Ansiedad por el dinero: 6 formas de encontrar alivio

Ansiedad por el dinero: 6 formas de encontrar alivio

Ansiedad por el dinero: introducción

¿Te preocupa el dinero? A muchísimas personas les preocupa; encuestas constantemente encuentran que las finanzas son una de las fuentes más comunes de ansiedad. Tal vez te preocupas por tener suficiente dinero para la jubilación. O tal vez estás viviendo al límite de tu sueldo y luchando por pagar tu alquiler o hipoteca a tiempo. El aumento de la deuda de las tarjetas de crédito sólo aumenta la inquietud.

La primera vez que me encontré con la ansiedad por el dinero fue cuando era niño, sintiendo el estrés de mi padre mientras intentaba llegar a fin de mes con cinco chicos y un ingreso. Recuerdo que mi madre pagaba los alimentos con cupones de comida, y conseguía nuestra ropa de un contenedor gratuito local.




Y aunque mi situación como adulto es diferente a la que experimentaron mis padres, he sentido el estrés y la incertidumbre de ser un trabajador autónomo. Es fácil imaginar lo frágil que es la posición de nuestra familia, y cómo una enfermedad o lesión grave podría perturbar gravemente la vida que compartimos.

También sé por experiencia personal y profesional que la ansiedad por el dinero no depende totalmente de la situación financiera. Hubo un tiempo en que ganaba más que ahora, pero me sentía más preocupado por nuestras finanzas. En el extremo opuesto, mientras crecía, vi a mis padres mantener la calma incluso cuando sus finanzas parecían desesperadamente apretadas, apoyándose en su fe (mi padre era sacerdote) y prestando atención a los versículos de la Biblia que les animaban a confiar en Dios para todas las cosas.

Durante mi trabajo clínico, he visto a pacientes mostrar una tremenda capacidad de recuperación frente a grandes presiones financieras, como ser despedidos del trabajo justo con la mediana edad, o no poder trabajar debido a la depresión u otra discapacidad.




Así que, si bien nuestra situación financiera real es una variable que puede desencadenar ansiedad por el dinero, hay maneras de manejar estas preocupaciones. Comprueba lo que sucede cuando se aplican algunas de las siguientes sugerencias.

Y nunca lo olvides: ni siquiera la ruina financiera sería el fin del mundo.

A menudo nos imaginamos que nuestra temida catástrofe financiera – ir a la bancarrota, perder nuestro trabajo, enfrentarnos a la ejecución hipotecaria de nuestra casa – significaría el fin de la vida, como un precipicio en el borde del mundo. Yo también me siento así. Cuando me preocupo por las consecuencias si ya no pudiera trabajar, mi imaginación normalmente se detiene en «… y entonces perderíamos nuestra casa«, lo que se siente como haber llegado al final. Y sin embargo, si eso sucediera realmente, sería simplemente un desafío que tendríamos que enfrentar juntos como una familia, como tantas familias lo han hecho.

El final que imaginamos sólo existe en nuestras mentes. En realidad, la vida continuará, y no importa lo que pueda suceder, habrá algo que vendrá después. En lugar de anticiparse a una conclusión terrible, puedes recordar que la vida es lo suficientemente grande como para contener sus temidos resultados financieros, y no terminará aunque se hagan realidad.




Ansiedad por el dinero: 6 formas de encontrar alivio

A continuación te damos 6 sugerencias para encontrar alivio a la ansiedad por el dinero.

1. Practica la gratitud hacia el dinero

El «Millonario Zen» Ken Honda describe la práctica del arigato con el dinero, lo que significa decir «gracias» cada vez que se da o se recibe. A través de esta práctica puedes desarrollar lo que él llama «dinero Feliz«, en el cual las emociones positivas están ligadas a tu dinero en lugar de miedo, culpa, resentimiento, etc.

Cuando nos pagan, podemos dar las gracias. Cuando pasamos el dinero a otra persona a cambio de algo que necesitamos, podemos agradecerlo. Cuando tenemos cuentas médicas inesperadas que agotan nuestros ahorros, podemos dar las gracias porque podemos pagar el cuidado de nosotros mismos o de nuestros familiares, y porque hay expertos médicos disponibles (yo mismo he tenido que usar esta en múltiples ocasiones). La gratitud es la muerte a la ansiedad por el dinero.

2. Haz un presupuesto

A veces la ansiedad por el dinero proviene de no saber a dónde va o cuánto tenemos realmente. Incluso podemos evitar hacer un presupuesto o llevar un registro de nuestros gastos debido a la ansiedad, como posponer una visita al médico porque tememos el diagnóstico.

Puedes detener este tipo de evasión apoyándote directamente en ella. No te preocupes si no estás seguro de por dónde empezar, hay muchos recursos disponibles para ayudar. Es probable que sientas más ansiedad al comenzar, lo cual es normal. A medida que te ciñas a ello y te familiarices con los detalles de tus finanzas,tu ansiedad disminuirá.

3. Busca más profundamente que el dinero

La ansiedad por el dinero normalmente apunta a algo más profundo. Puedes descubrir los miedos subyacentes que impulsan tu ansiedad financiera preguntando: ¿Qué sería lo peor que pasaría si ocurriera _____? Llena el espacio en blanco con lo que temes: perder tu trabajo, no poder pagar el alquiler, etc. Continúa preguntándote qué es lo peor de lo que temes hasta que encuentres tu miedo más profundo: ¿Acabar sin hogar? ¿Perder el respeto de tus amigos y familia?

Si nunca cuestionas tus ansiedades a nivel de superficie, la raíz real de tus preocupaciones permanecerá oculta y sin abordar. Una vez que identifiques el miedo más profundo, podrás abordarlo directamente (tal vez con la ayuda de un terapeuta). Por ejemplo, podrías descubrir creencias profundamente arraigadas sobre el hecho de no merecer ser feliz, o sobre el hecho de no ser fundamentalmente suficiente. Tus preocupaciones económicas pueden disminuir a medida que haces cambios reales en estas creencias fundamentales.

4. Construye tus relaciones

La mayor parte de nuestra preocupación por el dinero proviene de nuestro deseo de alcanzar algo llamado «seguridad financiera», en la que ya no nos preocupan nuestras finanzas. Desafortunadamente este tipo de seguridad es una ilusión. De hecho, a medida que nuestros ahorros e inversiones crecen, también lo hacen nuestras preocupaciones: ¿Qué pasa si el mercado de valores se desploma? ¿Qué pasa si el sistema financiero se hunde? Mientras tengamos fe en nuestra situación financiera, seguiremos teniendo motivos para preocuparnos.

El mejor seguro contra las calamidades financieras, aconseja Ken Honda, es invertir en nuestras relaciones. Mientras que el verdadero valor del dinero sólo proviene de cambiarlo por algo más como comida o ropa, las relaciones son intrínsecamente gratificantes. Y no importa lo que pase con nuestro dinero, las personas que realmente se preocupan por nosotros estarán ahí cuando las necesitemos. En un nivel muy práctico, podrían ofrecernos comida o un lugar para vivir en un momento de crisis. Las inversiones en relaciones son de bajo riesgo con una tasa de retorno muy alta.

5. Abierto a la incertidumbre

La ansiedad por el dinero proviene de la incertidumbre sobre el futuro y nuestra falta de control sobre cómo se desarrollarán las cosas. No sabemos si nuestra empresa se reducirá, o si la economía se hundirá, o si el cambio climático desencadenará una catástrofe económica. A menudo gastamos toneladas de energía tratando de imaginar el futuro y hacerlo coincidir con nuestros deseos. Estos esfuerzos por eliminar la incertidumbre y la ansiedad que conlleva son contraproducentes, ya que refuerzan nuestra creencia implícita de que debemos ser capaces de controlar lo incontrolable.

¿Por qué no dejar la lucha? La incertidumbre es lo que hace de la vida una aventura. De hecho, los resultados que tememos suelen ser mejores que los que esperábamos, como cuando una devastadora pérdida de trabajo termina por llevarnos a una carrera mucho más gratificante. En lugar de intentar borrar la incertidumbre sobre el futuro, podemos aceptarla.

6. Cambia tu perspectiva

La cultura popular está saturada de imágenes de felicidad, riqueza y éxito. Tus redes sociales probablemente también lo estén. Por lo tanto, es fácil empezar a pensar que «todo el mundo» está bien financieramente, y que sus preocupaciones son únicas y personales. Este imaginario contraste entre tu situación y la de los demás puede desencadenar no sólo ansiedad sino también envidia y resentimiento.

Puede ser útil considerar a aquellos que están peor que tú, y que darían su brazo derecho por tener tus preocupaciones de dinero. Sé por mí mismo que el «peor de los casos» de mis preocupaciones financieras está muy lejos del tipo de pobreza abyecta en la que viven y mueren innumerables personas: donde los niños mueren de hambre, la «clase media» vive en chabolas de hojalata y los sin techo mueren por la exposición a los elementos.

Finalmente, ten en cuenta que la alegría es siempre una opción, sin importar las circunstancias.

El psiquiatra Viktor Frankl llamó a «elegir la actitud de uno en cualquier conjunto de circunstancias» la «última de las libertades humanas«, un principio que aprendió a través de su experiencia en un campo de concentración nazi. Esta máxima se aplica perfectamente a nuestras preocupaciones financieras.

A medida que liberamos nuestras ansiedades sobre el dinero, podemos disfrutar más plenamente de lo que es nuestro. Determina hoy fijarte en todo lo que tienes, incluyendo la comida que comes, la ropa que usas y el hogar que te alberga. No importa lo que diga tu saldo bancario, disfrutar de tu vida será como ser verdaderamente rico.

¿Le ha gustado el artículo sobre ansiedad por el dinero? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Ansiedad por el dinero: 6 formas de encontrar alivio

Fotografía: Kyle Broad



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!