Autopsias muestran microplásticos en los principales órganos humanos

Autopsias muestran microplásticos en los principales órganos humanos

Lo más probable es que trozos microscópicos de plástico se hayan instalado en los principales órganos filtrantes de nuestros cuerpos, según sugiere un nuevo estudio de laboratorio.

Los investigadores han encontrado pruebas de contaminación por plásticos en muestras de tejido tomadas de los pulmones, el hígado, el bazo y los riñones de cadáveres humanos donados.




«Hemos detectado estas sustancias químicas de los plásticos en todos y cada uno de los órganos que hemos investigado«, afirmó el investigador principal Rolf Halden, director del Centro de Biodiseño de Ingeniería de Salud Ambiental de la Universidad Estatal de Arizona (ASU).

Hace tiempo que se teme que las sustancias químicas de los plásticos puedan tener una amplia gama de efectos sobre la salud, desde diabetes y obesidad hasta disfunción sexual e infertilidad.

Pero la presencia de estas partículas microscópicas en los órganos principales también plantea la posibilidad de que puedan actuar como irritantes cancerígenos de forma muy similar al amianto, explicó Halden.




«No siempre es necesariamente la química lo que nos perjudica. A veces es la forma y la presencia de partículas extrañas en nuestro cuerpo«, dijo Halden. «Sabemos que la inhalación de amianto provoca una inflamación que puede ir seguida de cáncer«.

Autopsias muestran microplásticos en los principales órganos humanos

Investigaciones anteriores han demostrado que, de media, las personas ingieren unos 5 gramos de plástico cada semana, el equivalente a una tarjeta de crédito, dijo Dianna Cohen, directora general de la organización sin ánimo de lucro Plastic Pollution Coalition.

«Es alentador ver que se realiza una investigación cuantitativa de calidad en humanos para evaluar los efectos nocivos acumulados de estos microplásticos«, dijo Cohen sobre el nuevo estudio. «Por otro lado, es totalmente deprimente ver lo que los asesores científicos de nuestro campo nos han estado advirtiendo durante tanto tiempo sobre el consumo de plástico«.




Para este estudio, Halden y sus colegas analizaron 47 muestras de tejido proporcionadas por el Centro de Investigación de Enfermedades Neurodegenerativas Banner de la ASU, que ha creado un banco de cerebros y cuerpos de donantes como parte de su investigación de afecciones como la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores buscaban específicamente la presencia de partículas tan pequeñas que pudieran pasar del sistema digestivo al torrente sanguíneo, donde «circularían con el flujo sanguíneo y quedarían atrapadas en órganos de filtración como los pulmones, los riñones o el hígado«, explicó Halden.

El equipo desarrolló un procedimiento para extraer los microplásticos de las muestras de tejido y luego los analizó mediante una técnica llamada espectrometría.

Los microplásticos son fragmentos de plástico de menos de 5 milímetros de diámetro. Pero los investigadores también buscaban partículas nanoplásticas, con un diámetro de 1 micra o 0,001 mm. Un cabello humano tiene un diámetro de unas 50 micras.

Los resultados se presentaron en la reunión anual virtual de la American Chemical Society. Este tipo de investigaciones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por expertos.

El equipo de investigación ha utilizado su trabajo para crear una calculadora en Internet que ayudará a otros científicos a convertir la información sobre el recuento de partículas de plástico en unidades estándar de masa y superficie, lo que ayudará a evaluar cuánto plástico ha invadido órganos humanos específicos.

La calculadora «creará un atlas de la contaminación humana«, dijo Halden. «Queremos crear un mapa de exposición del cuerpo humano«.

Las personas que quieran evitar la ingesta de plástico no están de suerte, teniendo en cuenta todo el plástico que hay en el medio ambiente y que se tritura constantemente en partículas microscópicas, dijeron Halden y Cohen.

«Es imposible protegerse completamente de la ingestión de plástico«, dijo Cohen. «Se han medido microplásticos en el agua del grifo y en el agua embotellada, y en el aire que respiramos«.

Los alimentos también contienen partículas de microplásticos. La semana pasada, investigadores de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, y de la Universidad de Queensland, en Australia, encontraron plástico en muestras de cinco mariscos diferentes: ostras, gambas, calamares, cangrejos y sardinas, según un informe publicado el 12 de agosto en la revista Environmental Science & Technology.

«Pero se puede reducir la exposición simplemente pensando en lo reutilizable en lugar de lo desechable«, continúa Cohen. Por ejemplo, comprando la mayor cantidad posible de alimentos sin envasar y utilizando botellas de agua y otros utensilios de cerámica, metal u otros materiales no plásticos.

¿Le ha gustado el artículo sobre el peligro de los microplásticos? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Autopsias muestran microplásticos en los principales órganos humanos

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!