Así es como ser agradecido mejora tu salud

Así es como ser agradecido mejora tu salud

Ser agradecido: introducción

«No es la gente feliz la que está agradecida; es la gente agradecida la que está feliz.«

Muchos no se dan cuenta de que al expresar gratitud, también están mejorando la calidad de su salud. Y además, están aumentando sus expectativas de vida.




Las pruebas científicas son concluyentes en lo que respecta al estado de ánimo, la perspectiva y la salud. Las personas felices viven de 7 a 10 años más que las personas infelices.

Además, las personas optimistas tienen un 77% menos de riesgo de enfermedades cardíacas que las pesimistas. Pero, ¿cómo puedes ser más feliz y optimista en tu visión del mundo?

EL CÓMO DE LA FELICIDAD

En el libro de Sonja Lyubomirsky The How Of Happiness (el cómo de la felicidad), la autora nos enseña cómo el 50% de nuestra propensión a la felicidad se basa en un punto de ajuste genético, algo en lo que no podemos influir mucho, el 10% se basa en circunstancias de la vida (como conseguir el ascenso, encontrar a tu «media naranja» o lograr el sueño creativo), y el 40% es «actividad intencional» en la que podemos influir con nuestro comportamiento.




Eso significa que podemos ser hasta un 40% más felices en nuestras vidas sin apenas cambiar nuestras circunstancias, y una de las actividades intencionales clave es la práctica de la gratitud.

Las investigaciones muestran que las personas consistentemente agradecidas son más felices, más enérgicas, más esperanzadas, más útiles, más empáticas, más espirituales, más indulgentes y menos materialistas.

También es menos probable que estén deprimidos, ansiosos, solitarios, envidiosos, neuróticos o enfermos.

Así es como ser agradecido mejora tu salud




LA EVIDENCIA

En un estudio, se pidió a un grupo de participantes que nombraran cinco cosas por las que están agradecidos cada día. A otro grupo se le pidió que enumerara cinco problemas.

Los que expresaban su gratitud no sólo eran más felices y optimistas, sino que también informaban de menos síntomas físicos. Luchaban con menos frecuencia con problemas como dolor de cabeza, tos, náuseas o acné.

Otros estudios sobre la gratitud han demostrado que los que tienen enfermedades crónicas demuestran una mejora clínica cuando practican la gratitud con regularidad.

Las personas gravemente deprimidas a las que se les instruyó para que enumeraran pensamientos de gratitud en un sitio web diariamente, resultaron estar significativamente menos deprimidas al final del estudio en comparación con las personas deprimidas a las que no se les pidió que expresaran su gratitud. Y sabemos que la depresión es un factor de riesgo significativo para la enfermedad.

¿CÓMO LA GRATITUD IMPULSA LA FELICIDAD?

De acuerdo con el Dr. Lyubomirsky, la gratitud:

  • Promueve saborear experiencias positivas de la vida
  • Refuerza la autoestima y el amor propio
  • Ayuda a las personas a hacer frente al estrés y al trauma
  • Fomenta los actos de cuidado y el comportamiento moral
  • Ayuda a construir lazos sociales, a fortalecer las relaciones existentes y a cultivar nuevas relaciones (y sabemos que las personas solitarias tienen el doble de probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas que las que tienen fuertes conexiones sociales)
  • Inhibe las comparaciones perjudiciales
  • Disminuye o disuade los sentimientos negativos como la ira, la amargura y la codicia
  • Frustra la adaptación hedonista (la capacidad de ajustar su punto de ajuste a nuevas circunstancias positivas de modo que no apreciamos la nueva circunstancia y tiene poco efecto en nuestra salud o felicidad general)
CÓMO PRACTICAR LA GRATITUD

No tienes que esperar a un «Día de Acción de Gracias» para disfrutar de los beneficios para tu salud y felicidad que acompañan a la gratitud.

Lleva un diario de gratitud.

Piense en 3-5 cosas por las que estsá agradecido actualmente (¡está bien si son cosas mundanas!) y escríbelas. Los datos sugieren que hacer esto una vez a la semana puede ser muy beneficioso, pero si encuentras que hacerlo diariamente funciona mejor para ti, ¡hazlo!

Cultiva una actitud de gratitud.

Escribir en el diario puede no serlo tuyo, así que es mejor que te entrenes para tener pensamientos de gratitud. Intenta darte cuenta de un pensamiento ingrato cada día y cambiarlo por algo por lo que puedas estar agradecido.

Varía tu práctica de gratitud.

Intenta escribir un diario a veces, pensar pensamientos de gratitud, decir lo que agradeces a la hora de la cena, hacer arte sobre lo que agradeces, ¡pero sácalo! Tendemos a aburrirnos fácilmente, así que la práctica de la gratitud funciona mejor cuando cambiamos la forma en que estamos agradecidos.

Expresar la gratitud directamente a los demás.

Llama a un amigo, escribe una carta, comparte tus pensamientos de gratitud con los miembros de tu familia, o habla con un colega en el trabajo sobre lo que estás agradecido.

¿POR QUÉ ESTÁS AGRADECIDO?

Comparte tu gratitud aquí en los comentarios. Y gracias por preocuparte por lo que escribimos. ¡Estamos súper agradecidos por ti!

¿Le ha gustado el artículo sobre cómo ser agradecido? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Así es como ser agradecido mejora tu salud


Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!