¿Consume alimentos que dañan su «microbioma»?

¿Consume alimentos que dañan su "microbioma"?

Las personas que comen muchas verduras, pescado y fibra pueden tener más bacterias que combaten la inflamación en sus intestinos, pero los amantes de la comida rápida pueden estar alimentando a los microbios inflamatorios.

Esta es la conclusión de un nuevo estudio que analiza los hábitos alimentarios de las personas y la composición de su «microbioma» intestinal.




El término se refiere a la amplia colección de bacterias y otros microbios que habitan naturalmente en el intestino. Los estudios realizados en los últimos años han revelado la importancia de estos bichos para los procesos normales del organismo, desde el metabolismo y la síntesis de nutrientes hasta las defensas inmunitarias y la función cerebral.

En el nuevo estudio, los investigadores descubrieron que las personas que seguían dietas ricas en alimentos de origen vegetal y pescado -similar a la famosa dieta mediterránea– tenían una ventaja: Más colecciones de bacterias intestinales que pueden atenuar la inflamación.

Por otro lado, las personas que prefieren la carne, los alimentos procesados y el azúcar tendían a tener grupos de microbios intestinales que son proinflamatorios.




Muchos estudios han relacionado la alimentación de estilo mediterráneo y las dietas ricas en plantas con un menor riesgo de padecer diversas enfermedades.

Los investigadores dijeron que los nuevos hallazgos se suman a la evidencia de que los efectos en el microbioma intestinal son una de las razones.

«Nuestro estudio respalda la idea de que el microbioma intestinal podría ser uno de los vínculos entre la dieta y el riesgo de enfermedad«, afirmó el Dr. Rinse Weersma, investigador principal, gastroenterólogo y profesor de la Universidad de Groningen (Países Bajos).

Su equipo descubrió que las personas que comían más verduras, frutas, pescados grasos, frutos secos y cereales ricos en fibra tenían en general mayores concentraciones de bacterias que producen ácidos grasos de cadena corta.




Los ácidos grasos de cadena corta se producen cuando las bacterias intestinales fermentan la fibra no digerible, y son antiinflamatorios, explicó Weersma.

En el extremo opuesto se encontraba el «grupo de comida rápida», en el que las personas consumían mucha carne, patatas fritas, refrescos y aperitivos procesados.

Según Weersma, tenían un doble problema: Debido a la falta de fibra dietética, tenían menos bacterias que producen ácidos grasos de cadena corta. También mostraban una mayor abundancia de microbios intestinales proinflamatorios.

Según los expertos, hay muchos factores que influyen en el equilibrio de las bacterias del microbioma intestinal de una persona, como los genes, la edad, las condiciones de salud, el uso de medicamentos (en particular los antibióticos) y el estrés.

«Pero yo diría que la dieta es el factor número uno para los adultos«, afirma el Dr. Emeran Mayer, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Ángeles.

¿Consume alimentos que dañan su "microbioma"?

Mayer, que no participó en el estudio, es autor del libro de próxima aparición «The Gut-Immune Connection«.

Dijo que, por lo general, recomienda una dieta basada en gran parte en las plantas, eligiendo los alimentos concretos en función de las necesidades de cada persona. La dieta es el camino a seguir, en lugar de tomar suplementos probióticos, dijo Mayer.

«No hay forma de evitar la biología. No se puede seguir una mala dieta y luego tomar un probiótico«, dijo. «Tienes que hacer un cambio fundamental en tu dieta y en tu estilo de vida en general«.

Por desgracia, añadió Mayer, los alimentos procesados y otras opciones poco saludables suelen ser más baratos, lo que dificulta que las personas con menos ingresos puedan comer de forma saludable.

«Ese es un verdadero problema«, dijo.

Los nuevos resultados -publicados recientemente en Internet en la revista Gut– se basan en más de 1.400 adultos holandeses que respondieron a preguntas sobre sus hábitos alimentarios y dieron muestras de heces para un análisis de microbios intestinales. Algunos estaban generalmente sanos, mientras que otros padecían trastornos digestivos, como colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.

En general, el estudio encontró vínculos consistentes entre el pescado y los alimentos de origen vegetal y los microbios intestinales antiinflamatorios, incluso en personas con afecciones digestivas.

El Dr. Andrew Chan es gastroenterólogo del Hospital General de Massachusetts en Boston y profesor de la Facultad de Medicina de Harvard.

Chan dijo que cada vez hay más pruebas de que el microbioma intestinal es un vínculo importante entre la dieta y los riesgos de enfermedad.

Pero es probable que la inflamación sea sólo una parte de la historia, según Chan.

Los investigadores están empezando a comprender las múltiples funciones del microbioma intestinal, que algunos consideran un órgano en sí mismo, señaló. Se necesita mucho más trabajo para caracterizar el modo en que el microbioma puede influir en la salud humana y definir qué es un microbioma «sano», añadió Chan.

Por el momento, Weersma dijo que estos resultados apoyan las recomendaciones actuales de comer más alimentos vegetales «enteros» y menos procesados.

Chan se mostró de acuerdo, pero añadió que, en última instancia, la investigación sobre el microbioma intestinal podría alejar a los expertos de los consejos únicos para todos. Se está volviendo posible individualizar las dietas en función de cómo una persona y su microbioma intestinal responden a los alimentos, dijo.

¿Le ha gustado el artículo sobre los alimentos que dañan su microbioma? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

¿Consume alimentos que dañan su "microbioma"?

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!