9 Señales de exceso de sal en tu cuerpo

9 Señales de exceso de sal en tu cuerpo

¿Qué es la sal?

La sal es un condimento que puede dar sabor a los alimentos y actuar como conservante. Está compuesta por un 60% de cloruro y un 40% de sodio. Casi todos los alimentos no procesados -piensa en las verduras, las frutas, los frutos secos, las carnes, los cereales integrales y los productos lácteos- son bajos en sodio.

La sal que ingerimos ayuda a relajar y contraer los músculos, ayuda a los impulsos nerviosos y equilibra los minerales y el agua que ingerimos.




¿Cómo saber cuándo hay un exceso de sal?

Nuestro cuerpo sólo necesita una pequeña cantidad de sodio. Deberíamos ingerir unos 1.500 miligramos al día. Pero el promedio en muchos países ingiere alrededor de 3.000. Un exceso de sal puede provocar un accidente cerebrovascular, enfermedades cardíacas e hipertensión arterial. Pero, ¿cómo saber si se ingiere demasiada sal?

1. Estás hinchado

La hinchazón -cuando se siente el estómago hinchado o apretado- es uno de los efectos más comunes a corto plazo de tener un exceso de sal. La sal ayuda al cuerpo a retener agua, por lo que se acumula un exceso de líquido. No es necesario que los alimentos tengan un sabor salado para que sean ricos en sodio. Los bocadillos, la pizza, los panecillos y la sopa enlatada pueden ser fuentes furtivas de sal.

2. Tu presión arterial es alta

Hay muchas razones por las que puedes tener la presión arterial alta, pero una de ellas podría ser el exceso de sodio. El cambio en la presión arterial se produce a través de los riñones. El exceso de sal hace que les resulte más difícil deshacerse del líquido que no necesitas. Como resultado, la presión arterial aumenta.




3. Estás hinchado

La hinchazón puede ser un signo de que hay demasiado sodio en tu cuerpo. Partes del cuerpo como la cara, las manos, los pies y los tobillos son las más propensas a hincharse. Si estás más hinchado de lo normal, fíjate en la cantidad de sal que comes.

9 Señales de exceso de sal en tu cuerpo

4. Tienes mucha sed

Si últimamente tienes mucha sed, puede ser una señal de que estás ingiriendo demasiada sal. Cuando esto ocurre, te deshidratas. Tu cuerpo extrae agua de tus células y puedes empezar a sentir mucha sed. Beber agua puede ayudar a neutralizar esa sal y puede refrescar tus células.

5. Has aumentado de peso

Cuando retengas agua, es posible que aumentes de peso. Si has engordado rápidamente a lo largo de una semana o incluso de unos pocos días, podría ser porque estás tomando demasiada sal. Si aumentas más de 1 kilo en un día o 2 kilos en una semana, piensa en los alimentos que has comido durante los últimos días y trata de hacer cambios para reducir la sal.




6. Vas mucho al baño

Una mayor cantidad de sal puede provocar más visitas al baño. Esto podría deberse a que la sal puede hacer que tengas mucha sed, lo que podría animarte a beber más agua. Más tarde, podrías tener que ir al baño más de lo habitual.

7. No duermes bien

Si comes demasiada sal antes de acostarte, puede provocar alteraciones en tu sueño. Los signos pueden ir desde un sueño inquieto, hasta despertarse a menudo por la noche o no sentirse descansado por la mañana.

8. Te sientes débil

Cuando hay demasiada sal en la sangre, el agua sale a borbotones de las células para diluir la sal. ¿El resultado? Puedes empezar a sentirte más débil de lo habitual.

9. Te molesta el estómago

Si el exceso de sal en tu dieta te deshidrata, tu estómago lo notará. Puedes sentir náuseas o tener diarrea. Si te molesta el estómago o tienes calambres, fíjate en lo que has estado comiendo durante los últimos días y piensa en cómo reducir la sal. Beber mucha agua puede ayudar a rehidratar tus células y a que te sientas mejor.

Efectos a largo plazo del exceso de sal

Aunque hay muchos efectos a corto plazo que hay que vigilar, también hay efectos a largo plazo por comer demasiada sal. Puede aumentar las probabilidades de padecer cosas como agrandamiento del músculo cardíaco, dolores de cabeza, insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, enfermedades renales, cálculos renales, osteoporosis, cáncer de estómago y derrames cerebrales.

Cómo reducir la sal

Dado que la mayoría de personas consumen demasiado sodio, lo más probable es que tú también ingieras demasiada.

Para ayudar a mantener sus niveles bajo control:

  • Elige carnes frescas en lugar de envasadas.
  • Cuando compres verduras congeladas, elige las que sean «frescas congeladas» y evita las que tengan condimentos o salsas ya añadidas.
  • Lee las etiquetas y comprueba el contenido de sodio de los alimentos que compras.
  • Cuando elijas especias y condimentos, elige los que no indiquen sodio en sus etiquetas.
  • Si comes fuera, puedes pedir que te preparen el plato sin sal.

¿Le ha gustado el artículo sobre el exceso de sal? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

9 Señales de exceso de sal en tu cuerpo

Fotografía: Canva

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!