Cómo afecta la preocupación excesiva al cuerpo

Cómo afecta la preocupación excesiva al cuerpo

El peligro de la preocupación excesiva

¿Eres una persona que se preocupa en exceso? Tal vez pienses inconscientemente que si te «preocupas lo suficiente», puedes evitar que ocurran cosas malas.

Pero el hecho es que la preocupación puede afectar al cuerpo de formas que pueden sorprenderte. Cuando la preocupación se vuelve excesiva, puede conducir a sentimientos de gran ansiedad e incluso provocar una enfermedad física.




¿Qué ocurre con la preocupación excesiva?

Preocuparse es sentirse inquieto o estar excesivamente preocupado por una situación o problema. Con la preocupación excesiva, tu mente y tu cuerpo se ponen en marcha mientras te centras constantemente en «lo que podría pasar».

En medio de la preocupación excesiva, puedes sufrir una gran ansiedad -incluso pánico- durante las horas de vigilia.

Muchos preocupados crónicos cuentan que tienen una sensación de fatalidad inminente o temores irreales que sólo aumentan sus preocupaciones. Ultra-sensibles a su entorno y a las críticas de los demás, los preocupados excesivos pueden ver cualquier cosa -y a cualquier persona- como una amenaza potencial.




La preocupación crónica puede afectar tanto a tu vida cotidiana que puede interferir en tu apetito, tus hábitos de vida, tus relaciones, tu sueño y tu rendimiento laboral. Muchas personas que se preocupan en exceso están tan agobiadas por la ansiedad que buscan alivio en hábitos de vida perjudiciales como comer en exceso, fumar o consumir alcohol y drogas.

Cómo afecta la preocupación excesiva al cuerpo

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una reacción normal al estrés. Sin embargo, la ansiedad continua puede ser el resultado de un trastorno como el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico o la ansiedad social.

Los trastornos de ansiedad son comunes y afectan a millones de adultos. La ansiedad se manifiesta de múltiples maneras y no discrimina por edad, sexo o raza.




Los acontecimientos estresantes, como un examen o una entrevista de trabajo, pueden hacer que cualquiera se sienta un poco ansioso. Y a veces, un poco de preocupación o ansiedad es útil. Puede ayudarte a prepararte para una situación próxima.

Por ejemplo, si te estás preparando para una entrevista de trabajo, un poco de preocupación o ansiedad puede impulsarte a averiguar más sobre el puesto. Así podrás presentarte de forma más profesional ante el posible empleador. Preocuparse por un examen puede ayudarte a estudiar más y a estar más preparado el día del examen.

Pero las personas que se preocupan en exceso reaccionan rápida e intensamente ante estas situaciones o desencadenantes de estrés. Incluso pensar en la situación puede causar a los preocupados crónicos una gran angustia e incapacidad.

La preocupación excesiva o el miedo o la ansiedad continuos son perjudiciales cuando se vuelven tan irracionales que no se puede concentrar en la realidad ni pensar con claridad. Las personas con mucha ansiedad tienen dificultades para deshacerse de sus preocupaciones. Cuando esto ocurre, pueden experimentar síntomas físicos reales.

¿Pueden la preocupación y la ansiedad excesivas provocar una respuesta de estrés?

El estrés proviene de las exigencias y presiones que experimentamos cada día. Las largas colas en el supermercado, el tráfico en hora punta, un teléfono que suena sin parar o una enfermedad crónica son ejemplos de cosas que pueden causar estrés a diario.

Cuando las preocupaciones y la ansiedad se vuelven excesivas, lo más probable es que se desencadene la respuesta al estrés.

La respuesta al estrés consta de dos elementos. El primero es la percepción del desafío. El segundo es una reacción fisiológica automática llamada respuesta de «lucha o huida» que provoca una oleada de adrenalina y pone a tu cuerpo en alerta roja.

Hubo un tiempo en el que la respuesta de «lucha o huida» protegía a nuestros antepasados de peligros como los animales salvajes, que podían convertirlos fácilmente en una comida. Aunque hoy en día no solemos encontrarnos con animales salvajes, los peligros siguen existiendo. Están ahí en forma de un compañero de trabajo exigente, un bebé con cólicos o una disputa con un ser querido.

¿La preocupación excesiva puede enfermarme físicamente?

La preocupación excesiva o crónica y el estrés emocional pueden desencadenar una serie de problemas de salud. El problema se produce cuando la lucha o la huida se desencadena diariamente por la preocupación y la ansiedad excesivas.

La respuesta de lucha o huida hace que el sistema nervioso simpático del cuerpo libere hormonas del estrés como el cortisol. Estas hormonas pueden aumentar los niveles de azúcar en sangre y los triglicéridos (grasas en sangre) que el cuerpo puede utilizar como combustible. Las hormonas también provocan reacciones físicas como:

  • Dificultad para tragar
  • Mareos
  • Boca seca
  • Latidos rápidos del corazón
  • Fatiga
  • Dolores de cabeza
  • Incapacidad de concentración
  • Irritabilidad
  • Dolores musculares
  • Tensión muscular
  • Náuseas
  • Energía nerviosa
  • Respiración rápida
  • Falta de aire
  • Sudoración
  • Temblores y espasmos

Cuando el exceso de combustible en la sangre no se utiliza para las actividades físicas, la ansiedad crónica y el desbordamiento de las hormonas del estrés pueden tener graves consecuencias físicas, entre ellas:

  • Supresión del sistema inmunitario
  • Trastornos digestivos
  • Tensión muscular
  • Pérdida de memoria a corto plazo
  • Enfermedad coronaria prematura
  • Ataque al corazón

Si la preocupación excesiva y la ansiedad elevada no se tratan, pueden provocar depresión e incluso pensamientos suicidas.

Aunque estos efectos son una respuesta al estrés, el estrés es simplemente el desencadenante. El hecho de que se enferme o no depende de cómo se maneje el estrés.

Las respuestas físicas al estrés afectan al sistema inmunitario, al corazón y a los vasos sanguíneos, y a la forma en que ciertas glándulas del cuerpo segregan hormonas. Estas hormonas ayudan a regular varias funciones del cuerpo, como la función cerebral y los impulsos nerviosos.

Todos estos sistemas interactúan y están profundamente influenciados por tu estilo de afrontamiento y tu estado psicológico. No es el estrés lo que te hace enfermar. Es el efecto que tienen respuestas como la preocupación y la ansiedad excesivas en estos sistemas que interactúan lo que puede provocar la enfermedad física.

Sin embargo, hay cosas que puedes hacer, incluyendo cambios en el estilo de vida, para alterar tu forma de responder.

¿Qué cambios en el estilo de vida pueden ayudar a los preocupados excesivos?

Aunque la preocupación excesiva y la ansiedad elevada pueden causar un desequilibrio en tu cuerpo, tienes muchas opciones que pueden restablecer la armonía de la mente, el cuerpo y el espíritu.

  • Habla con tu médico. Empieza por hablar con tu médico de cabecera. Hazte un examen físico completo para asegurarte de que otros problemas de salud no están alimentando tus sentimientos de ansiedad. Tu médico puede recetarte medicamentos como ansiolíticos o antidepresivos para ayudarte a controlar la ansiedad y la preocupación excesiva.
  • Haz ejercicio a diario. Con la aprobación de tu médico, comienza un programa de ejercicio regular. Sin duda, las sustancias químicas producidas durante el ejercicio moderado pueden ser extremadamente beneficiosas para mejorar la función del sistema inmunitario. El ejercicio aeróbico y de fortalecimiento regular es también una forma muy eficaz de entrenar a tu cuerpo para lidiar con el estrés bajo circunstancias controladas.
  • Lleva una dieta sana y equilibrada. El estrés y las preocupaciones provocan que algunas personas coman demasiado poco, otras demasiado, o coman alimentos poco saludables. Ten en cuenta tu salud cuando las preocupaciones te empujen hacia la nevera.
  • Tomar cafeína con moderación. La cafeína estimula el sistema nervioso, lo que puede disparar la adrenalina y hacer que te sientas nervioso e inquieto.
  • Sé consciente de tus preocupaciones. Dedica 15 minutos al día a concentrarte en tus problemas y miedos, y luego júrate a dejarlos pasar una vez transcurridos los 15 minutos. Algunas personas se ponen una goma elástica en la muñeca y la hacen saltar si se encuentran en «modo preocupación». Haz todo lo que puedas para recordarte a ti mismo que debes dejar de pensar en las preocupaciones.
  • Aprende a relajarte. Las técnicas de relajación pueden desencadenar la respuesta de relajación, un estado fisiológico caracterizado por una sensación de calidez y una alerta mental tranquila. Es lo contrario de la respuesta de «lucha o huida». Las técnicas de relajación pueden ofrecer un potencial real para reducir la ansiedad y las preocupaciones. También pueden aumentar la capacidad de autogestión del estrés. Con la relajación, aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y las ondas cerebrales pasan de un ritmo beta de alerta a un ritmo alfa de relajación. Practicadas con regularidad, las técnicas de relajación pueden contrarrestar los efectos debilitantes del estrés. Entre las técnicas de relajación más comunes se encuentran la respiración abdominal profunda, la meditación, la escucha de música relajante y actividades como el yoga y el tai chi.
  • Meditar. La meditación diaria -en lugar de la preocupación- puede ayudarte a ir más allá de los pensamientos negativos y permitirte «despegarse» de las preocupaciones que mantienen tu cuerpo en alerta máxima. Con la meditación, prestas atención a lo que ocurre en el momento presente sin pensar en el pasado o en el futuro. La meditación disminuye hormonas como el cortisol y la adrenalina, que se liberan durante la respuesta de «lucha o huida» o estrés.
  • Tener una red social fuerte. Los sentimientos crónicos de soledad o aislamiento social dificultan la gestión eficaz del estrés. Las personas que están felizmente casadas y/o tienen una amplia red de amigos no sólo tienen una mayor esperanza de vida en comparación con las personas que no lo están, sino que también tienen menos incidencias de casi todos los tipos de enfermedades.
  • Habla con un terapeuta profesional. El asesoramiento psicológico puede ayudarle a desarrollar estrategias de afrontamiento apropiadas para tratar los problemas que desencadenan una preocupación excesiva. La intervención psicológica puede ofrecerte métodos de afrontamiento que puedes utilizar dentro o fuera de otros programas de tratamiento. El terapeuta te ayudará a identificar los tipos de pensamientos y creencias que provocan la ansiedad y luego trabajará contigo para reducirlos. El terapeuta puede ayudarte sugiriendo formas que pueden ayudarte a cambiar. Pero tienes que ser tú quien haga los cambios. La terapia sólo tiene éxito si tú trabajas para mejorar.

¿Le ha gustado el artículo sobre cómo afecta al cuerpo la preocupación excesiva? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Cómo afecta la preocupación excesiva al cuerpo

Fotografía: Gerd Altmann



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!