Dieta mediterránea y demencia: esta dieta podría prevenirla

Dieta mediterránea y demencia: esta dieta podría prevenirla

Una dieta rica en verduras, frutas, aceite de oliva y pescado -la llamada dieta mediterránea– podría proteger el cerebro de la acumulación de placas, según sugiere un nuevo estudio.

Investigadores de Alemania analizaron la relación entre la dieta y las proteínas amiloide y tau, que son un sello distintivo del Alzheimer pero que también se encuentran en los cerebros de personas mayores sin demencia.




«Estos resultados contribuyen al conjunto de pruebas que relacionan los hábitos alimentarios con la salud del cerebro y el rendimiento cognitivo en la vejez«, afirma el investigador principal, Tommaso Ballarini, investigador postdoctoral del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas de Bonn.

Comer una dieta de tipo mediterráneo podría proteger el cerebro de la neurodegeneración y, por tanto, reducir el riesgo de desarrollar demencia, afirmó.

Dieta mediterránea y demencia: esta dieta podría prevenirla




«Sin embargo, es necesario seguir investigando para validar estos hallazgos y comprender mejor los mecanismos subyacentes«, dijo Ballarini, ya que este estudio no pudo demostrar una relación causa-efecto.

Para el estudio, él y sus colegas recopilaron datos de más de 500 personas, de las cuales más de 300 tenían un alto riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer.

Los participantes informaron de sus dietas y realizaron pruebas de lenguaje, memoria y función ejecutiva. También se sometieron a escáneres cerebrales y a más de 200 se les tomaron muestras de líquido cefalorraquídeo para buscar biomarcadores de amiloide y tau.

Tras ajustar la edad, el sexo y la educación, los investigadores descubrieron que cada punto más bajo en la escala de la dieta mediterránea estaba relacionado con casi un año más de envejecimiento cerebral, observado en la parte del cerebro estrechamente relacionada con la enfermedad de Alzheimer.




Los investigadores descubrieron que las personas que no seguían una dieta mediterránea tenían niveles más altos de marcadores de amiloide y tau. Además, las personas que no seguían una dieta mediterránea obtuvieron una puntuación más baja en las pruebas de memoria que las que sí la seguían.

«En general, una mayor adherencia a una dieta de tipo mediterráneo se asoció con un volumen cerebral preservado en regiones vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, menos amiloide y tau anormales y un mejor rendimiento en las pruebas de memoria«, dijo Ballarini.

Una de las limitaciones del estudio es que las personas informaron por sí mismas de su dieta, lo que podría dar lugar a errores a la hora de recordar qué y cuánto comían, señalaron los investigadores.

Un experto estadounidense dijo que la dieta es sólo un aspecto en el panorama del Alzheimer.

«Seguimos viendo que la literatura gira en torno a la nutrición y la dieta y lo que podría significar en la edad avanzada«, dijo Heather Snyder, vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Asociación de Alzheimer.

Sin embargo, la dieta no es el único factor del estilo de vida que podría reducir el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer, dijo.

«Creo que los datos siguen evolucionando y demostrando que las intervenciones en el estilo de vida son probablemente beneficiosas para reducir el deterioro cognitivo«, dijo Snyder.

Otros componentes del estilo de vida, como el ejercicio, también son importantes, dijo. Todavía no está claro cómo la dieta y el ejercicio reducen el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer.

«Creo que la clave es entender realmente cuál es esa receta, porque es poco probable que sea una sola cosa«, dijo Snyder. «Es más probable que sea una combinación y la sinergia de esos comportamientos lo más beneficioso«.

Snyder señaló que estos mismos factores del estilo de vida ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares e incluso de algunos cánceres. «Pero hay que averiguar cómo y qué puede ser lo más beneficioso para cada uno de ellos«, añadió.

«Cuando examinamos el Alzheimer y la cognición y el deterioro cognitivo, hemos visto sistemáticamente que dietas como la mediterránea se asocian a un menor riesgo en la edad avanzada. Lo que todas tienen en común es que una dieta equilibrada garantiza que el cerebro tenga los nutrientes que necesita«, dijo Snyder.

«Creo que lo que sabemos es que lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro, así que hay que seguir una dieta equilibrada«, dijo. «No hay una dieta correcta, pero asegúrate de obtener todos los nutrientes que necesitas, pero también actívate, muévete y mantente comprometido«.

El informe se publicó en Internet el 5 de mayo en la revista Neurology.

¿Le ha gustado el artículo sobre dieta mediterránea y demencia? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Dieta mediterránea y demencia: esta dieta podría prevenirla

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!