Tener padres divorciados puede afectar su estilo de apego

Tener padres divorciados puede afectar su estilo de apego

Padres divorciados y estilo de apego

Un gran porcentaje de los matrimonios terminan en divorcio. Como cualquier forma de estructura paterna, ser hijo de un divorcio podría afectar los patrones de relación del niño como adulto, es decir, a su estilo de apego.

¿Qué estilo de apego podría desarrollar un hijo de un divorcio?

Tener una relación segura con los padres o cuidadores en la primera infancia es lo que crea un estilo de apego seguro, en el que una persona es capaz de confiar en los demás, permitir que otros confíen en ellos y, en general, formar relaciones saludables. Pero el divorcio por sí mismo no crea un estilo de apego inseguro.

PUBLICIDAD






«El estilo de apego está relacionado con lo que el niño experimentó antes, durante y después del divorcio«, dice el terapeuta Chamin Ajjan.

Esto significa que los efectos de un divorcio en el estilo de apego de un niño depende de si éste divorcio ha sido amistoso o lleno de tensión. Si los padres se comunican abiertamente con el niño a lo largo del proceso de divorcio, le dan seguridad, estabilidad y son amables el uno con el otro, Ajjan dice que el niño probablemente crecerá con un estilo de apego seguro. De hecho, puede que se sienta más saludable una vez que sus padres se separen y se establezca una nueva normalidad, añade.

Por otro lado, un divorcio con muchos conflictos, en el que el niño experimenta constantes peleas, mala comunicación, altos niveles de estrés y mensajes contradictorios sobre sus padres, puede llevar a una serie de estilos de apego inseguros, entre ellos:

PUBLICIDAD






  • Apego evitativo: Cuando un padre se involucra menos debido a los cambios en las situaciones de vida o a las batallas por la custodia, el niño puede sentirse abandonado y culpable. «Estos niños pueden desarrollar un estilo de apego ambivalente en el que se vuelven extremadamente independientes e incómodos cuando las relaciones se vuelven demasiado serias«, dice Ajjan. Esto se conoce como apego evitativo.
  • Apego desorganizado: Las situaciones de divorcio caóticas, negligentes o abusivas pueden hacer que el niño desarrolle un estilo de apego desorganizado. Según la terapeuta matrimonial y familiar María Sosa, este estilo de apego puede llevar a una necesidad de intimidad, con un profundo temor de acercarse demasiado y dejar entrar a los demás. «Hay una incongruencia y lo que podría ser categorizado como un empujar y tirar en términos de acercarse y evitar«, dice. «Pueden terminar las relaciones como una forma de evitar ser rechazados por su pareja en el futuro«.

Tener padres divorciados puede afectar su estilo de apego

Cómo puede afectar esto a las relaciones

Las personas que se vieron afectadas negativamente por el divorcio de sus padres y desarrollan un estilo de apego inseguro pueden quedar atascadas en un ciclo de una relación caótica tras otra, dice Ajjan. Otros resultados podrían incluir el evitar las relaciones íntimas por completo, dejar las relaciones tan pronto como se vuelven serias o volverse pegajosas y desconfiadas.

En algunos casos, Sosa dice que la gente se las arreglará bien con el divorcio de sus padres en la infancia pero que luego se verá más afectada en la edad adulta. A esto se le llama el efecto durmiente del divorcio. «Este efecto durmiente proviene de un estudio de investigación de Judith Wallerstein, de 25 años de edad, que sugiere que los hijos del divorcio, que pueden haber demostrado previamente que se adaptan y hacen frente a las cosas de forma positiva, pueden mostrar más tarde dificultades de adaptación en las relaciones románticas«, explica Sosa.

Las dificultades incluyen:

PUBLICIDAD






  • Preocupaciones por no ser amado.
  • Dificultad para formar y mantener relaciones.
  • Temores de abandono y traición.

«Sin embargo, el apego inseguro no es nuestro destino«, dice Sosa. «Aunque nuestra infancia nos haya conectado de cierta manera, somos capaces de volver a conectarnos.»

Conclusiones

Algunos niños divorciados experimentan una ruptura radicalmente positiva y mantienen relaciones sanas con sus padres, lo que resulta en un estilo de apego sano y seguro como adultos. Otros niños pueden ver a sus padres pasar por una ruptura más caótica y desarrollar un estilo de apego inseguro como resultado.

Sintonizar con sus comportamientos y sus patrones de relación puede ayudarle a identificar su estilo de apego y luego comenzar un proceso de curación si es necesario. «Un terapeuta puede ayudarte a identificar estos comportamientos y a idear estrategias para sanar de los traumas del pasado y crear nuevas formas de involucrarte en tus relaciones«, aconseja Ajjan.

La curación no ocurrirá de la noche a la mañana, pero es ciertamente posible.

¿Le ha gustado el artículo sobre padres divorciados y el estilo de apego? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Tener padres divorciados puede afectar su estilo de apego




El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Te ha gustado?

¡Síguenos en Facebook!



Síguenos en Pinterest

¡Somos más de 7.000!
Saludista

Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!