3 señales de la diástasis de rectos (y cómo solucionarla)

3 señales de la diástasis de rectos (y cómo solucionarla)

No te dejes engañar por su sofisticado nombre: la diástasis de rectos es muy sencilla y familiar, sobre todo entre las mujeres embarazadas. Se calcula que 2 de cada 3 mujeres que se quedan embarazadas desarrollarán esta afección.

«La diástasis de rectos significa que el vientre sobresale porque el espacio entre los músculos izquierdo y derecho del vientre se ha ensanchado.«. ~ WebMD.

PUBLICIDAD






Diástasis significa separación y la palabra ‘rectos’ se refiere a tus músculos abdominales, o «rectos abdominales». Esto es precisamente lo que es la diástasis de rectos: la separación de tus músculos abdominales.

La diástasis de rectos también puede afectar a los recién nacidos y a los hombres, y estos últimos adquieren la afección principalmente por las dietas de moda o por realizar técnicas incorrectas de levantamiento de pesas.

Pero afecta principalmente a las mujeres durante el embarazo, cuando la presión excesiva del vientre por el peso extra hace que los músculos del abdomen pierdan su forma. Esta presión adicional suele dar lugar a una protuberancia alrededor de la zona media del abdomen. Según la Clínica Mayo:

PUBLICIDAD






«Durante el embarazo, el útero en crecimiento… puede hacer que se separen las dos grandes (bandas) de músculos que se juntan en el centro del abdomen… La diástasis de rectos puede causar un abultamiento en el centro del abdomen donde se separan los dos músculos«.

Hay un par de factores más que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar esta afección: tener un hijo después de los 35 años, dar a luz a gemelos/trillizos y dar a luz a más de un hijo a lo largo de la vida.

En la comunidad médica, e incluso entre las madres que han dado a luz, la diástasis de rectos no se menciona a menudo. Parte de la razón, comprensiblemente, es que las mujeres dudan en compartir información sobre lo que consideran asuntos privados.

Otra razón es que muchas mujeres que han dado a luz no son conscientes de lo frecuente -y potencialmente grave- que es esta afección.

PUBLICIDAD






La sabiduría de una mujer

La verdad es que ningún médico, por muy intuitivo e inteligente que sea, puede sustituir el instinto de una mujer cuando se trata de su propio cuerpo. Afortunadamente para nosotros, las mujeres que han tenido problemas con esta afección han compartido su historia y han dado algunos consejos muy valiosos.

Con respecto a su experiencia, la mujer dice:

«Durante el embarazo de mi primer hijo, seguí haciendo ejercicios abdominales específicos, como abdominales… Pensé que (ayudaría) a mi cuerpo a mantenerse en forma y a recuperarse más rápidamente después del embarazo«, pero, añade la mujer, «… hizo lo contrario, y noté después de ese embarazo que mi vientre no recuperaba su «planitud» anterior«.

Aunque los obstetras y ginecólogos no consideran que sea una afección grave y amenazante, puede causar problemas.

3 señales de la diástasis de rectos (y cómo solucionarla)

ESTOS SON LOS TRES PRINCIPALES SIGNOS DE DIÁSTASIS DE RECTOS:

1. ESTREÑIMIENTO

La diástasis de rectos crea una presión continua y fuerte tanto en el suelo pélvico como en la pared abdominal, provocando una tensión entre los intestinos superior e inferior. Esta presión adicional en estas dos áreas puede causar y empeorar los síntomas de estreñimiento.

Según la Clínica Mayo, los síntomas del estreñimiento incluyen:

  • Hacer menos de tres deposiciones a la semana.
  • Tener heces duras o con grumos.
  • Hacer esfuerzos para defecar.

Cómo solucionarlo: El estreñimiento puede solucionarse haciendo algunos pequeños ajustes en la dieta. En primer lugar, intenta incorporar más probióticos para favorecer la digestión. Los alimentos fermentados, como el yogur y el chucrut, son excelentes fuentes.

En segundo lugar, considera la posibilidad de tomar un suplemento de magnesio. El magnesio atrae más agua a las heces, lo que suaviza su textura y facilita su evacuación. También es un relajante muscular, por lo que puede ayudar a aliviar la tensión a lo largo de la pared intestinal.

2. DOLOR LUMBAR

Según la práctica de la fisioterapia deportiva y de la columna vertebral, el dolor en la parte inferior de la espalda es una queja común entre los que tienen diástasis de rectos.

La parte inferior de la espalda está separada por los músculos abdominales. Por lo tanto, cualquier separación o debilidad de estos músculos puede causar dolor crónico en la parte baja de la espalda.

Al igual que el estreñimiento, esta afección puede ser la causa o empeorar los síntomas del dolor lumbar.

Cómo solucionarlo: En primer lugar, si sospechas que estás afectada, es importante que pidas a tu obstetra una revisión rápida. Si tus instintos resultan ser correctos, te darán algunos consejos preventivos.

En segundo lugar, es esencial evitar levantar objetos pesados o permanecer de pie durante largos periodos de tiempo. Asimismo, abstente de flexionar y torcer el torso de forma extrema. Por último, es prioritario que practiques estiramientos a diario.

3. MALA POSTURA

Los músculos abdominales son importantes para mantener nuestro torso erguido. Por lo tanto, el debilitamiento de los músculos de la barriga puede afectar a la capacidad de mantener una buena postura.

Esta afección afecta inevitablemente a los músculos abdominales en mayor medida durante las últimas etapas del embarazo. Durante este tiempo, estos músculos pueden no ser capaces de contraerse, lo que conduce a una desalineación estructural y a una mala postura.

Las mujeres embarazadas informan de los efectos posturales más comúnmente durante el segundo o tercer trimestre.

Cómo solucionarlo: Es importante tener una alineación y una postura adecuadas tanto durante como después del embarazo. Mantener ambas cosas ayuda a fortalecer las funciones centrales de tu cuerpo y disminuye el número de dolores y molestias.

Por lo tanto, recuérdate a ti misma que tienes que mantenerte erguida y hacer que tus músculos centrales trabajen.

Como siempre, pide a tu obstetra consejos personalizados. Los consejos más comunes son:

  • Evitar mirar hacia abajo.
  • No bloquear las rodillas.
  • Activar de vez en cuando los músculos centrales mientras estás sentada o de pie.

¿Le ha parecido interesante el artículo sobre la diástasis de rectos? ¡Por favor, compártalo!

3 señales de la diástasis de rectos (y cómo solucionarla)

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!