10 signos de depresión que pueden acercarse sigilosamente a ti

10 signos de depresión que pueden acercarse sigilosamente a ti

Signos de depresión: introducción

En las películas, la depresión parece pesar más que la vida. Son esos estados de ánimo oscuros que parecen casi románticos. Esos despliegues dramáticos de tristeza con mucha, mucha angustia y lágrimas. Pero los síntomas de la depresión en la vida real pueden ser mucho menos dignos de ser fotografiados y mucho más difíciles de detectar.

Imagina una gota gigante de gelatina gris pesada encima de ti. Puedes tratar de quitártela, pero rezuma por sí misma en todo tu espacio. Así es como me siento a menudo la depresión. Es pesada, te absorbe, y nada de lo que hago mientras estoy en ella parece importar. Cuando nada importa, es casi imposible tener esperanzas, deseos, preocupaciones u opiniones. Y sin esas cosas, la vida es lo opuesto a lo dramático. De hecho, no es muy real en absoluto.




Por fuera, podría parecer una persona cansada, aburrida y poco comprometida con nada, que le gusta mucho mi sofá. Como trabajo duro y es natural que necesite tiempo de descanso, podrías ver a una persona que necesita un fin de semana o unas vacaciones, no ves señales de alerta. Si tú y yo estamos interactuando, lo más probable es que esté tratando de sonreír y esconder mi «nube gris» hasta que esté sola, para que nunca sepas que algo anda mal. Algunas personas deprimidas, especialmente las mujeres, son muy buenas para mantener las apariencias. No queremos llamar la atención sobre nosotras mismos, o hacerte sentir mal a ti también.

La depresión es engañosa por naturaleza. Una de las mentiras que dice es que no hay nada realmente malo en ti. Excepto que eres perezoso, o malo en las cosas, y no mereces cosas buenas. Te permite creer en esas pequeñas cosas normales, hasta que esas cosas se acumulan y se vuelven tan abrumadoras que te quedas atrapado bajo ellas.

Las películas muestran la depresión en extremos en blanco y negro: o estás insoportablemente triste, o estás bien. Pero en la vida real, la depresión se parece más a una mancha gris que crece lentamente. Es mucho más probable que mi depresión aparezca como montones crecientes de platos sin lavar y mensajes sin contestar que como un charco creciente de lágrimas.




Si puedo detectar mi depresión antes de que se vuelva demasiado fuerte, a veces puedo evitar que empeore. Puedo recurrir a mis amigos, establecer algunos cuidados personales como horarios de sueño y exposición al sol, o consultar a mi terapeuta. No siempre puedo ver los signos y no siempre puedo detener la depresión cuando lo hago, pero es un alivio cada vez que funciona.

Tu depresión puede parecerse a la mía. Puede parecerse a las películas. Puede parecer completamente única. Aquí están algunos de mis signos de depresión. Tal vez te veas a ti mismo o a un ser querido en ellos y puedas ayudar a detener la espiral de la depresión también:

10 signos de depresión que pueden acercarse sigilosamente a ti

1. La voz en tu cabeza se ha vuelto más cruel

Cada uno es su peor crítico, pero cuando la depresión está al acecho, mi crítico se vuelve cada vez más duro y pesimista. «No puedes hacer eso, no eres bueno«, dice, apuntando especialmente a las cosas que gustan y que me dan alegría.




2. El cuidado y mantenimiento diario y regular comienza a disminuir

Los pequeños hábitos diarios que normalmente haces sin pensar mucho pueden sufrir cuando las cosas no tienen sentido. A veces mis platos se apilan en el fregadero hasta el punto de que empiezo a pedir todas mis comidas para no tener que lavarlos. A veces ni siquiera me molesto con eso, sólo como rodajas de queso (y a veces – no puedo creer que esté diciendo esto – me traen a casa las rodajas de queso). Sentir que no puedes manejar el mantenimiento básico como la limpieza o hacer la comida hace que sea fácil caer en el aislamiento – ¿quién quiere tener amigos cuando tienes una torre de platos sucios en el fregadero?

3. Tampoco estás al día con tu cepillado de dientes o con la ducha

La higiene parece algo sencillo, pero la depresión puede hacer que cuidar de las cosas – especialmente de ti misma – sea un ejercicio inútil. Si notas que no puedes molestarte en limpiarte y vestirte, tal vez debas preguntarte si estás lidiando con la depresión.

4. Eres incapaz de hacer esa única cosa, no importa lo simple que parezca que debería ser

Pedía mis antidepresivos por correo por esta razón. Necesitaba una dosis durante un ataque de depresión, pero no pude ir a la farmacia. El solo hecho de entrar en el coche me hacía sentir que era una hazaña hercúlea. Añade la perspectiva de ir a una tienda y hablar con otro humano, y esto se convirtió en lo que no podía lograr día tras día, por mucho que supiera que lo necesitaba.

5. Te sientes culpable

Bien, ríete si quieres, pero una de las formas en que puedo decir que estoy definitivamente deprimida es cuando sospecho que mis gatos están decepcionados de mí. Quiero decir, no importa que este pueda ser el estado natural de los gatos. El hecho de que me sienta culpable por tratar a mis mascotas malcriadas como lo hago cualquier otro día indica que mi cerebro se ha vuelto un poco torpe.

6. Estás muy, muy cansada todo el tiempo, pero no puedes dormir bien por la noche

Mucha gente asocia la depresión con la imposibilidad de salir de la cama, y para mí, eso es a menudo cierto. Pero eso no significa que pase todo el tiempo en la cama durmiendo, o que cuando duermo, me sienta descansada. Lo más probable es que no pueda dormir cuando se supone que debo hacerlo, que no pueda mantenerme despierta cuando quiero, o que simplemente me quede ahí tumbada aturdida sin que me importe realmente la diferencia.

7. Dejas de responder a los mensajes de texto y otros mensajes

Cuando ni siquiera puedo reunir el valor para salir y comprar mis propias lonchas de queso, probablemente no me sentiré capaz de manejar una conversación. Esta es una de las peores partes de la depresión – mis relaciones con la gente a menudo se detienen hasta que puedo funcionar de nuevo.

8. Estas muy susceptible y cada pequeña cosa te molesta

Este es una gran signo. Mucha gente experimenta la depresión en forma de irritabilidad en lugar de, o además de, entumecimiento o tristeza. A veces mi nerviosismo e impaciencia es el signo distintivo de un episodio depresivo. Si otras personas dejaran de masticar, de caminar demasiado despacio, de respirar y/o de existir, ¡todo estaría bien! ¡BIEN!

9. Es muy difícil concentrarte

No puedo leer mucho cuando estoy deprimido, y no puedo terminar las películas. Soy afortunada si puedo superar un episodio normalmente muy interesante de Juego de Tronos. La mayoría de las cosas que requieren más de un simple interés son demasiado para mí.

10. Estás bebiendo más

Es común buscar en el alcohol un estimulante o un adormecedor. De vez en cuando, esto me ayuda en el momento, pero generalmente beber sólo prolonga mi depresión y hace más difícil hacer las cosas más saludables que me ayudarán a mejorar a largo plazo.

¿Le ha gustado el artículo sobre los signos de depresión? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

10 signos de depresión que pueden acercarse sigilosamente a ti

Fotografía: Yuris Alhumaydy



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!