Cambios a los 60 años: cómo cambias tú y tu cuerpo

Cambios a los 60 años: cómo cambias tú y tu cuerpo

Cambios a los 60 años: ¿Una década más feliz?

Las encuestas muestran que el envejecimiento y la felicidad suelen formar una curva en forma de U. La línea desciende lentamente desde la juventud hasta la madurez, y luego aumenta en los 40 y 50 años. Aproximadamente 1 de cada 3 personas de 60 años dice ser «muy feliz«, un poco más que los menores de 35 años.

Probablemente la vida le ha enseñado a saborear los buenos momentos y a saber que los malos pasarán. Pero tu década dorada puede traer nuevos retos, como preocupaciones por la salud o el dinero y la muerte de seres queridos.

PUBLICIDAD






Riesgos de cáncer

Si alguna vez descubres que tienes cáncer, lo más probable es que recibas la noticia a los 60 años. La mitad de los cánceres de mama se diagnostican a partir de los 61 años. En el caso del cáncer de colon, la edad media es de 68 años.

La edad avanzada es lo que más aumenta las probabilidades de padecer todos los tipos de cáncer. Hazte las revisiones recomendadas. Pregunta a tu médico con qué frecuencia debes acudir a hacerte una mamografía, una colonoscopia o una prueba de próstata.

Pérdida de audición

Espera… ¿qué? Cuatro de cada 10 personas de 60 años tienen problemas de audición. Es una de las afecciones más comunes del envejecimiento. Las células ciliadas del oído interno mueren de forma natural a medida que se envejece. Las infecciones, las afecciones cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, los traumatismos craneales o ciertos medicamentos también pueden mermar la audición.

PUBLICIDAD






Sin embargo, el 80% de las personas que podrían beneficiarse de los audífonos no los utilizan. Incluso la mayoría de los que sí lo hacen esperan más de 10 años de media antes de obtener ayuda.

El peso se desplaza

No, envejecer no tiene por qué equivaler a engordar. Sí, el metabolismo -la rapidez con la que el cuerpo quema calorías- suele ralentizarse con la edad. Pero una mala alimentación y la falta de ejercicio son probablemente las razones más importantes por las que el número de la báscula aumenta a los 60 años. Así que actúa, desarrolla más músculo para quemar grasa y vigila lo que comes.

Cambios a los 60 años: cómo cambias tú y tu cuerpo

Cambios en la piel

A los 60 años, las dos primeras capas de la piel -la epidermis y la dermis- se adelgazan y se aplanan. La piel se vuelve más seca y pica más, y puede parecer papel crepé o tejido. Las arrugas, las manchas de la edad, los pliegues y los hematomas se hacen más visibles. Las glándulas sudoríparas también se vuelven menos activas. Esto significa que puede que no sudes tanto, pero las heridas en tu piel pueden tardar más en curarse.

PUBLICIDAD






Problemas cardíacos

A partir de los 60 años, es el mejor momento para sufrir un ataque al corazón, un derrame cerebral o una insuficiencia cardíaca. Las enfermedades del corazón son la primera causa de muerte en la mayoría de países.

No puedes deshacer el peaje natural que conlleva el envejecimiento. Pero puedes hacer mucho para mantener tu corazón más sano. No fumes y limita la sal, el azúcar y las grasas saturadas de las carnes y los lácteos. Intenta hacer media hora de caminata, yoga, natación o cualquier otro tipo de movimiento activo cada día.

Poder cerebral

Muchas personas de 60 años empiezan a notar que su mente no es tan aguda como antes. Puede que te cueste más recordar nombres y hechos, reconocer patrones o resolver problemas. Este declive mental continúa a medida que se envejece. Lo bueno es que tu vocabulario, tus conocimientos y tu memoria a largo plazo probablemente se mantengan estables.

Visión

A los 65 años, tienes una probabilidad de 1 entre 3 de padecer enfermedades oculares como cataratas, ojo seco o glaucoma que dificultan la visión.

Una de las mayores amenazas es la degeneración macular asociada a la edad, que destruye la parte central de la visión que necesitas para leer o conducir. Hazte una revisión ocular cada año, aunque no notes ningún problema. La mayoría de las enfermedades oculares no causan dolor, pero pueden tratarse si se detectan a tiempo.

Huesos y articulaciones

El envejecimiento y la falta de movimiento pueden hacer que tu cuerpo cruja. Presta atención a los músculos débiles y a las articulaciones doloridas que chasquean y saltan. Pregunta a tu médico si los suplementos de calcio y vitamina D pueden fortalecer tus huesos.

Si eres mujer, hazte una exploración ósea a los 65 años para detectar la osteoporosis, la enfermedad de los huesos «frágiles». Los hombres deben hablar con su médico para ver si el examen de osteoporosis es adecuado para ellos.

Calidad del sueño

Incluso a los 60 años, se necesitan de 7 a 9 horas de sueño cada noche. Pero una buena siesta puede ser más difícil de conseguir. A medida que envejeces, tu cuerpo produce y libera menos melatonina, la hormona del sueño. Esto puede impedirte conciliar -y mantener- un sueño profundo y reparador. Las siestas diurnas también alteran las cosas.

Aumento de la presión arterial

Con el paso de los años, los depósitos de grasa se acumulan en las paredes de las arterias, como un desagüe obstruido. Además de ese estrechamiento, las grandes arterias se vuelven más rígidas con la edad, una enfermedad llamada arteriosclerosis. La fuerza adicional hace que suba la tensión arterial. Sus lecturas pueden ser peligrosamente altas, pero es posible que no tenga ningún síntoma. Sin embargo, la hipertensión puede provocar derrames cerebrales, ceguera y otros daños graves.

Control de la vejiga

Si te despiertas a menudo para ir al baño en mitad de la noche, la culpa puede ser de tu edad. El tejido de tu vejiga no es tan flexible como antes, y retiene menos orina. Además, la incontinencia urinaria -cuando no puedes retener la vejiga o se te escapa la orina al toser o estornudar- es más frecuente con la edad.

Inmunidad

Al cumplir los 60 años, el cuerpo casi ha dejado de fabricar nuevas células T, que encuentran y destruyen gérmenes y otros invasores. Por tanto, es menos capaz de evitar las infecciones o tarda más en recuperarse.

Las vacunas no tienen el mismo efecto protector que antes. A partir de los 65 años, es posible que necesites una dosis más alta de la vacuna contra la gripe. Añade también a tu lista las vacunas contra el herpes zóster y la enfermedad neumocócica: Ambas son más propensas a atacar cuando se tienen más de 60 años.

Dientes

Tres de cada 10 personas mayores de 65 años tienen la boca seca. La mayoría de las veces es un efecto secundario de los medicamentos, pero la diabetes u otras enfermedades también pueden causarla. La probabilidad de padecer cáncer oral a los 60 años es casi 4 veces mayor que la de alguien 20 años más joven. Visita a tu dentista con regularidad.

¿Le ha gustado el artículo sobre los cambios a los 60 años? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Cambios a los 60 años: cómo cambias tú y tu cuerpo

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Te ha gustado?

¡Síguenos en Facebook!



Síguenos en Pinterest

¡Somos más de 7.000!
Saludista

Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!