¿Eres adicto a criticar y quejarse?

¿Eres adicto a criticar y quejarse?

¿Eres de criticar y quejarte mucho?

¿Eres adicto a ofenderte por todo lo que te pasa, contigo y todo lo que te rodea? ¿Eres adicto a enfadarte cada vez que alguien te dice algo malo? ¿Eres adicto a quejarte y criticar el mundo que te rodea? ¿Te ves como una víctima de todas esas personas horribles que no te permiten vivir una vida tranquila?

¿Quieres que el mundo entero cambie para que tú seas feliz?




¿Quieres que todo el mundo cambie para que tú te sientas bien contigo mismo?

¿Quieres que el mundo entero piense, actúe y se vista como tú?

¿Realmente crees que las cosas, las personas, los acontecimientos y las situaciones cambiarán sólo porque tú lo deseas?




¿Realmente crees que esta es una forma de pensar sana?

Todos conocemos a personas así, que esperan constantemente que el mundo cambie para adaptarse mejor a sus necesidades y expectativas. Personalmente, veo a gente así todos los días, y tengo que decir que puede ser realmente doloroso de ver.

Estas personas, si no despiertan, desperdiciarán toda su vida esperando algo que nunca llegará, porque si quieres que el mundo cambie, tienes que empezar por ti mismo primero.

¿Eres adicto a criticar y quejarse?




El mundo no es el problema, eres tú.

El problema está en ti y no en el entorno, y tienes que entender que todas esas frustraciones y toda esa rabia no es más que una proyección de lo que realmente eres por dentro. No es más que una proyección de tu interior, y tú y yo sabemos que donde hay ira también hay dolor por debajo.

Estás utilizando lo que los demás tienen que decir, estás utilizando sus acciones y comportamientos como excusa para proyectar todo ese dolor y sufrimiento interior hacia el exterior, de una forma u otra, ya sea frustración, ira, tristeza, crítica, etc.

Es curioso cómo el mundo «cambia» en función de cómo nos sentimos de un día para otro, y lo vemos hoy más bonito o más horrible que ayer, o anteayer y así sucesivamente.

Las cosas no cambian, nosotros sí, y cuando eso ocurre, actuamos como si el mundo hubiera cambiado, sin darnos cuenta de que el mundo parece exactamente igual y que nosotros somos los únicos que hemos cambiado.

Realmente creo que una de las cosas más desafiantes que podemos hacer es trabajar con las personas, y no sólo trabajar con ellas sino también amarlas, apreciarlas y tratarlas con respeto.

Cultivar relaciones humanas sanas puede ser una tarea difícil para muchos de nosotros y, por desgracia, la mayoría abandona cada vez que se enfrenta a personas «difíciles».

Si una persona tiene un aspecto, actúa y piensa de forma diferente a la nuestra, intentamos alejarnos de ella todo lo posible y, por supuesto, muchos empezamos a criticarla.

Sí, nos gusta señalar con el dedo y juzgar a los demás para sentirnos mejor con nosotros mismos. Hay personas que son adictas a este tipo de comportamiento, personas que necesitan a estos «locos y raros» para aumentar su autoestima y sentirse superiores.

Es realmente interesante cómo la mayoría de nosotros prefiere condenar y criticar, prefiere quejarse de lo que otros dicen o hacen que intentar conocer mejor a estas personas. ¿De qué tenemos miedo? ¿A la diversidad?

Es mucho más fácil juzgar que tratar de entender por qué la gente actúa de forma diferente a la nuestra, ¿verdad? Esta es una de las muchas cosas en las que estoy trabajando porque realmente quiero mejorar la relación que tengo y tendré con todas las personas con las que me relaciono a diario.

Supongo que estamos demasiado ocupados intentando que todo el mundo piense igual que nosotros, que actúe igual que nosotros; estamos demasiado ocupados intentando que nos entiendan, y perdemos de vista lo que es realmente importante.

Si tú haces esto, y yo hago esto, y él/ella, ellos/ellas hacen exactamente lo mismo, ¿qué significa eso? Significa que nadie está realmente interesado en lo que piensan los demás; significa que nadie está realmente interesado en entender a los demás porque están demasiado ocupados en intentar hacerse entender a sí mismos.

Esto es lo que me parece un mundo loco. Todo el mundo quiere algo pero nadie está realmente dispuesto a dar ese «algo» a los demás, sin saber que lo que das es lo que recibes a cambio.

Si quieres que los demás se interesen por lo que tienes que decir o hacer, primero tienes que interesarte por ellos. Esta es la clave de una relación humana sana, fuerte y armoniosa.

Si te interesas por la gente, la gente se interesará por ti. Es mucho más fácil esto que ofenderse cada vez que alguien no se interesa por lo que tienes que decir, o porque se comporta de forma diferente a la tuya, ¿no crees?

Simplemente no puedes controlar lo que los demás piensan, dicen o hacen, pero sí puedes cambiar tu actitud hacia ellos, hacia sus acciones y comportamientos, y si no lo haces, te convertirás en una de esas personas amargadas, resentidas y odiosas que se quejan constantemente de los que les rodean, que se quejan y condenan al universo por su mala suerte, esperando ese día en el que ocurra un milagro y todo el mundo empiece a actuar de acuerdo con sus creencias y expectativas. ¿Y sabes qué?

Ese día nunca llegará.

¿Le ha gustado el artículo sobre si es usted de criticar y quejarse? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

¿Eres adicto a criticar y quejarse?

Fotografía: Marcos Paulo Prado



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!