Un viaje completo por el sistema digestivo

Un viaje completo por el sistema digestivo

Nuestro sistema digestivo: introducción

Para una digestión óptima, mastica bien los alimentos. Comer rápido dejará el intestino con grandes partículas que digerir, lo que requiere una gran cantidad de energía, dejándote aturdido y somnoliento.

Salud intestinal

El escenario ideal sería que comiéramos nuestra comida, se digiriera bien con muy pocos efectos secundarios, si es que hay alguno, como hinchazón, flatulencia excesiva, diarrea, estreñimiento, calambres estomacales, etc., y que nuestro cuerpo absorbiera todos los nutrientes de los alimentos y los utilizara según lo previsto, ¡así de simple!




Desgraciadamente, para muchas personas el mundo no es un lugar perfecto y nuestro sistema digestivo sufre un enorme «desgaste» a lo largo de los años que acaba afectándole negativamente.

Los cambios hormonales, el estrés en nuestra vida, la actividad (o la falta de ella), la genética, las intolerancias alimentarias (a menudo varias), el estado de las vitaminas y los minerales, el metabolismo, la salud de la tiroides, las enfermedades crónicas, cualquier enfermedad, el uso de medicamentos, el uso de suplementos, el sueño (normalmente no se duerme lo suficiente), las toxinas ambientales, el uso de antibióticos en la infancia y, por supuesto, lo que ponemos en nuestro cuerpo con los alimentos; todos estos factores tienen un impacto en nuestra digestión.

Antes de hablar de las cosas que podemos controlar y de las formas de mejorar nuestra digestión, tenemos que entender los detalles de la digestión.




Un viaje completo por el sistema digestivo

¿Qué es el sistema digestivo y qué órganos lo componen?

La digestión es simplemente el acto de consumir alimentos, descomponerlos, procesarlos y utilizarlos para obtener energía. Hay un par de formas de digerir los alimentos: una es la digestión mecánica (por ejemplo, la masticación y el peristaltismo); la otra es la digestión química, en la que los alimentos se descomponen en moléculas aún más pequeñas con la ayuda del ácido del estómago y las enzimas digestivas.

Las enzimas comienzan a trabajar en nuestra boca, con la saliva, que contiene amilasa que pone en marcha el proceso químico de descomposición de los alimentos, mientras que los dientes inician el mecánico.

Masticar bien los alimentos es absolutamente esencial para una digestión óptima. Cuanto más rápido comemos, más grandes son las partículas de comida que entran en nuestro estómago, lo que significa que se necesitarán más enzimas digestivas y energía para que nuestro cuerpo descomponga la comida; así que, ¿por qué no ayudar a facilitar la vida de tu cuerpo masticando bien la comida? Para mejorar tu digestión, empieza por masticar y exprimir los alimentos.




Los alimentos viajan por el esófago hasta llegar al estómago, donde la digestión química, los jugos gástricos (pepsina y ácido clorhídrico o HCL), comienzan a descomponer los alimentos. Es esencial que nuestro cuerpo tenga suficiente ácido para ayudar a descomponer los alimentos y las proteínas en nuestro sistema digestivo; de hecho, aquellos que sufren de un bajo nivel de HCL pueden experimentar una mayor incidencia de ERGE o problemas de reflujo.

Mientras que el HCL trabaja en la descomposición de los alimentos, la digestión mecánica se produce a través de un proceso llamado peristaltismo que hace que los músculos de la pared del estómago se contraigan y se liberen para mezclar los alimentos y las enzimas.

Una vez que los alimentos se han descompuesto química y mecánicamente, lo que varía en el tiempo dependiendo de la cantidad de comida que comas y de la variedad, pero tras alrededor de 1-2 horas, pasan al intestino delgado. El intestino delgado descompone los alimentos y aquí se absorben muchos nutrientes vitales; unas pequeñas proyecciones en forma de dedo llamadas vellosidades y microvellosidades nos proporcionan una enorme superficie para absorber estas moléculas de los alimentos y llegar a nuestros vasos sanguíneos de la pared intestinal.

El hígado y el páncreas también participan en el proceso de digestión: el hígado produce bilis, que es transportada al intestino delgado por un conducto biliar, y el páncreas segrega jugos pancreáticos y enzimas que también ayudan a la digestión.

Por último, una vez que los alimentos se han descompuesto y han pasado por el intestino delgado, el intestino grueso absorbe todos los nutrientes restantes y, sobre todo, el agua; así se forman las heces que luego salen de nuestro cuerpo.

1. Hidratos de carbono: Requieren de enzimas amilasas – se descomponen en azúcares simples, moléculas de glucosa.

2. Grasas: Requieren enzimas lipasas – descompuestas en monoglicéridos y ácidos grasos que implican emulsión, micelas y quilomicrones.

3. Proteínas: Requieren enzimas de pepsina – descompuestas en aminoácidos.

De forma muy sencilla la ruta de la digestión es: boca → esófago → estómago → intestino delgado (aquí también intervienen el páncreas y la vesícula biliar) → intestino grueso → colon.

Hay un dicho que me encuentro diciéndole a los clientes una y otra vez «Mastica tu jugo y haz jugo con tu comida«, que sólo significa que debes masticar tu comida lo suficientemente bien como para convertirla en un puré antes de tragarla y masticar los líquidos en tu boca para que no estés simplemente engullendo batidos y jugos sin activar la primera parte de la digestión en la boca desde tu saliva.

Como le digo regularmente a mi cliente, usted podría tener la mejor dieta del mundo, pero si su sistema digestivo no está funcionando óptimamente no podrá absorber y utilizar todo lo bueno que está ingiriendo.

Entonces, ¿cómo se puede optimizar la digestión? Se necesita mucho tiempo, paciencia y jugar al conejillo de indias para llegar al fondo de cómo es exactamente tu sistema digestivo, qué te ayuda y qué te perjudica + algún protocolo específico que comparto con mis clientes.

¿Necesito tomar enzimas digestivas?

Las enzimas digestivas en forma de suplemento pueden ser muy útiles para aquellos que necesitan un pequeño impulso. Por ejemplo, muchos no pueden digerir muy bien las alubias y las legumbres y hay muchos suplementos en el mercado que ayudan a descomponer los polisacáridos.

Como dato curioso, hay algunos alimentos que contienen enzimas digestivas naturales que son más «potentes» que la mayoría de los alimentos enteros, como la piña y la papaya. Es necesario tomar enzimas digestivas, no; pero en algunos casos puede ayudar a aliviar los gases y la hinchazón.

Consulte siempre a su médico o terapeuta nutricional.

¿Le ha gustado el artículo sobre cómo funciona nuestro sistema digestivo? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Un viaje completo por el sistema digestivo

Fotografía: Ava Sol



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!