¿Son las alternativas a la carne realmente más saludables?

¿Son las alternativas a la carne realmente más saludables?

Las hamburguesas con base en plantas han recorrido un largo camino. Las versiones más recientes se ven, saben y chisporrotean como las de verdad. Lo mismo ocurre con las últimas versiones sin carne de «carne» picada, salchichas y nuggets de pollo. Son intercambios convincentes, pero, ¿son realmente mejores para ti? No es tan claro como parece.

Debido a que estos productos están tan cuidadosamente diseñados para imitar la carne y las aves de corral, la lista de ingredientes suele ser muy larga y termina por leerse más como algo de un laboratorio de alimentos que de la cocina de tu casa. El ingrediente principal es típicamente proteína aislada, hecha extrayendo proteína de cultivos como la soja o los guisantes. Los aceites como el de coco las hacen más jugosas. Los espesantes como la metilcelulosa los mantienen unidos. Los jugos y extractos de plantas, incluyendo la remolacha y el pimentón, dan a la carne de vacuno y de cerdo un rico color parecido al de la carne.




¿Son las alternativas a la carne realmente más saludables?

El resultado es algo que se calificaría como ultraprocesado – perfectamente bien de vez en cuando, pero idealmente no es un alimento básico de todos los días, ya que algunas investigaciones muestran que los alimentos ultra-procesados pueden aumentar el riesgo de cáncer y muerte prematura. De hecho, el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, que recomienda comer mayormente alimentos integrales y mínimamente procesados para reducir el riesgo de cáncer, sugiere los mismos límites de raciones para estos productos sin carne que para la carne roja: no más de 350/500 gramos a la semana (eso es aproximadamente 4-6 raciones por semana, con una salchicha sin carne o cuatro nuggets sin carne cada una contando como una ración).

Sin embargo, los productos sin carne tienen algunas ventajas. Son fuentes ricas en proteínas sin el colesterol presente en la carne (y algunos de ellos contienen fibra). Son una opción más sostenible que la carne y las aves, y debido a que son intercambios tan creíbles y se deslizan sin esfuerzo en recetas de cosas como tacos y espaguetis o albóndigas, hacen que sea bastante fácil para los carnívoros evitar la carne más a menudo.




Pero sigue siendo importante mirar las estadísticas y leer las etiquetas. Gracias al aceite usado para crear jugosidad, algunas (pero no todas) de estas carnes simuladas pueden tener un alto contenido de grasa saturada, aunque no está claro si la grasa saturada de aceites como el de coco tiene un impacto negativo en la salud del corazón. Algunas también tienen un alto contenido de sodio. En general, trata de elegir productos con listas de ingredientes más cortas y sencillas, y trátalos como si fueran alimentos empaquetados y procesados.

Un simulacro de carne que no debes limitar: tus propias hamburguesas vegetarianas hechas con alimentos como arroz, alubias, lentejas y champiñones. Obtendrás todos los beneficios para la salud de los alimentos integrales y sin aditivos adicionales. Y si tomas los ingredientes con bolsas reutilizables, es mucho mejor para el medio ambiente en comparación con las hamburguesas y nuggets procesados y empaquetados en plástico y cartón.

¿Le ha gustado el artículo sobre alternativas a la carne? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

¿Son las alternativas a la carne realmente más saludables?




Fotografía: Szabo Viktor

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!