11 Cosas que tienes que saber sobre las muelas del juicio

11 Cosas que tienes que saber sobre las muelas del juicio

1. ¿Por qué ese nombre?

Las muelas del juicio no te harán más inteligente. Se llaman así porque suelen salir cuando eres mayor, entre los 17 y los 21 años. Estas muelas se encuentran en la parte posterior de la boca. Te salen dos arriba y dos abajo como parte de un juego completo de 32 dientes adultos.

2. Molares que faltan

Las muelas del juicio son molares, los dientes más duros y anchos que trituran los alimentos. Pero algunas personas no tienen todas las muelas del juicio. Son las que más comúnmente faltan en las bocas de los adultos. Algunos teorizan que nuestras mandíbulas han cambiado a lo largo de los años debido a los cambios en nuestra dieta.

PUBLICIDAD






3. Por qué las extraen

Es más probable que tengas problemas con estas muelas que con cualquier otro diente. Cada año se extraen unos 10 millones de muelas del juicio sólo en los EE.UU. Una de las razones principales es la impactación, cuando el diente no tiene suficiente espacio para salir de la encía como debería.

4. Otros problemas

La mayoría de las muelas del juicio con signos de enfermedad o problemas claros deben extraerse. Las razones incluyen:

  • Infección o caries.
  • Lesiones (tejido de aspecto anormal).
  • Daños en los dientes cercanos.
  • Pérdida de hueso alrededor de las raíces.
  • No hay suficiente espacio para cepillar y usar el hilo dental alrededor del diente.

11 Cosas que tienes que saber sobre las muelas del juicio

PUBLICIDAD






5. Posibles problemas posteriores

Algunos dentistas recomiendan sacarlos por precaución, ya que podrían causar problemas en el futuro:

  • Antes de que salga la muela, el saco de tejido que lo rodea puede crecer en forma de quiste, lo que puede provocar la pérdida de hueso en tu mandíbula.
  • Si el diente está de lado bajo la encía, puede destruir los dientes cercanos al comerse las raíces.
  • Las bacterias y la placa pueden acumularse alrededor de un diente que sólo está parcialmente fuera.

Sin embargo, muchos investigadores y expertos en salud pública no creen que sea una buena idea extraer dientes que por lo demás están sanos. Si tu dentista te lo sugiere y no estás seguro de si debes hacerlo, siempre puedes pedir una segunda opinión.

6. Extracción simple

La forma en que el dentista extrae la muela depende de lo lejos que esté de la encía. Si ha salido por completo, el dentista puede hacerlo. Puede anestesiarte las encías y luego utilizar una aguja para poner un anestésico más fuerte en la zona. Aflojarán el diente con una herramienta llamada elevador, y luego tirarán del diente con unas pinzas dentales, que parecen alicates. Limpiarán la zona y la taponarán con una gasa para detener el sangrado.

7. Qué esperar después de una extracción simple

Es probable que el primer día sangres un poco. También es posible que lo sientas dolorido e hinchado durante unos días. Los hematomas podrían tardar un poco más en desaparecer. No debes cepillarte ni enjuagarte los dientes durante 24 horas. Después, hacer gárgaras con agua salada tibia cada dos horas durante una semana.

PUBLICIDAD






8. Extracción quirúrgica

Si la muela está todavía por debajo de la línea de las encías, es probable que tengan que extraerla. Algunos dentistas pueden preferir remitir a un cirujano oral para este procedimiento, pero muchos dentistas realizan este procedimiento de forma rutinaria.

Durante la operación, es posible que te den un medicamento para adormecerte, de modo que no sientas dolor ni recuerdes mucho. El cirujano abrirá la encía y retirará el hueso del diente para llegar a la raíz. Es posible que tengan que cortar el diente en trozos para que el agujero sea lo más pequeño posible.

9. Después de la cirugía

Es una buena idea que te lleven a casa porque puedes estar aturdido por la medicina. Es posible que puedas controlar el dolor con medicamentos de venta libre o que el cirujano te recomiende analgésicos con receta, sobre todo si te han quitado algo de hueso.

10. Cuidados personales

Deberías poder retomar tus actividades normales al día siguiente. Para acelerar la curación y aliviar el dolor, puedes

  • Mantener una compresa fría contra la mandíbula de forma intermitente para aliviar el dolor y la hinchazón.
  • Intenta no escupir demasiado para no mover el coágulo de sangre que impide que la zona sangre.
  • Bebe mucha agua, pero mantente alejado del alcohol, las bebidas calientes o los refrescos durante 24 horas.
  • Es probable que no puedas abrir completamente la boca durante una semana. Limítate a los alimentos blandos que no molesten a la zona.
11. Posibles problemas posteriores

Es raro, pero el cirujano puede dañar algunos nervios al extraer las muelas inferiores. Eso puede dejar los labios, la lengua o la barbilla permanentemente adormecidos. En el caso de los dientes superiores, la cirugía puede dañar los senos paranasales, las cavidades que respiran aire bajo los ojos.

Si el coágulo desaparece demasiado pronto y deja expuestos los nervios y el hueso, puede producirse una dolorosa afección llamada alveolo seco. Esto puede ocurrir tanto con las extracciones simples como con las quirúrgicas.

Cuándo llamar a tu médico

Habla con tu dentista o cirujano de inmediato si:

  • Te cuesta respirar o tragar.
  • La sangre no deja de supurar después de uno o dos días, o el dolor dura más de una semana.
  • La cara o la mandíbula permanecen hinchadas durante más de unos días.
  • Tienes fiebre.
  • Sientes adormecimiento o notas pus u olores desagradables.

¿Le ha gustado el artículo sobre cosas que debes saber de las muelas del juicio? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

11 Cosas que tienes que saber sobre las muelas del juicio

Fotografía: Wikimedia
Fotografía: Wikimedia



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!