13 Formas de mantener los pulmones sanos

13 Formas de mantener los pulmones sanos

1. No fumar

El humo del tabaco puede estrechar e inflamar las vías respiratorias y dificultar la respiración. Puede irritar tus pulmones y provocarte una tos persistente. Con el tiempo, el humo destruye los tejidos.

El tabaquismo es la primera causa de cáncer de pulmón y la principal causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una afección que daña los pequeños sacos de aire de los pulmones que procesan el oxígeno.




2. Analiza tu casa en busca de radón

El uranio natural presente en la roca, el suelo y el agua se descompone para producir gas radón. No se puede oler, tocar ni ver, pero es la segunda causa de cáncer de pulmón.

Entra en los edificios a través de grietas y agujeros en suelos y paredes, y alrededor de las tuberías y los cables eléctricos. Las partículas radiactivas dañan los pulmones al respirarlas o tragarlas. Un sencillo kit de análisis puede indicarte si tiene niveles elevados en su casa.

3. Limpiar las alfombras

Es una buena idea aspirar las alfombras tres veces por semana y limpiarlas con vapor cada año. Esto se debe a que pueden atrapar el moho, los excrementos de las cucarachas, los ácaros del polvo y la suciedad que entran en el aire y en los pulmones.




Incluso los productos químicos utilizados para fabricar e instalar las alfombras pueden causar problemas pulmonares. Si es demasiado para ti pasar la aspiradora, considera los suelos de superficie dura, como los de baldosa o madera, que son más fáciles de mantener limpios.

4. Mantenerse activo

Es posible que ya sepas que el ejercicio ayuda a mantener el corazón sano, pero también es bueno para los pulmones. Incluso puede mejorar los síntomas de algunas enfermedades pulmonares de larga duración.

Si el gimnasio no es lo tuyo, un paseo, una carrera o un partido de tenis normal pueden servirte. Hazlo durante 30 minutos, cinco veces a la semana. Asegúrate de hablar con tu médico sobre tu plan de ejercicios si ya tienes problemas respiratorios.

5. Revisa tus electrodomésticos

Siempre que se quema gas, como en ciertas cocinas, hornos y calefactores, se produce una sustancia química llamada óxido nitroso. Este gas puede inflamar los pulmones, hacer que tosas y respires con dificultad y desencadenar el asma.




También se produce cuando se quema madera, aceite, carbón o queroseno. Asegúrate de que tus electrodomésticos están bien instalados. Haz un mantenimiento regular y presta especial atención a la forma en que envían los gases residuales fuera de la casa.

6. Mantén alejadas las cucarachas

Sus cacas y trozos de su cuerpo se convierten en polvo en tus suelos, sábanas, mantas y muebles. Cuando se levanta en el aire, puede provocar alergias y otros problemas pulmonares. Los niños que están en contacto con este polvo a una edad temprana pueden ser más propensos a padecer asma.

El control de plagas puede ayudar. Y trata de mantener tu casa lo más limpia y seca posible, especialmente los tejidos y las alfombras.

13 Formas de mantener los pulmones sanos

7. Limpiar su humidificador

No es más que un simple aparato que introduce humedad en el aire para ayudarte a respirar mejor, ¿verdad? Pues sí. Pero si no lo limpias, podría desarrollar un hongo en el aire que puede infectar e inflamar tus pulmones.

Por eso es importante cambiar los filtros y hacer un mantenimiento regular de tu humidificador y también de tus sistemas de calefacción y refrigeración del aire.

8. Beber mucha agua

En el interior de los pulmones hay un fino revestimiento de mucosidad. Cuando tomas suficiente agua a lo largo del día, este revestimiento se mantiene delgado, lo que ayuda a tus pulmones a hacer su trabajo mejor.

Mantenerse bien hidratado es especialmente importante si tienes EPOC, ya que facilita la expulsión de la mucosidad de los pulmones que puede causar molestias y problemas respiratorios.

9. Hacer ejercicios de respiración

Fuera lo viejo, es decir, el aire, y dentro lo nuevo. Esa es la base de los ejercicios de respiración diseñados para ayudar a las personas con enfermedades pulmonares como el asma y la EPOC, que pueden atrapar el aire viciado y minar la elasticidad natural de los pulmones.

La «respiración con los labios fruncidos» trata de ralentizar las respiraciones, y la «respiración abdominal» pretende profundizarlas, tanto hacia dentro como hacia fuera. Los especialistas en rehabilitación pulmonar pueden ayudar a realizarlas correctamente.

10. Lavarse las manos

Una infección de las vías respiratorias, como un resfriado, puede llegar a los pulmones y causar graves problemas de salud. Puedes ayudar a protegerte y mantener alejados los gérmenes si te lavas las manos a menudo con agua y jabón.

Cepíllate también los dientes dos veces al día y acude al dentista al menos dos veces al año. Asegúrate de vacunarte contra la gripe todos los años. No acudas al colegio, universidad o al trabajo cuando estés enfermo para no contagiar a los demás.

11. Comprueba la calidad del aire

El Índice de Calidad del Aire (ICA) registra la contaminación que puede provenir de fábricas, incendios, automóviles, polvo, polen y otras fuentes en una escala de 0 a 500.

Consigue los niveles locales en las noticias o consúltalos en Internet. El aire sucio puede afectar a cualquiera, pero los niveles altos son especialmente graves para los niños, los adultos mayores de 65 años y las personas enfermas. Cuando los niveles son realmente altos, suele ser más seguro quedarse en casa todo lo posible.

12. Ríete más

Es un gran ejercicio para los músculos del estómago y ayuda a aumentar la cantidad de aire que pueden tomar los pulmones. Al igual que el deporte, el footing o los ejercicios de respiración, una buena carcajada elimina el aire viciado para dejar espacio al aire fresco que puede llegar a más partes de los pulmones.

13. Hazte revisiones periódicas

Son una buena forma de detectar las enfermedades antes de que se vayan de las manos. Esto puede ser especialmente importante en el caso de las enfermedades pulmonares, que pueden no causar síntomas evidentes hasta que ya están muy avanzadas.

Informa a tu médico de cualquier cambio que notes en tu forma de respirar. El médico te escuchará los pulmones y podrá hacerte pruebas que te ayuden a descubrir lo que está pasando.

¿Le ha gustado el artículo sobre cómo mantener los pulmones sanos? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

13 Formas de mantener los pulmones sanos

Fotografía: kalhh

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!