La ciencia revela 8 hábitos para reducir el riesgo de demencia

La ciencia revela 8 hábitos para reducir el riesgo de demencia

¿Y si pudieras reducir el riesgo de demencia a medida que envejeces? ¿Harías lo que fuera necesario para evitar un deterioro cognitivo importante en el futuro?

La demencia es una enfermedad horrible que arrebata a las personas su pasado, su presente y su futuro.

PUBLICIDAD






Más de 50 millones de personas en todo el mundo padecen una enfermedad mental degenerativa conocida como demencia. Desgraciadamente, no hay cura para una afección que despoja de los recuerdos y de la capacidad misma de recordar los rostros de los seres queridos. La prevención es la única clave para mantener a raya esta enfermedad tan común.

Los expertos afirman que en los próximos 30 años se espera que el número de personas en el mundo con esta enfermedad que altera la mente se triplique. Con unas cifras tan asombrosas que se vislumbran, es esencial hacer todo lo posible para proteger el cerebro ahora.

Existe una gran cantidad de pruebas científicas y clínicas que pueden ayudar a las personas a cambiar sus estilos de vida y hábitos para mejorar su salud cerebral.

PUBLICIDAD






ENTENDER LA DEMENCIA

La mayoría de las personas no entienden la demencia en su totalidad, y suele ser aún más confuso cuando se añade el término Alzheimer a la mezcla.

Piensa en la demencia como un término general utilizado por la comunidad médica para describir la pérdida de la función cognitiva. Cuando una persona tiene un problema de este tipo, no puede recordar, pensar, razonar y sufre problemas de comportamiento.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA DEMENCIA?
  • Problemas con los recuerdos a corto y largo plazo
  • Alteraciones de la percepción visual
  • Pérdida de la capacidad de resolver problemas
  • Incapacidad de concentración
  • Pérdida de la función vesical e intestinal
  • Incapacidad para hablar o perder las palabras
  • Imposibilidad de gestionar el autocuidado
DIFERENTES TIPOS DE DEMENCIA

Recuerda que la demencia es un término general que se utiliza para describir un problema cognitivo. Sin embargo, hay muchos tipos diferentes de demencia. Son los siguientes:

Las posibilidades de desarrollar demencia aumentan a medida que la persona envejece. Sin embargo, no debe considerarse una parte normal del proceso de envejecimiento. Puede darse en personas menores de 40 años, lo que se clasificaría como un inicio temprano.

PUBLICIDAD






Además, puede observarse después de un traumatismo o lesión que haya afectado a la zona del cerebro.

8 FORMAS DE REDUCIR EL RIESGO DE DEMENCIA:

Si hay algo que puedas hacer para reducir el riesgo de demencia, ¿lo harías? Aquí hay ocho métodos probados para ayudar a prevenir esta condición, y nunca es demasiado tarde para empezar.

1. MEDITACIÓN

A la gente le encanta la meditación porque le ayuda a calmar sus niveles de estrés. Sin embargo, cuando sus niveles de estrés se mejoran, entonces el cuerpo no hace la sobreproducción de cortisol. Un mayor nivel de cortisol en el cuerpo puede causar todo tipo de problemas, especialmente para el cerebro.

Las investigaciones confirman que la materia gris del cerebro se engrosa cuando se medita. Este engrosamiento frena esencialmente el proceso de envejecimiento.

¿Qué son el grosor cortical y la materia gris? Son las regiones de la mente responsables de la memoria y la toma de decisiones. Parece que la relajación profunda puede ayudarte a disminuir el riesgo de demencia.

2. EVITAR LOS PRODUCTOS DEL TABACO

El consumo de tabaco puede provocar una gran cantidad de afecciones en tu cuerpo. Su consumo crónico puede provocar cáncer de pulmón, glaucoma, hipertensión arterial y una mala salud cerebral. Además, los carcinógenos de los productos del tabaco pueden causar un deterioro cognitivo.

Tu salud cerebral puede verse afectada por tus hábitos tóxicos. La sensación de calma que te produce la nicotina, ¿merece la pena todos los riesgos?

La ciencia revela 8 hábitos para reducir el riesgo de demencia

3. EJERCICIO

El ejercicio es esencial para un cuerpo sano en general. No sólo reduce o mejora el riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares, sino que también puede reducir el riesgo de demencia. Nuevas pruebas demuestran que cuando se hace ejercicio, se afecta a las células del cerebro y se las ayuda a mantenerse sanas.

Los que practican niveles más altos de actividad, como los entrenamientos cardiovasculares, parecen salir mejor parados. Necesitas al menos 2,5 horas de ejercicio a la semana para mantenerte en forma y proteger tu salud mental.

4. MANTENER UN PESO SALUDABLE

Mantener un peso saludable es más difícil para algunos que para otros. Sin embargo, la correlación directa entre el aumento de peso y el riesgo de demencia es innegable. Si tu IMC es superior a 25, tu riesgo aumenta. Esfuérzate por mantener tu peso por debajo de este umbral para una salud cerebral óptima.

5. PREVENIR LA HIPERTENSIÓN

Si tu presión arterial está constantemente por encima de 140/90, entonces es una causa de alarma. Cualquier persona con hipertensión crónica aumenta su riesgo de demencia.

El corazón debe trabajar más para llevar la sangre a todas las zonas del cuerpo. Como la sangre transporta oxígeno, el cerebro se ve afectado cuando los niveles de saturación de oxígeno no son correctos. Haz todo lo que puedas para prevenir la hipertensión.

6. UTILIZAR LA DIETA MEDITERRÁNEA

La Organización Mundial de la Salud recomienda explícitamente la dieta mediterránea para tener un cuerpo excesivamente sano. Una de las razones por las que esta dieta es tan superior es que incorpora cosas que son buenas para la salud del cerebro. Mientras que en este plan de alimentación, puedes esperar a comer cosas como:

  • Granos enteros
  • Legumbres
  • Frutas
  • Verduras
  • Pescado
  • Aceite de oliva y otras grasas saludables
  • Frutos secos y semillas

Una cosa que hace esta dieta es ayudar a reducir la acumulación de la peligrosa placa en el cerebro. La placa en la mente se enreda alrededor de los nervios y los transmisores y puede causar cosas como la enfermedad de Alzheimer.

Aunque están apareciendo en el mercado numerosos suplementos nuevos que afirman que pueden reducir el riesgo de demencia, una dieta saludable es lo más importante que puedes hacer para proteger tu mente.

Los suplementos contienen cosas como el omega-3, las vitaminas B y los antioxidantes, todos los cuales se pueden obtener de los alimentos. No hay una bala de plata para mantener a raya esta enfermedad que no sea el trabajo duro y la persistencia con la dieta y la actividad física.

7. PARTICIPAR EN JUEGOS PARA EL CEREBRO

Aunque el área de investigación sobre los juegos para entrenar el cerebro está en pañales, los expertos creen que la utilización de este tipo de actividades puede reducir el riesgo de demencia.

Jugar a juegos no evitará que el cerebro de una persona envejezca normalmente, pero puede ayudarle a mantenerse alerta y saludable durante un periodo más prolongado.

Los juegos estimulan la mente, y pueden desempeñar un papel increíblemente importante para envejecer bien en los años dorados. Afortunadamente, los juegos para el cerebro son divertidos y no se sienten como si estuvieran haciendo un entrenamiento.

8. MANTENERSE SOCIAL

¿Podría algo tan pequeño como mantenerse socialmente comprometido ayudar a reducir el riesgo de demencia? Entre 1985 y 2013 se realizó un estudio que analizó a 10.200 personas y sus relaciones. El objetivo era ver si había alguna correlación entre los que eran socialmente activos y el riesgo de desarrollar demencia.

Los resultados mostraron que las personas que se mantienen socialmente hasta bien entrados los 60 años tenían menos posibilidades de desarrollar problemas de cognición.

El riesgo era aproximadamente un 12 por ciento menor que en aquellos que no socializaban tanto. Los investigadores británicos consideran que ésta es otra área que debe ser explorada más a fondo cuando se trata de reducir el riesgo de desarrollar demencia.

SEÑALES DE ALERTA TEMPRANA QUE NO SE DEBEN IGNORAR

Cuando se trata de la demencia, hay que estar atento a los primeros signos de advertencia. Puedes hacer cosas para ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad, y estos indicadores tempranos te ayudarán a corto plazo. Los signos son:

  • Colocación incorrecta constante de las cosas
  • Dificultad para terminar las tareas que has comenzado
  • Incapacidad de volver a dar pasos
  • Dificultad para recordar palabras o escribir
  • Confusión en las imágenes visuales
  • Problemas para hablar y para articular tus pensamientos
  • Retirarse socialmente
  • Confusiones respecto a tu tiempo o lugar
  • Problemas de relación espacial
  • Mal juicio y toma de decisiones

Las cosas ordinarias que una vez conociste y amaste pueden volverse extrañas y ajenas. Por ejemplo, si has tocado el piano toda tu vida, de repente puedes sentarte ante las teclas y ser incapaz de recordar cómo se toca. También te ayudará tener en cuenta que la depresión y la ansiedad severa pueden imitar la demencia, pero los efectos de esas condiciones de salud mental no suelen ser duraderos.

REFLEXIONES FINALES SOBRE CÓMO ABRIR LA LLAVE A UN MENOR RIESGO DE DEMENCIA.

Algunos suelen llamar a la enfermedad de Alzheimer «el largo adiós». Muchas personas pueden sufrir durante años con esta enfermedad a medida que se deteriora y les quita hasta el último gramo de memoria. Al final, su cerebro deja de decirle al cuerpo que funcione, y fallecen.

Puede ser un viaje bastante largo desde el diagnóstico hasta que la persona muere. La familia tiene que soportar muchas dificultades al ver cómo se deteriora un ser querido. Además, la persona atrapada en ese cuerpo que no funciona bien. Él o ella luchan cada día.

Si hay algo que puedas hacer para evitar pasar por un suceso tan horrible en la vida, entonces debes hacerlo. Si eso significa comer sano y evitar los carbohidratos y la comida rápida, entonces tienes que intentarlo.

No querrás estar en una residencia de ancianos y no reconocer las caras de tus seres queridos. Te debes a ti mismo y a ellos hacer lo que sea necesario para reducir los riesgos.

¿Le ha parecido interesante el artículo sobre cómo reducir el riesgo de demencia? ¡Por favor, compártalo!

La ciencia revela 8 hábitos para reducir el riesgo de demencia

Fotografía: Canva

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Te ha gustado?

¡Síguenos en Facebook!



Síguenos en Pinterest

¡Somos más de 7.000!
Saludista

Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!