmón, pavo, huevos, frutos secos y semillas; suplementos como el 5-HTP y el azafrán; y entrenamiento en ráfagas.

Tipo 4: El cerebro sensible

Este tipo suele tener una mayor actividad en el sistema límbico, los centros emocionales del cerebro.

Tipo de personalidad: Tener el tipo de cerebro sensible significa que tiendes a tener una gran empatía por tus amigos, familia, compañeros e incluso por los animales peludos.

Puedes sentirte profundamente conmovido por la música, las películas y otras formas de arte. Las películas violentas, las publicaciones odiosas en las redes sociales y las noticias nocturnas pueden ser demasiado para ti, por lo que tiendes a alejarte de ellas. Muchas personas con este tipo de cerebro luchan con los estados de ánimo, pueden sentirse abrumadas y es probable que tengan muchos pensamientos negativos automáticos (ANT).

Trayectoria profesional: El tipo de cerebro sensible es común entre los terapeutas, los profesionales de la salud y los trabajadores sociales, así como los tipos creativos.

Estilo de aprendizaje: Dado que los lugares ruidosos pueden ser abrumadores para ti, busca lugares para estudiar que sean tranquilos y asegúrate de tener tapones para los oídos. Busca consejeros, mentores o profesores que te apoyen.

Relaciones: Estás tan pendiente de los demás que te resulta fácil saber cuándo tu pareja necesita un abrazo o un poco de espacio. Como eres tan sensible a los estímulos externos, a veces necesitas tiempo a solas para recargarte, lo que tu pareja puede tomarse como algo personal.

Posibles problemas: Ser muy sensible puede hacerte más vulnerable a la depresión, la adicción y los trastornos cíclicos del estado de ánimo, como el trastorno bipolar.

Calma los centros emocionales del cerebro con grasas saludables, como el aguacate, las almendras y el salmón; tome ácidos grasos omega-3, s-adenosilmetionina (SAM) y vitamina D; y realiza actividades físicas como el baile o los deportes de equipo.

Tipo 5: El cerebro precavido

Patrones cerebrales: En este tipo se observa una mayor actividad en los centros de ansiedad del cerebro, como los ganglios basales, la corteza insular o la amígdala. Esto suele estar relacionado con los bajos niveles del neurotransmisor GABA.

Tipo de personalidad: Si tienes el tipo de cerebro cauteloso, es probable que te sientas ansioso, lo que normalmente te hace estar más preparado. Las personas con este tipo tienden a tener la mente tan ocupada que les cuesta relajarse. Puede tener tendencia a esperar lo peor y tener un miedo al fracaso que le impide ir a por sus sueños.

Trayectoria profesional: Te gusta la seguridad y tiendes a tener una mente analítica, por lo que puedes gravitar hacia trabajos en contabilidad, investigación o minería de datos.

Estilo de aprendizaje: Es probable que hagas un esfuerzo adicional para estudiar el material de clase, pero a pesar de estar bien preparado, los nervios del día de la prueba pueden hacer que no rindas lo suficiente en los exámenes.

Relaciones: Es posible que tengas miedo al rechazo y que busques la tranquilidad constante de tu pareja, lo que puede parecerle una persona necesitada o pegajosa.

Posibles problemas: Las personas con este tipo de cerebro son más vulnerables a la ansiedad y a las adicciones.

Calma los centros de ansiedad del cerebro evitando la cafeína, el alcohol y los dulces azucarados; complemente su dieta con GABA, magnesio y B6; y prueba actividades calmantes como el yoga.

¿Le ha gustado el artículo sobre los diferentes tipos de cerebros? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Existen 5 tipos de cerebros diferentes: Esto es lo que dice tu tipo sobre ti

Fotografía: Canva

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!