15 Causas de los espasmos musculares y las contracciones

15 Causas de los espasmos musculares y las contracciones

Espasmos musculares: ¿Los músculos tienen mente propia?

Tú les dices a tus músculos lo que tienen que hacer sin pensar en ello. Pero a veces ellos van a lo suyo: pueden pulsar o contraerse y no pueden relajarse. Las contracciones y espasmos musculares son más frecuentes en los muslos, las pantorrillas, las manos, los brazos, el vientre, la caja torácica y los arcos del pie.

Pueden afectar a parte de un músculo, a todo él o a un grupo de músculos. Los médicos no siempre están seguros de por qué se producen, pero algunos desencadenantes comunes pueden generarlos.




1. Tirones en los párpados

¿Sientes que el párpado se comunica en código Morse? Eso se llama mioquimia. Estas sacudidas aleatorias, que pueden sentirse débiles o realmente molestas, ocurren en el párpado superior o inferior. Los desencadenantes van desde el estrés y el tabaco hasta el viento, la luz brillante, el exceso de cafeína y la falta de sueño. Aunque son molestos, los tics son inofensivos y suelen desaparecer rápidamente, pero pueden reaparecer en los días siguientes.

2. Cuando los tics de los párpados no desaparecen

Los tics que duran más de unos días pueden ser un signo de un problema ocular, como la sequedad ocular o el glaucoma. También pueden ocurrir si tienes un problema que afecta al movimiento de los músculos de la cara. En raras ocasiones, los espasmos oculares pueden ser un signo de trastornos cerebrales o nerviosos como la parálisis de Bell, la esclerosis múltiple y el síndrome de Tourette. Pero estos trastornos también provocan otros síntomas.

3. Bajo en electrolitos

Tus músculos dependen de minerales, como el potasio y el magnesio, para funcionar correctamente. Si te quedas sin ellos, tu cuerpo te envía un mensaje con calambres y espasmos. El ejercicio o la sudoración intensa pueden agotarlos, pero también algunos medicamentos. También puedes perder demasiados electrolitos después de un ataque de diarrea o vómitos.




4. No hay suficiente agua

Si no bebes lo suficiente, tus músculos serán más propensos a sufrir tirones y espasmos. No es sólo el agua: cuando sudas mucho o pierdes líquidos corporales cuando estás enfermo, también pierdes electrolitos, otra razón común para que los músculos se contraigan.

5. Estrés

A veces se puede culpar al estrés de los dolores de cabeza o del insomnio, pero también puede provocar tensión y dolor en los músculos. Prueba una técnica de relajación, como los masajes o la meditación, para trabajarlos.

6. Demasiada cafeína

La cafeína puede ponerte en marcha por la mañana y sacarte del bajón de la tarde. Pero en exceso puede desencadenar tensiones musculares en varias partes del cuerpo. Otras drogas estimulantes, como las anfetaminas, tienen el mismo efecto.

7. Falta de sueño y agotamiento

Si estás cansado o agotado, las contracciones y espasmos pueden ser una forma de que tu cuerpo te lo haga saber. Tus músculos también pueden sentirse doloridos y adoloridos o simplemente débiles en general.




15 Causas de los espasmos musculares y las contracciones

8. No estás en forma

Si notas espasmos después de un entrenamiento o una caminata, es posible que necesites dedicar más tiempo a fortalecer tus músculos. Cuando no los trabajas lo suficiente, es más probable que se cansen demasiado, y que se produzcan calambres. Añade el entrenamiento de fuerza a tu rutina al menos dos veces por semana.

9. Medicación

Si tienes la tensión alta o una enfermedad cardíaca, es posible que tu médico te recete diuréticos. Hacen que orines más, lo que reduce la cantidad de potasio en tu cuerpo, y pueden provocar espasmos musculares. Otros medicamentos, como algunos antidepresivos, pueden provocar espasmos. Algunos fármacos para la epilepsia y la psicosis pueden provocar espasmos en los párpados.

10. Síndrome de la serotonina

Si sus músculos se contraen a las pocas horas de tomar un nuevo medicamento o de cambiar la dosis, llame a su médico. Es posible que padezcas esta afección, que se produce cuando algunos medicamentos, fármacos o suplementos hacen que se acumule demasiada serotonina en tu cuerpo. Se trata de una afección grave que suele cursar con fiebre muy alta y otros síntomas y que requiere atención médica.

11. Enfermedad renal

Los riñones no suelen dar señales tempranas de que se están ralentizando. Cuando pierden gran parte de su capacidad de trabajo, puedes notar calambres musculares, además de otros síntomas. Si tienes diabetes, hipertensión arterial u otros problemas relacionados con los riñones, consulta con tu médico si aparecen los espasmos.

12. Enfermedad de Lou Gehrig, también conocida como ELA

Los espasmos musculares en las manos y los pies pueden ser uno de los primeros síntomas de esta enfermedad, también llamada esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Se produce porque los nervios que envían mensajes desde el cerebro y la médula espinal a los músculos dejan de funcionar. Envían mensajes irregulares antes de dejar de enviarlos por completo.

13. Nervio espinal pinzado

Cuando los nervios raquídeos salen de la médula espinal, pasan entre los huesos de la columna vertebral hacia partes específicas del cuerpo. A veces los discos entre los huesos se deslizan o se rompen y se mueven, pellizcando el nervio espinal en el proceso. Es posible que sientas los cambios en los músculos que controla ese nervio. Tu médico puede diagnosticar el problema durante un examen físico o con una resonancia magnética o una tomografía computarizada.

14. Neuropatía

Cuando las células nerviosas se dañan, cambia la forma en que se comunican entre sí y con el cerebro. Las sacudidas y los espasmos pueden ser señales de advertencia de que esta enfermedad común está afectando a los nervios que controlan los músculos. Algunas personas nacen con ella, pero puede producirse a causa de una lesión, una infección, una enfermedad, el alcoholismo y algunos medicamentos. La diabetes es la principal causa de neuropatía.

15. Síndrome de Isaacs

Esta rara afección se produce cuando los nervios siguen enviando señales que hacen que los músculos se muevan, aunque el cerebro o la médula espinal no se lo digan. Esto provoca espasmos musculares, calambres y rigidez. También puede hacer que los músculos se ondulen, como si algo se moviera bajo la piel. También conocido como neuromiotonía o síndrome de Isaacs-Mertens, los síntomas continúan cuando estás dormido o bajo anestesia general.

¿Le ha gustado el artículo sobre las posibles causas de los espasmos musculares? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

15 Causas de los espasmos musculares y las contracciones

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!