Mala circulación: Causas, síntomas y tratamiento

Mala circulación: Causas, síntomas y tratamiento

Mala circulación: introducción

Todos sabemos lo importante que es el sistema circulatorio. Todas las células del cuerpo necesitan nutrientes y oxígeno, y el sistema circulatorio se encarga de ello, además de eliminar los desechos de las células.

A través de una red de venas, arterias y capilares, la sangre recoge el oxígeno de los pulmones y lo transporta a todos los órganos del cuerpo; también transporta el dióxido de carbono a los pulmones, donde se exhala, y los nutrientes del intestino delgado a las células.

PUBLICIDAD






Por lo tanto, si la circulación sanguínea se ve obstaculizada, puede causar problemas graves como la mala cicatrización de las heridas y la muerte de los tejidos (gangrena) en la parte afectada.

Y si se obstruye el flujo sanguíneo al corazón se puede sufrir un infarto, mientras que si se obstruye el flujo al cerebro se puede sufrir un derrame cerebral. Veamos ahora los distintos factores que pueden obstaculizar el flujo sanguíneo y los signos que podrían alertarte de que tienes una mala circulación.

Mala circulación: Causas, síntomas y tratamiento

PUBLICIDAD






¿Qué puede causar una mala circulación sanguínea?

Hay varios factores que pueden provocar una mala circulación sanguínea:

  • La causa más común de la mala circulación sanguínea es la aterosclerosis, es decir, la acumulación de placa en los vasos sanguíneos que hace que las arterias se estrechen y endurezcan reduciendo el flujo sanguíneo. La aterosclerosis puede producirse en las arterias del cerebro (conocida como enfermedad cerebrovascular), del corazón (conocida como enfermedad arterial coronaria) o de otras partes del cuerpo como las piernas, los brazos, el estómago, etc. (conocida como enfermedad arterial periférica o EAP).
  • Un nivel elevado de azúcar en sangre (diabetes) puede debilitar y dañar los vasos sanguíneos y hacerlos más estrechos.
  • Los coágulos de sangre (trombos) en los vasos sanguíneos pueden obstruir el flujo de sangre.
  • Ciertas infecciones pueden dejar cicatrices en los vasos sanguíneos y provocar su estrechamiento. Por ejemplo, la salmonelosis o la sífilis.
  • La inflamación de las arterias (conocida como arteritis) también puede provocar una mala circulación sanguínea.
  • Una afección conocida como enfermedad de Raynaud puede provocar un estrechamiento temporal de los vasos sanguíneos en respuesta a factores como el estrés y el frío.
Síntomas de mala circulación

Estos son algunos de los síntomas de mala circulación a los que debes prestar atención:

  • Puedes sentir un dolor en las piernas cuando caminas, que generalmente se alivia después de descansar un rato. Esta afección, conocida como «claudicación intermitente», también puede sentirse como un calambre o una pesadez en las piernas.
  • El dolor que se agrava durante el ejercicio y se alivia cuando se descansa (normalmente se observa en las piernas) es un signo de mala circulación.
  • La debilidad muscular y el desgaste de los músculos pueden indicar una mala circulación.
  • Es posible que sientas frío en la parte del cuerpo afectada. Esta sensación de frío suele experimentarse en las manos, los brazos, las piernas y los pies. Y como las extremidades se sienten frías cuando no reciben suficiente sangre para calentarlas, esto es indicativo de una reducción del flujo sanguíneo.
  • También puede experimentar entumecimiento o sensación de hormigueo (como alfileres y agujas) en la parte afectada.
  • La piel puede cambiar de color y volverse más pálida o adquirir un tono azulado o violáceo. También es posible que algunas partes de la piel empiecen a ennegrecerse (gangrena). Esto indica la muerte del tejido debido a la falta de sangre. La piel también puede volverse más brillante.
  • Las uñas de los pies pueden volverse frágiles o crecer muy lentamente.
  • Podrías experimentar la pérdida de pelo en los pies y las piernas.
  • Podrían aparecer llagas que tardan en curarse en las piernas o los pies.
  • El estrechamiento de las arterias que suministran sangre a los genitales y la consiguiente reducción del flujo sanguíneo pueden provocar una disfunción eréctil en los hombres.
  • Si la circulación sanguínea en el cerebro comienza a disminuir, puede experimentar síntomas como confusión y mareos.

Busca atención médica inmediata si experimentas síntomas como dolores en el pecho, dolor de cabeza intenso, confusión repentina o pérdida de conciencia, ya que pueden ser indicativos de un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco.

¿Estás en riesgo?

La presión arterial alta, el colesterol elevado y la diabetes (alto nivel de azúcar en sangre) pueden aumentar el riesgo de mala circulación sanguínea. También pueden hacerlo el aumento de la edad (más de sesenta años), un estilo de vida sedentario y la obesidad. Y si fumas, puedes aumentar entre dos y seis veces las posibilidades de padecer una arteriopatía periférica.

PUBLICIDAD






¿Qué puedes hacer al respecto?

Tu médico puede recetarte medicamentos para tratar la aterosclerosis o prevenir los coágulos. También pueden utilizarse procedimientos quirúrgicos (por ejemplo, angioplastia, inserción de un stent o cirugía de bypass) para tratar los vasos sanguíneos estrechos. A continuación puedes ver algunas prácticas saludables que puedes adoptar para evitar la mala circulación sanguínea:

Llevar una dieta equilibrada

Llevar una dieta sana y equilibrada con cereales integrales, grasas saludables, carnes magras, pescado, productos lácteos bajos en grasa y mucha fruta y verdura puede ser útil.

Limite también la cantidad de azúcares añadidos, grasas saturadas y trans, sodio y alcohol que consumes. Esto puede reducir el riesgo de padecer enfermedades como la aterosclerosis, la diabetes y la hipertensión, que pueden tener un efecto adverso en la circulación sanguínea.

Opta por alimentos que reduzcan tu riesgo

Además de seguir una dieta sana y equilibrada, puedes aprovechar los alimentos específicos que pueden reducir el riesgo de mala circulación sanguínea. Por ejemplo, la fibra soluble de la avena y los garbanzos puede unirse al colesterol y eliminarlo del cuerpo antes de que estreche las arterias.

Por su parte, el jengibre y el ajo no sólo pueden reducir los niveles de colesterol, sino también la formación de coágulos. Por su parte, los nitratos del zumo de remolacha no sólo reducen la formación de coágulos, sino que también ayudan a disminuir la presión arterial, que es otro factor de riesgo de la mala circulación sanguínea.

Hacer ejercicio con regularidad

Abandonar el sedentarismo y realizar actividad física también puede controlar factores de riesgo como los niveles de colesterol, la presión arterial y la diabetes.

Hacer al menos dos horas y media de ejercicio aeróbico de intensidad moderada (por ejemplo, caminar a paso ligero) a la semana es una buena idea.

Y si tiene síntomas de arteriopatía periférica, recuerda que un plan de ejercicio supervisado recomendado por su médico ha resultado ser un tratamiento eficaz para los síntomas de esta enfermedad. En cualquier caso, habla con tu médico antes de iniciar un nuevo plan de ejercicios.

Dejar de fumar

Si fumas, puedes mejorar mucho tu salud si dejas de hacerlo. No sólo aumenta significativamente el riesgo de padecer enfermedades como la arteriopatía periférica, que causa problemas circulatorios, sino que también puede provocar cáncer.

¿Le ha gustado el artículo sobre la mala circulación? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Mala circulación: Causas, síntomas y tratamiento

Fotografía: Cassi Josh



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!