5 hábitos que detienen el pensamiento negativo

5 hábitos que detienen el pensamiento negativo

Detener el pensamiento negativo

El pensamiento negativo puede aplastar tu alma y llevarte por un camino peligroso.

En contra de la creencia tradicional, la vida no es una mera secuencia de acontecimientos al azar que nos suceden involuntariamente. Nuestros pensamientos, palabras y acciones crean en gran medida lo que nos sucede.




Tenemos el increíble poder de ayudar a moldear nuestras vidas basándonos en nuestros procesos de pensamiento. Una vez que aprendes a dominar tu mente, puedes empezar a dominar tu vida.

Sin embargo, muchas personas tienen dificultades para hacer esto a largo plazo. Puede que lo practiquen durante un tiempo, y luego pierdan su brillo y vuelvan a los viejos patrones de pensamiento negativo y dudoso. Si quieres detener los pensamientos negativos y dañinos en tu camino y aprender a cultivar una mente positiva, prueba los siguientes consejos en tu propia vida.

5 hábitos que detienen el pensamiento negativo




5 HÁBITOS QUE DETIENEN EL PENSAMIENTO NEGATIVO

1. CÉNTRATE EN UNA AFIRMACIÓN POSITIVA Y REPÍTELA

La mente puede tener problemas para hacer malabarismos con diez afirmaciones positivas diferentes en un día, así que intenta dar un respiro a tu mente y dile una afirmación positiva a lo largo del día.

Puede ser algo sencillo, como «Me quiero a mí mismo». Cada vez que sientas que surge algo negativo, libéralo y sustituye la mala energía por esa afirmación positiva.

Intenta hacer esto a lo largo del día, cuando tu mente tienda a vagar hacia malos recuerdos o pensamientos degradantes sobre ti mismo. Requiere práctica, pero incorpora este método todos los días durante un mes, y verás una diferencia drástica en tus patrones de pensamiento.




2. MANTENTE OCUPADO CON COSAS QUE MEJOREN TU VIDA

Si tienes demasiado tiempo ocioso, tu mente puede divagar simplemente porque no tienes nada que la mantenga ocupada. La mente necesita dedicarse a tareas o actividades para mantener la agudeza y la vitalidad.

Puedes hacer ejercicio, salir con gente positiva y edificante, ser voluntario en tu refugio de animales local o en un jardín comunitario, ir a clases de yoga o cualquier cosa que realmente disfrutes y que promueva la positividad en tu vida.

Mantenerte ocupado mantendrá a raya los pensamientos tóxicos y pondrá tu mente en un estado de «flujo», para que tengas algo que hacer que no sea pensar en exceso.

3. LLEVA UN DIARIO DE GRATITUD

Si escuchas a casi cualquier persona exitosa y feliz en el planeta hoy en día, por lo general tienen una actitud agradecida y humilde sobre la vida.

Expresan su gratitud cada mañana por cosas aparentemente insignificantes, como tener auriculares para escuchar música, tener un suelo por el que caminar, ojos para ver, o cualquier cosa que se les ocurra. Enumeran cada pequeña cosa por la que se sienten agradecidos y dejan que esa energía se traslade al resto del día.

Antes de acostarte, cada noche o al levantarte cada mañana, siéntate en silencio y escribe todo aquello por lo que te sientes bendecido en la vida. Esto puede hacer un mundo de diferencia en cómo percibes tu mundo y a ti mismo.

4. TRANSFORMAR EL PENSAMIENTO NEGATIVO

Mirar el lado bueno de las situaciones más trágicas puede dar sus frutos al final del día. Si tienes un accidente que destroza tu coche, da gracias por haber vivido para volver a ver las caras de tus seres queridos.

Si alguien te roba la cartera, fíjate en todo lo que todavía tienes y que otros no pueden tener. Puedes mirar cualquier situación que encuentres y sacar algo positivo de ella, pero primero tienes que ajustar tu actitud.

La forma en que ves el mundo refleja la forma en que te ves a ti mismo, así que una vez que cultives una perspectiva positiva sobre ti mismo, verás tu entorno de forma totalmente diferente.

Los colores serán más brillantes, la gente parecerá más amable y el mundo parecerá un lugar próspero y feliz. Encuentra la belleza interior y ve la belleza exterior.

5. PREGÚNTATE SI TUS PENSAMIENTOS ACTUALES TE ESTÁN AYUDANDO O PERJUDICANDO

¿Sirven tus pensamientos a tus mejores intereses, ayudándote a crear resultados positivos sin resistencia? ¿Nutren tu mente y tu espíritu, o te hacen sentir mal e impotente?

Simplemente observa tus patrones de pensamiento normales sin juzgarlos, y decide si necesitas desarrollar nuevos hábitos de pensamiento o no. Lo más probable es que la mayoría de tus pensamientos te perjudiquen, en lugar de ayudarte.

Los pensamientos de la mayoría de las personas funcionan en piloto automático hasta que aprenden a prestarles atención. Una vez que lo haces, puedes reeducar a tu cerebro para que piense positivamente practicando afirmaciones y repitiendo sólo los pensamientos edificantes y nutritivos para ti mismo.

CONCLUSIONES FINALES PARA ACABAR CON ESE PENSAMIENTO NEGATIVO

Desecha los pensamientos negativos después de haberlos observado y agradecido su presencia; aún pueden enseñarte lecciones, pero no deben tener una residencia permanente en tu cerebro.

¿Pones en práctica estos métodos para detener el pensamiento negativo? Comparte tus favoritos en el debate de abajo.

¿Le ha gustado el artículo sobre el pensamiento negativo? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

5 hábitos que detienen el pensamiento negativo

Fotografía: Nathan Dumlao



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!