5 ejercicios sencillos para tener una base segura

5 ejercicios sencillos para tener una base segura

Cómo tener una base segura: introducción

Vivir una vida plena y significativa requiere vulnerabilidad. Tienes que arriesgarte, ya sea abriéndote a las relaciones o explorando tus intereses y persiguiendo tus deseos. Si tratas de evitar toda posibilidad de ser herido, es posible que te estés alejando de lo que temes, pero no necesariamente te dirigirás hacia lo que deseas.

En cambio, para vivir una vida plena, debes estar dispuesto a correr riesgos calculados. Puedes ayudarte a ti mismo a ganar el valor para ser más atrevido cultivando relaciones que te animen a perseguir tus intereses. Estas relaciones pueden funcionar como bases seguras que te apoyen en tus exploraciones.




Es útil hablar con estas personas (estas bases seguras) cuando necesitas apoyo, pero es aún más útil internalizar su estímulo para que puedas llevar el sentido del mismo dentro de ti. En otras palabras, te sentirás cerca de ellos, y apoyado por ellos, incluso cuando estén físicamente lejos. Las investigaciones han apoyado la idea de que puedes «preparar» o fortalecer una base segura accediendo consciente y repetidamente a su comodidad y estímulo.

5 ejercicios sencillos para tener una base segura

Basado en un ejercicio de mi libro, Recuperarse del Rechazo, los siguientes ejercicios ofrecen una forma útil de preparar tu base segura usando tu teléfono:




1. Elige a alguien que sea una base segura

Elige a alguien que te apoye y te anime a explorar tus intereses.

2. Busca una foto de esta persona en tu teléfono

Aunque puede ser cualquier foto, puede ser más útil elegir una que represente una experiencia positiva que hayáis tenido juntos.

3. Guarda esta foto en un lugar de fácil acceso en tu teléfono

Puedes convertirla en tu fondo de pantalla o guardarla en un álbum de favoritos. La idea es que sea fácil de encontrar.

4. Pon una alarma en tu teléfono para ver esta foto todos los días

Si bien este ejercicio se basa en investigaciones que demuestran que el cebado de la base es útil, no hay pruebas de la mejor manera de hacerlo ni de la mejor frecuencia. Te sugiero que mires esta imagen al menos una o dos veces al día.




5. Cada vez que la alarma se dispara: «ceba» esta base segura

Cuando mires la imagen haz lo siguiente:

  • Haz una pausa lo suficiente para recordar que es cariñoso, solidario y alentador.
  • Repite las siguientes frases (en voz alta, si es posible). Repítelas lentamente y con una conexión a lo que estás diciendo (o pensando):

__________ se preocupa de verdad por mí y el solo hecho de estar cerca de esta persona es reconfortante.

Si estoy molesto, puedo pedir ayuda y probablemente estará ahí para mí. Esto me ayudará a sentirme aliviado y a ser más capaz de afrontarlo.

Puedo confiar en __________ para que me apoye y me anime en las actividades que quiero realizar.

Puedes imprimir o guardar las frases en tu teléfono para tenerlas siempre contigo. Y cuanto más las repitas de forma emocionalmente conectada, más eficazmente podrás recurrir a esta persona como una base segura que apoyará tu crecimiento y desarrollo personal.

¿Le ha gustado el artículo sobre cómo tener una base segura? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

5 ejercicios sencillos para tener una base segura

Fotografía: Chang Duong

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!