COVID-19 y tus riñones: Lo que debes saber

COVID-19 y tus riñones: Lo que debes saber

La mayoría de las personas que contraen COVID-19 mejoran en semanas o meses. Pero algunas personas desarrollan problemas pulmonares, cardíacos o cerebrales. Y esos no son los únicos órganos en riesgo.

Es posible que la COVID-19 provoque graves problemas renales. Y si ya vives con una enfermedad renal, es más probable que te enfermes gravemente. Esto es lo que necesitas saber para mantenerte a salvo.




Daño renal por COVID-19

Los riñones son dos órganos en forma de alubia debajo de tu caja torácica. Hay uno a cada lado de la columna vertebral. Hacen trabajos importantes para mantenerte sano, como:

  • Eliminar los desechos y el exceso de líquido de tu cuerpo a través de la orina.
  • Controlar la presión arterial.
  • Ayudar a producir glóbulos rojos que transportan oxígeno.

Las investigaciones sugieren que hasta la mitad de las personas hospitalizadas con COVID-19 sufren una lesión renal aguda. Se trata de un caso repentino de daño renal y, en algunos casos graves, de insuficiencia renal, que se produce en cuestión de horas o días. Provoca la acumulación de residuos en la sangre y puede ser mortal.

Algunos de los efectos secundarios relacionados con COVID-19 que podrían desempeñar un papel en una lesión renal aguda incluyen:




  • Daño a las células renales (o necrosis tubular aguda) con shock séptico.
  • Aumento de la coagulación de la sangre.
  • Posible infección directa del riñón.

Algunas personas no tienen ningún síntoma de una lesión renal aguda. Pero puede tener signos como:

  • No orinar lo suficiente.
  • Hinchazón en tobillos, piernas y alrededor de los ojos.
  • Cansancio.
  • Falta de aliento.
  • Sensación de confusión.
  • Náuseas.
  • Convulsiones o coma.
  • Presión o dolor en el pecho.

Si COVID-19 provoca una lesión renal aguda, los médicos tratarán ambas cosas. Algunas personas con una lesión renal aguda grave necesitan un tratamiento llamado diálisis. Éste limpia su sangre si sus riñones no pueden hacerlo.

Todavía es posible que tus riñones mejoren después de todo esto. Pero los expertos no están seguros de la frecuencia con la que ocurre. Los riñones de la mayoría de las personas no funcionan tan bien como solían hacerlo después de una lesión renal aguda relacionada con COVID-19.

Una vez que estés lo suficientemente bien como para dejar el hospital, tu médico puede sugerirte que veas a un nefrólogo, o médico del riñón. Ellos pueden ayudarte a reducir las posibilidades de padecer una enfermedad renal crónica.




COVID-19 y tus riñones: Lo que debes saber

Enfermedad renal y COVID-19

Es más probable que te enfermes gravemente por COVID si ya tienes una enfermedad renal. Por eso es aún más importante que te pongas la vacuna COVID-19 lo antes posible.

Otras medidas que puedes tomar para protegerte son:

  • Usar una mascarilla en interiores y exteriores si vas a estar cerca de otras personas fuera de tu familia inmediata que no estén vacunadas. (Puedes preguntar a tu médico qué es seguro para ti una vez que estés completamente vacunado).
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Mantener las distancias con los enfermos.
  • Evitar las grandes multitudes cuando sea posible.

Si estás en diálisis, no faltes a tus tratamientos. Sin embargo, avise a tu clínica con antelación si te sientes mal. Si has recibido un trasplante de riñón, sigue tu plan de tratamiento y sigue tomando los medicamentos antirrechazo según lo prescrito.

¿Le ha gustado el artículo sobre cómo puede afectar el COVID-19 a tus riñones? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

COVID-19 y tus riñones: Lo que debes saber

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!