Investigadores revelan los efectos secundarios de los antidepresivos (de los que nadie habla)

Investigadores revelan los efectos secundarios de los antidepresivos (de los que nadie habla)

Los ocultos efectos secundarios de los antidepresivos

Cuando se trata de enfermedades y dolencias, muchos son de la firme opinión de que sólo aquellos que han caminado en los zapatos de los afligidos pueden entender genuinamente en el verdadero sentido de la palabra.

Como paciente del trastorno depresivo mayor (TDM) desde hace 15 años, este escritor tiende a estar de acuerdo con esta postura, especialmente en lo que respecta al tratamiento de la depresión y al uso de medicamentos antidepresivos.

PUBLICIDAD






La mayoría de las personas atrapadas en la agonía de la depresión llegan a un punto en el que se preguntan si la medicación antidepresiva «merece la pena».

Este punto se alcanza más o menos en el momento en que la enfermedad tiene a la persona en una posición tal que está dispuesta a probar casi cualquier cosa para volver a sentir alguna apariencia de normalidad. Esta mentalidad de desesperación no pinta a la industria farmacéutica de una manera muy agradable, por decir lo menos.

En este artículo, nos centraremos en los efectos secundarios (raramente mencionados) de la mayoría de los medicamentos antidepresivos.

PUBLICIDAD






Entre estos efectos secundarios se encuentran algunos que han empezado a recibir atención hace relativamente poco tiempo. En primer lugar, analicemos cómo se desarrolla la depresión para tener una mejor idea de lo que ocurre dentro de la psique de una persona que lucha contra la enfermedad mental.

DEPRESIÓN Y DESESPERACIÓN

«Ahora estoy tumbado aquí, en este suelo, no miro nada en particular y no siento nada. Sólo estoy delirantemente agotado, como si llevara días sin dormir. Este es el estado en el que me quedaré, vacío, sin importarme nada«. – Ellen Vrana, en Quora.

Los trastornos depresivos son tan desconcertantes y multifacéticos como debilitantes. Cuando la depresión ataca, las cosas pueden volverse confusas, aterradoras y tristes. Muy tristes. Para otros, la ansiedad o el entumecimiento se instalan. Una aparente incapacidad para funcionar es una experiencia compartida.

Una vez que el shock de confusión y miedo que supone el inicio de la depresión se asienta, la persona suele empezar a buscar respuestas. Algunas de las preguntas de autoexamen que se hacen en esta fase son:

PUBLICIDAD






– «¿Todo esto está en mi cabeza?»

– «¿Necesito comer mejor? ¿Dormir mejor? ¿Hacer más ejercicio? ¿Ayudará eso?»

– «¿Puedo salir de esto de alguna manera?»

– «¿Necesito buscar ayuda? ¿Cómo?»

– «¿Debo hablar con alguien? Si es así, ¿con quién debo hablar?»

Con el tiempo, la realidad de la situación se impone, aunque para muchos sigue existiendo algo del shock y la confusión iniciales. La depresión es una de esas enfermedades que pueden hacer extremadamente difícil «pensar con claridad». Pero incluso a través de esta niebla, la persona acabará llegando a un punto en el que se planteará buscar ayuda.

Lamentablemente, las estadísticas sugieren que demasiadas personas con depresión renuncian a cualquier tipo de tratamiento. Algunas encuestas reflejan que más del 60 por ciento de las personas que cumplen los criterios del trastorno depresivo mayor (TDM) nunca buscan tratamiento. Por ello, los que se plantean el tratamiento suelen estar preocupados por la falta de opciones antes incluso de pisar la consulta del médico. «Sólo me recetarán algún tipo de pastilla«, es una objeción frecuente.

Con demasiada frecuencia, tienen razón.

ANTIDEPRESIVOS: ¿EL ESCEPTICISMO ESTÁ JUSTIFICADO?

«Como médicos, hacemos un juramento – «primero no hacer daño»-, pero luego nos dejamos seducir por la aparente simplicidad de un modelo de una pastilla para una enfermedad. [No tiene sentido tomar potentes fármacos psiquiátricos como tratamiento de primera línea. De hecho, yo iría un paso más allá y diría que es irresponsable«. – Dr. Kelly Brogan.

Las filas de los médicos que suscriben sentimientos similares a los que comparte la Dra. Kelly Brogan están aumentando. Una de las razones es el drástico aumento del número de personas que toman la clase de fármacos conocidos colectivamente como antidepresivos. Para ilustrarlo, considera las siguientes estadísticas de la Asociación Americana de Psicología (APA):

– 13%: El porcentaje de personas mayores de 12 años que tomaron medicamentos antidepresivos en el último mes.

– 19%: El porcentaje de adultos mayores (de 60 años en adelante) que toman un antidepresivo mensualmente.

– 64%: El aumento del porcentaje de medicamentos recetados entre 1999 y 2014.

– 200%: La relación porcentual de mujeres que toman antidepresivos en comparación con los hombres.

Y luego está la plétora de efectos secundarios menos que deseables de los antidepresivos. Entre ellos:

Efectos secundarios de los ISRS: Diarrea, dificultades gastrointestinales, dolores de cabeza, insomnio, dolor articular y muscular.

Efectos secundarios sexuales:
Disminución del deseo, el interés, el rendimiento y/o la satisfacción sexual; disfunción eréctil e incapacidad para eyacular o alcanzar el clímax.

Efectos secundarios en adultos mayores: Mareos, problemas hepáticos, palpitaciones.

Efectos secundarios durante el embarazo: Bajo peso al nacer y parto prematuro.

Sorprendentemente, estos ni siquiera son todos los posibles efectos secundarios de la medicación antidepresiva. Entremos ahora en los efectos secundarios de los medicamentos que rara vez se mencionan.

LOS «OTROS» EFECTOS DE LOS ANTIDEPRESIVOS

«Aproximadamente entre un tercio y la mitad de los pacientes interrumpen el tratamiento farmacológico, y una cuarta parte de ellos señalan los efectos secundarios como la razón de su interrupción«. – Michael H. Bloch.

Estos son algunos de los «otros» efectos de los antidepresivos de los que poca gente parece hablar

OLOR CORPORAL Y SUDORACIÓN

Alan Koenigserg, médico y psiquiatra, publica en Quora: «Algunos de los medicamentos (antidepresivos) pueden causar un aumento de la sudoración, lo que puede llevar a un aumento del olor corporal, en cualquier caso, ducharse diariamente y limpiarse más a fondo puede ayudar.»

De hecho, los estudios parecen demostrar que la hiperhidrosis -sudoración excesiva- está causada por los cambios en los niveles de los transportadores de dopamina en el cerebro, provocados por la mayoría de los antidepresivos. Los autores del estudio estiman que hasta el 14% y más de los pacientes que toman un antidepresivo desarrollan sudoración excesiva. La sudoración profusa puede, por supuesto, desencadenar otro problema: el olor corporal.

Investigadores revelan los efectos secundarios de los antidepresivos (de los que nadie habla)

FATIGA Y NIEBLA CEREBRAL

Según un estudio publicado en la revista Innovations in Clinical Neuroscience, entre el 80 y el 90% de los pacientes con trastornos depresivos experimentan síntomas de fatiga mientras toman un medicamento antidepresivo. Además, los pacientes de MDD con fatiga son más propensos a experimentar otros síntomas físicos como la apatía, la disminución del interés, las alteraciones emocionales y la sensación de agobio.

La fatiga también puede manifestarse como el estado psicológico conocido como «niebla cerebral». La niebla cerebral se define como «una anormalidad en la regulación del nivel general de conciencia (en la que) la persona que la padece experimenta una sensación subjetiva de nubosidad mental descrita como sensación de «niebla»». Se sabe que la niebla cerebral afecta a la función cognitiva, incluyendo capacidades como el cálculo, la concentración, el uso del lenguaje y las habilidades espaciales y visuales.

ADORMECIMIENTO («EMBOTAMIENTO EMOCIONAL»)

El entumecimiento, o embotamiento emocional, es un efecto secundario generalizado de los antidepresivos. Una mujer, cuando se le preguntó por qué había dejado de tomar el medicamento Effexor (venlafaxina), respondió: «Me sentía mal, que es la razón por la que tomé el medicamento en primer lugar. Pero luego no pude sentir nada en absoluto«.

Otra persona siguió con: «Sé que todos hemos pasado [o estamos pasando] por [el entumecimiento], pero ¿hay alguna forma de recuperar tu verdadera personalidad?«.

Los investigadores calculan que aproximadamente la mitad de las personas que toman antidepresivos experimentan embotamiento emocional. Muchas personas que informan de este tipo de entumecimiento también sufren una disminución de la libido (bajo deseo sexual), poca concentración y lentitud de pensamiento. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (IRSN) se asocian con mayor frecuencia a los síntomas mencionados.

AGITACIÓN

No es ninguna sorpresa que la agitación y la ansiedad sean dos síntomas comunes de la depresión. Sin embargo, algo que sorprende es que ciertos medicamentos antidepresivos desencadenan la ansiedad con tanta frecuencia que los médicos suelen recetar un sedante para ayudar a controlarla. Estos fármacos, conocidos como benzodiazepinas, incluyen medicamentos populares como el Xanax y el Valium. Las investigaciones demuestran que las benzodiacepinas se encuentran entre los medicamentos de prescripción más abusados y adictivos.

Los investigadores estiman que más del 30% de los pacientes que toman Prozac (fluoxetina) experimentan agitación. El Zoloft (sertralina HCI) se cita como otro medicamento que puede inducir episodios de agitación.

RETIRADA

En la mayoría de los casos, los síntomas de abstinencia de los antidepresivos pueden ser infernales. Para algunos, olvidarse de tomar incluso una dosis puede ser todo un calvario. Una usuaria de Quora, Canice Rockers, describe su experiencia: «Tomo 150 mg (miligramos) de venlafaxina todos los días. Cuando me salto (sólo) una dosis, en pocas horas, siento como si mi mente ya no funcionara. Me asusto y mi visión se vuelve extraña«.

La Sra. Rockers está describiendo los efectos de la interrupción de los antidepresivos, que puede convertirse no sólo en una experiencia aterradora, sino en una experiencia peligrosa. Algunos de los efectos secundarios de la interrupción de los antidepresivos son la ansiedad, la depresión (¡sí!), los mareos, la dificultad para mantener el equilibrio, las sensaciones de descarga eléctrica («zaps cerebrales»), la irritabilidad, las náuseas y la falta de coordinación.

REFLEXIONES FINALES: EVALUACIÓN DE LOS ANTIDEPRESIVOS

El hecho es que, al igual que muchos medicamentos controvertidos (por ejemplo, los medicamentos para el TDA, los cannabinoides, etc.), los antidepresivos pueden aliviar algunos de los síntomas de la depresión para muchas personas.

Además, no todas las personas deben lidiar con los graves efectos secundarios de los medicamentos. Muchas personas llegan a decir que sus antidepresivos les han salvado la vida. Desde la perspectiva de quien escribe, cualquier opción de tratamiento que ayude a alguien a vivir una existencia más feliz y menos dolorosa es digna de celebrarse.

En resumen: investiga antes de aceptar tomar cualquier medicamento recetado, incluidos los antidepresivos. Aunque el impulso interno de encontrar un alivio inmediato es indudablemente comprensible, hay que informarse sobre los posibles efectos -tanto buenos como malos- de introducir en el cuerpo sustancias químicas que alteran el cerebro. Una educación que la industria farmacéutica y muchos dentro de la comunidad médica no están haciendo un buen trabajo.

¿Le ha parecido interesante el artículo sobre los efectos secundarios de los antidepresivos? ¡Por favor, compártalo!

Investigadores revelan los efectos secundarios de los antidepresivos (de los que nadie habla)

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Te ha gustado?

¡Síguenos en Facebook!



Síguenos en Pinterest

¡Somos más de 7.000!
Saludista

Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!