9 Cosas sorprendentes que hacen daño al hígado

9 Cosas sorprendentes que hacen daño al hígado

Daño al hígado: introducción

Nuestro hígado es un órgano maravilloso y complejo, conocerlo bien es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. A continuación te citamos una serie de cosas que hacen daño al hígado. Evítalas.

1. Azúcar

El exceso de azúcar no sólo es malo para los dientes. También puede dañar el hígado. Este órgano utiliza un tipo de azúcar, llamado fructosa, para fabricar grasa. El exceso de azúcar refinado y de jarabe de maíz con alto contenido en fructosa provoca una acumulación de grasa que puede provocar enfermedades hepáticas.




Algunos estudios demuestran que el azúcar puede ser tan perjudicial para el hígado como el alcohol, incluso si no se tiene sobrepeso. Es una razón más para limitar los alimentos con azúcares añadidos, como los refrescos, la bollería y los dulces.

2. Suplementos de hierbas

Aunque la etiqueta diga «natural», puede que no sea bueno para ti. Por ejemplo, algunas personas toman una hierba llamada kava kava para los síntomas de la menopausia o para relajarse.

Pero los estudios demuestran que puede impedir que el hígado funcione correctamente. Esto puede provocar hepatitis e insuficiencia hepática. Algunos países han prohibido o restringido la hierba, pero todavía está disponible en los Estados Unidos. Siempre debes hablar con tu médico antes de tomar cualquier hierba para asegurarte de que es segura.




9 Cosas sorprendentes que hacen daño al hígado

3. Kilos de más

La grasa extra puede acumularse en las células del hígado y provocar la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA). Como consecuencia, el hígado puede hincharse.

Con el tiempo, puede endurecerse y cicatrizar el tejido hepático (los médicos lo llaman cirrosis). Es más probable que padezcas EHGNA si tienes sobrepeso u obesidad, es de mediana edad o tiene diabetes. Es posible que pueda cambiar la situación. La dieta y el ejercicio pueden detener la enfermedad.

4. Demasiada vitamina A en los suplementos

Tu cuerpo necesita vitamina A, y está bien que la obtengas de plantas como frutas y verduras frescas, especialmente las de color rojo, naranja y amarillo.




Pero si tomas suplementos que tienen altas dosis de vitamina A, eso puede ser un problema para tu hígado. Consulta a tu médico antes de tomar cualquier vitamina A adicional porque probablemente no la necesites.

5. Bebidas no alcohólicas

Las investigaciones demuestran que las personas que beben muchos refrescos son más propensas a padecer la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA). Los estudios no demuestran que las bebidas sean la causa. Pero si tomas muchos refrescos y quieres reducirlos, ésta podría ser una buena razón para cambiar de bebida.

6. Paracetamol

Tienes un dolor de espalda, de cabeza o un resfriado, y echas mano de un analgésico. Asegúrate de tomar la cantidad adecuada. Si accidentalmente tomas una cantidad excesiva de algo que contenga paracetamol -por ejemplo, una pastilla para el dolor de cabeza y otra para el resfriado, y ambas contienen paracetamol-, puedes dañar tu hígado.

Comprueba la dosis y la cantidad que puedes tomar en un día. Respete esos límites y no tendrás problemas.

7. Grasas trans

Las grasas trans son grasas artificiales que se encuentran en algunos alimentos envasados y productos de panadería. (Las verás enumeradas como ingredientes «parcialmente hidrogenados»).

Una dieta rica en grasas trans hace que sea más probable que aumente de peso. Eso no es bueno para tu hígado. Comprueba la lista de ingredientes. Incluso si dice «0» gramos de grasas trans, puede tener una pequeña cantidad, y eso se suma.

8. Los errores ocurren

Un médico o una enfermera se pincha con una aguja que ha utilizado en un paciente. O las personas que se inyectan drogas ilegales comparten una aguja. La aguja no es el problema. Es lo que hay en ella.

La hepatitis C puede propagarse a través de la sangre. Incluso si sólo ha ocurrido una vez, o si tienes un alto riesgo por otras razones (como si tienes el VIH o tu madre tuvo hepatitis C mientras estaba embarazada de ti), deberías hacerte la prueba. También deberían hacerlo todas las personas nacidas entre 1945 y 1965.

9. Menos alcohol del que crees

Probablemente ya sabrás que beber demasiado es malo para el hígado. Pero tal vez no te dés cuenta de que «demasiado» puede ocurrir sin que seas un alcohólico o un adicto al alcohol. Es fácil beber más de lo que crees.

Muchos vasos pueden contener mucho más que una ración estándar, que son 125 ml de vino (eso es un poco más de media taza), 300 ml de una cerveza normal o 35 ml de licor. Si bebes, asegúrate de hacerlo con moderación, es decir, una bebida al día para las mujeres y hasta 2 al día para los hombres.

¿Le ha gustado el artículo sobre las cosas que hacen daño al hígado? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

9 Cosas sorprendentes que hacen daño al hígado

Fotografía: Canva

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!