12 Señales de ansiedad sutiles

12 Señales de ansiedad sutiles

Señales de ansiedad sutiles: introducción

Cuando piensas en la ansiedad, probablemente imaginas los signos más obvios: sudar nerviosamente, sentirse agitado, preocuparse sin parar. Pero la ansiedad puede manifestarse de innumerables maneras, muchas de las cuales ni siquiera somos conscientes. Estos sutiles signos de ansiedad probablemente no lleguen al nivel de un «trastorno», pero pueden interferir en nuestras vidas de maneras que no nos damos cuenta.




He tenido mi propia experiencia de despertar a la ansiedad no reconocida. Hace años, mientras hablaba con una colega del trabajo, ella notó que tengo mucha ansiedad social que era buena para enmascarar. Sentí el aumento de la defensividad, pero supe de inmediato que ella había visto una verdadera parte de mí.

Muchos de nosotros preferimos no pensar en nosotros mismos como ansiosos porque lo consideramos una debilidad o un fallo personal. No es ninguna de las dos cosas, por supuesto, y todos nos sentimos ansiosos a veces. Cuanto más podamos reconocer la ansiedad en nosotros mismos, más podremos evitar que controle nuestras vidas en formas que no conocemos. Aquí hay señales sutiles que buscar.

1. Planificar constantemente con antelación

En la mayoría de las situaciones de tu vida, dejas lo menos posible al azar. Por ejemplo, si estás conduciendo a algún lugar, piensa en los problemas que podrían surgir y cómo evitarlos: retrasos en el tráfico, intersecciones difíciles, problemas para encontrar aparcamiento. O antes de las conversaciones inviertes mucha energía pensando en lo que quieres decir y en cómo podría responder la otra persona. Puede que te digas a ti mismo que te gusta planear con antelación, pero está impulsado por un miedo subyacente de que algo pueda salir mal si no lo piensas bien antes de tiempo.




2. Evitar la espontaneidad

De manera relacionada, podrías buscar la previsibilidad en todo lo que haces: tu horario, tus comidas, tus interacciones con las personas en tu vida. Es normal buscar la comodidad en las rutinas, pero las rutinas pueden convertirse fácilmente en surcos que te atrapan en tus zonas de confort. Como resultado, te pierdes la sorprendente alegría que puedes encontrar en tu trillado camino.

3. Siempre buscando distracciones

Cada vez que tienes un poco de tiempo libre, lo llenas con entretenimiento u otras distracciones. Inmediatamente buscas tu teléfono, revisas tu correo electrónico o lees las noticias. Estos comportamientos son a menudo esfuerzos inconscientes para calmar la agitación que surge en una mente desocupada.

12 Señales de ansiedad sutiles

4. Perfeccionismo

Ya sea escribiendo un papel, limpiando la cocina, creando un correo de Instagram o escribiendo un e-mail, «suficientemente bueno» no será suficiente. Tiene que ser perfecto, con cada «t» cruzada y cada «i» punteada. Mientras que puede ser simplemente atención a los detalles, más a menudo se trata del miedo a equivocarse y decepcionar a los demás.




5. Evitar las situaciones sociales

A menudo rechazas o evitas las oportunidades de reunirte con otras personas. Tal vez te dices a ti mismo que «no estás de humor» o que eres un introvertido, y que evitar estas reuniones es sólo una preferencia (esas fueron las historias que me conté hace años). Pero una vez que reconoces la presencia de la ansiedad social, comienzas a ver las muchas maneras en que ésta guía tus elecciones.

6. Tener tensión física

La ansiedad a menudo se manifiesta físicamente como tensión muscular. Aunque no te sientas ansioso, tu cuerpo está contando una historia diferente. Tu mandíbula siempre está apretada, tus hombros están tensos, y tu estómago está hecho un nudo. A veces, llevar la ansiedad en el cuerpo hace que sea menos probable que la sientas emocionalmente, y menos probable que la reconozcas como ansiedad.

7. Dificultad para delegar en otros

Cuando estás a cargo de algo, necesitas supervisar todo el proceso, incluso cuando no tienes tiempo para hacerlo. Es difícil para ti renunciar al control, y te preocupa que otros te decepcionen al no hacerlo tan bien como tú lo harías. Cuando delegas, tu ansiedad por renunciar al control te lleva a microgestionar el proceso.

8. Usar el alcohol para hacer frente

¿Es difícil imaginarse en una fiesta sin una copa en la mano? ¿Tomas una copa lo antes posible para calmar tus nervios? El alcohol es un elemento tan básico en las reuniones sociales que puede ser difícil reconocer lo dependientes que podemos ser de sus efectos de reducción de la ansiedad. Cabe señalar que si bien el alcohol es eficaz para reducir la ansiedad a corto plazo, a largo plazo suele provocar más ansiedad.

9. Procrastinar

Contrariamente a la creencia popular, la procrastinación no suele ser un signo de pereza. En cambio, es impulsado por uno de dos miedos: que odies hacer la tarea, o que la hagas mal. Estos miedos te llevan a retrasar la tarea, evitando así la incomodidad que temes.

10. Precrastinación

Terminar las tareas tan pronto como sea posible, incluso antes de su vencimiento, lo que los psicólogos han llamado «precrastinación«, también puede ser un signo de ansiedad. Las tareas inconclusas pueden crear una sensación de tensión, que se resuelve apresuradamente en la primera oportunidad. Un costo potencial, como ha señalado el psicólogo Adam Grant, es perderse soluciones más creativas.

11. Siempre pidiendo disculpas

La ansiedad por ofender a otros puede llevarte a decir que lo sientes todo el tiempo, mientras intentas evitar la desaprobación. Decir «lo siento» puede ser una forma reflexiva de tratar de suavizar la posibilidad de cualquier tensión en sus relaciones. ¡Quizás incluso te hayas disculpado por disculparte tanto si alguien te lo señaló!

12. Ir a lo seguro

Eres muy reacio al riesgo, a invertir, en tu trabajo, en tus relaciones. Habitualmente rehúyes la posibilidad de fracasar, lo que incluye no perseguir tus metas y sueños, como escribir ese libro que hace tiempo tienes en mente, o comenzar ese negocio. También juegas seguro en tus relaciones, manteniendo cierta distancia y teniendo cuidado de no salir lastimado. Detrás de todas estas dudas está el miedo a la vulnerabilidad, a arriesgarse a salir a la calle cuando tu reputación o tu corazón están en juego. Como resultado, te reprimes de maneras que probablemente lamentarás al mirar la vida que viviste.

Si te reconoces en algunas de estas descripciones, no hay nada de qué sentirse mal. La ansiedad es la causa más común de la angustia psicológica, y no sólo eso – a menudo puede ser un motivador útil.

Al mismo tiempo, una vida diseñada en torno a la ansiedad, por muy sutil que sea, es limitante. Si ahí es donde te encuentras, busca maneras de empezar a moverte a través de la incomodidad y la evasión. Comienza tan pequeño como necesites, pero sólo comienza. Con la práctica repetida será más fácil. En el proceso estarás construyendo una vida definida no por la ansiedad, sino por lo que es más importante para ti.

¿Le ha gustado el artículo sobre señales de ansiedad sutiles? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

12 Señales de ansiedad sutiles

Fotografía: Christopher Ott

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!