5 Grandes lecciones de vida de nuestros mayores

5 Grandes lecciones de vida de nuestros mayores
Lecciones de vida: introducción
Como madre orgullosa, tengo un profundo deseo de inculcar modales, valores y hábitos sabios a nuestra hija, Aurora. Para mí, esta es la base de la bondad y la moralidad: lecciones de vida y un conjunto de principios que la mayoría de nosotros hemos aprendido de nuestros mayores. Y, si no lo hiciéramos, sin embargo, no estamos solos. De hecho, las civilizaciones occidentales no veneran a los ancianos como antes. Con los problemas a los que nos enfrentamos hoy en día y la necesidad de que nuestras acciones estén alineadas con la sostenibilidad futura, creo que ahora, más que nunca, es el momento de reflexionar y VIVIR la sabiduría de nuestros queridos ancianos. He estado pensando mucho en esto desde que mi abuela se fue de su reciente visita, así que me sentí obligada a escribir. Mientras paso tiempo con ella, me recuerda las mismas cosas que me enseñaba de niña. Ya sabes, las mismas cosas que yo pensaba «De acuerdo, Abuela, ¿Qué sentido tiene esto?» Ahora, entiendo y me doy cuenta más que nunca que es importante vivir esta sabiduría y transmitirla. Es nuestro objetivo hacer del mundo un lugar mejor para nuestros hijos y su generación. Deseamos que estén saludables y bien, que vivan vidas abundantes y que logren sus mayores sueños. Por lo tanto, es nuestro deber permanecer conscientes y vivir el sabio adagio de Gandhi: «Sé el cambio que deseamos ver«. 5 Grandes lecciones de vida de nuestros mayores5 GRANDES LECCIONES DE VIDA DE NUESTROS MAYORES
1. GRATITUD
Adoptar una actitud más amable y agradecida es realmente la clave para vivir una vida feliz. Es un pequeño (pero GRAN) secreto para el éxito y la realización. Recuerdo a mi abuela diciéndome a menudo cuando me sentía molesta o triste por algo que la vida es buena. Ella me recordaba: «Tienes ojos que pueden ver los colores de los árboles. Una nariz que puede oler la comida deliciosa. Una lengua que puede saborear. Pies que pueden llevarte a cualquier parte. Agua limpia para lavarte. Electricidad para encender una luz.» etc. A veces, cuando las cosas no van como queremos, es bueno detenerse y mirar todas las cosas que van bien. Realmente podemos cambiar nuestro enfoque a CUALQUIER cosa que realmente queremos en cualquier momento. Claro, no siempre es lo más fácil de hacer. Pero, con la práctica consciente se vuelve más y más fácil hasta que es una forma de vida. Vivir con una actitud de gratitud cada día no significa que la vida sea perfecta, pero sí que la hace MEJOR. También significa que la vida estará llena de divertidas y mágicas sorpresas.
2. REUTILIZAR
Mientras mi abuela estaba de visita, puso en perspectiva cuánto podía reutilizar. Normalmente reciclamos y reutilizamos algunas cosas cuando podemos, pero tenemos una casa pequeña; así que para evitar el desorden, no nos gusta tener demasiado alrededor que no usamos frecuentemente. Sin embargo, hay ideas inteligentes que pueden tomar un simple artículo y convertirlo en herramientas útiles. Probablemente puedes buscar en Google o usar Pinterest para encontrar ideas divertidas. Aquí hay algunos ejemplos de artículos reutilizables:
  • Frascos de vidrio para almacenar artículos como productos secos, especias, botones, tornillos, etc.
  • Recipientes de plástico (mantequilla, botes de leche, contenedores de comida, etc.) para almacenar las sobras o las bebidas hechas en casa.
  • Rollos de papel higiénico para empezar a sembrar en el jardín
  • Sobras de vegetales para el caldo: Guarda todos las sobras y ponlas en una olla con agua. Hierve un rato hasta que el sabor sea lo suficientemente fuerte para tu gusto, luego saca las sobras ¡voila!
  • Trozos vegetales para plantar: ¿Sabías que cuando plantas la parte inferior de un tallo de apio (el extremo que normalmente se corta), crecerá hasta convertirse en un nuevo tallo de apio? Lo mismo ocurre con las patatas y muchos otros trozos vegetales que normalmente se tiran a la basura.
Muchos de nuestros abuelos crecieron durante la depresión y la Segunda Guerra Mundial, donde se daban raciones y las provisiones eran escasas. Si alguna generación viva hoy en día sabe cómo sacar el máximo provecho de sus cosas, es ésta. Pregúntale a tus mayores qué hacen para reutilizarlas. Estoy seguro de que podrían descubrir algunas ideas muy buenas.
3. COMER MENOS
Hace 60 años, los hábitos alimenticios eran completamente diferentes de lo que consideramos normal hoy en día. La gente está tan ocupada que come lo que puede, cuando puede, donde puede. Esto puede llevar a una especie de atracón que no equilibra la nutrición. Y cuando la gente come, las cantidades consumidas cada vez son mayores. Por ejemplo: En los años 50, la comida rápida estándar incluía:
  • Una bebida de 175 ml.
  • Una hamburguesa de 200 gramos.
  • Una ración de 75 gramos de patatas fritas.
Hoy en día, la misma comida rápida incluye:
  • Una bebida de 1 litro.
  • Una hamburguesa de 350 gramos.
  • Una ración de 200 gramos de patatas fritas.
De repente, la epidemia de obesidad parece igual a las raciones de comida. Incluso si controlas el TIPO de comida que comes, siempre tienes que vigilar la cantidad de comida que comes. Hace un tiempo leí un artículo muy inspirador sobre un hombre de 116 años que decía «comer ligero y vivir mucho tiempo«. Cada vez que mi abuela me visita, me encuentro encariñándome con sus tiernos modales en la mesa. No sólo pone menos en su plato que muchos de nosotros, sino que también es siempre la última en terminar. Mientras todos comemos, ella felizmente da un mordisco, mastica lentamente, y discute el día y los recuerdos de la vida. ¿No es encantador sentarse y disfrutar de una comida? No sólo la comida en sí, sino la gente que come junta, y las discusiones creadas entre nosotros durante la comida.
4. ACTITUD
Cambiar tu actitud es un pequeño ajuste que marca una gran diferencia. Una de las lecciones de vida que he aprendido de nuestros mayores es mantener un alto nivel de inteligencia emocional. Han aprendido a través de los años que la mayoría de los disgustos no valen la pena, la calma es siempre más precisa y poderosa que la tormenta. Durante los tiempos de lucha, nuestros ancianos siempre han estado decididos a levantar la cabeza, contar sus bendiciones, y mirar hacia las cosas buenas que están por venir. Han sido testigos de más «depresión» de lo que probablemente podríamos imaginar, pero ¿en qué se centran? Se centran en lo positivo; nuestros ancianos tienen la sabiduría de lo precioso que es el tiempo. Se levantan temprano por la mañana y están agradecidos de estar vivos, hablando felizmente con gente que conocen y esperando la próxima visita familiar.
5. VIAJAR
Se han compartido innumerables historias de generaciones pasadas sobre los lugares de interés del mundo. Nuestros ancianos han estado por todo el planeta haciendo turismo, haciendo historia y conociendo gente nueva. La experiencia también proviene de eso. Hoy en día, con el coste de vida y la vida ocupada, los viajes no son tan frecuentes y pueden provenir principalmente de un mapa de Google o una foto de Facebook. Sin embargo, los viajes son hermosos y todos deberían tener la oportunidad de experimentarlos de alguna manera. Incluso si no es algo extravagante o costoso, es importante tomarse el tiempo y hacer algo nuevo. «Es muy interesante ver todos los diferentes tipos de personas«. Mi abuela, a los 82 años, todavía viaja para visitarnos. De hecho, ella valientemente optará por aventurarse independientemente en un autobús de vuelta a casa. Independientemente de las reservas sobre su viaje en un autobús interestatal, me recordará con su voz suave y pacífica: «Disfruto tomando el autobús. Conozco a todo tipo de personas que puedas imaginar, de todos los colores, edades, nacionalidades y orígenes… Es muy interesante ver todos los diferentes tipos de personas«. Nuestro mundo es un lugar asombroso con un increíble espectro de personalidad. Hay gente y experiencias increíbles disponibles en todas partes, pero como en un arco iris, tienes que verlos en su momento para que su verdadera belleza sea revelada. Las nuevas experiencias y lugares que te darán la bienvenida, cambiarán tu vida y añadirán una nueva dimensión de riqueza.
REFLEXIONES FINALES SOBRE LAS LECCIONES DE VIDA
Por lo tanto, hay 5 GRANDES lecciones para vivir de nuestros mayores. Estas son las cosas que he aprendido personalmente de mi abuela. Podría escribir docenas más, pero eso se convertiría en un libro. ¡Quiero leerte a ti! Por favor, comenta y participa en la conversación – todos podemos aprender de los demás. ¿Qué lecciones de vida han transmitido tus mayores o están ansiosos por transmitir a nuestras futuras generaciones?

¿Le ha gustado el artículo sobre las lecciones de vida de nuestros mayores? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

5 Grandes lecciones de vida de nuestros mayores
Fotografía: Bruno Aguirre



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!