5 técnicas para detener la alimentación emocional

5 técnicas para detener la alimentación emocional

Alimentación emocional: introducción

Los humanos siempre han mostrado una tendencia a comer incluso cuando no hay hambre física. Aunque hay varias razones para esta acción, muchas personas lo hacen como un medio para aliviar el estrés y es ahí donde la alimentación emocional interviene de repente. En este escenario, un hábito común sería ir a por dulces y comida basura ya que es poco probable que sientan hambre después de comer. Estos alimentos poco saludables pueden terminar teniendo un pequeño impacto en la mejora del estado de ánimo, pero pueden tener muchos impactos negativos de varias maneras.

La alimentación emocional se puede detenida. Esta es la solución

Es fácil ir a por la bola de helado cuando se está en un mal estado mental, pero esos individuos no se dan cuenta de que la alimentación emocional no proporciona ninguna solución al problema. Veamos cómo resolver el problema.

PUBLICIDAD






Problemas con el estrés

Las personas pueden experimentar estrés en múltiples formas. La forma aguda de estrés viene cuando una persona pierde a un ser querido o incluso un trabajo. Esto puede ser bastante temporal y muy ocasionalmente. Un tipo más peligroso de este problema sería el estrés crónico, el cual aparece cuando una persona está en un matrimonio que no le gusta, si odia su trabajo, o si no tiene suficiente dinero para pagar las facturas.

Para aquellos que se preguntan «¿cómo detener la alimentación emocional?» es posible emplear técnicas específicas que pueden ayudar a reducir la alimentación emocional. A continuación se enumeran cinco.

5 técnicas para detener la alimentación emocional

PUBLICIDAD






1. Programar un horario

Aunque existen razones subyacentes para que un individuo consuma alimentos aunque no tenga hambre, es posible limitar la situación estableciendo un horario. Esto puede ser muy efectivo. El programa puede incluso incluir aperitivos para aplacar las ganas de comer durante un corto periodo de tiempo. Cualquier irregularidad en los hábitos alimenticios es una receta para el desastre, ya que puede llevar a comer en exceso y a comer al azar. Mucha gente tiende a hacer tres comidas al día y al menos dos tentempiés en varios puntos. El hambre real siempre comienza sólo tres horas después de consumir una comida. Durante este período, se puede optar por un pequeño tentempié para mantener el cuerpo en un estado suficiente.

Una vez que se han regulado los horarios de comida, el programa también puede ayudar a ajustar cualquier patrón de alimentación para evitar problemas. También puede proporcionar la liberación de la alimentación emocional. Por ejemplo, comer hasta muy tarde en la noche o evitar el desayuno puede conducir a irregularidades en el cuerpo. La creación de un horario puede ayudar a evitar tales inconsistencias. También puede ayudar a las personas a perder el peso que han soportado inadvertidamente debido a los malos hábitos alimenticios.

2. Conseguir distracción

La distracción es a menudo despreciada en nuestra sociedad. Se ve como un signo de bajos niveles de concentración y mal comportamiento. Puede ser un problema en casi todos los ámbitos de la vida, ya que la falta de concentración en una tarea específica puede llevar a fracasos con regularidad. Sin embargo, tal carácter podría beneficiar a los individuos que tratan de mantenerse alejados de la alimentación emocional. En lugar de centrarse en la comida basura como una forma de reducir el estrés, la distracción puede ser una gran arma para controlar las emociones. Puede ayudar a eliminar los pensamientos y acabar con cualquier idea de un tentempié que pueda ser comido sin pensar.

Si un individuo no se distrae de sus pensamientos tan rápidamente, es imperativo crear este hábito, al menos para evitar comer en exceso. Esto se puede hacer escribiendo una lista de cinco elementos que pueden ayudar a calmarlo. Por ejemplo, puede escribir cinco personas a las que se pueda llamar cuando estén bajo un período de estrés.

PUBLICIDAD






5 técnicas para detener la alimentación emocional

3. Evitar los lugares que ofrecen rutas para comer en exceso

Cada semana, una persona que tiene un problema de control emocional puede trazar un mapa donde espera ir durante la semana siguiente. Este mapa incluirá lugares de trabajo, opciones de entretenimiento y posibles desvíos. Por ejemplo, el mapa puede consistir en visitas al lugar de trabajo, citas con el médico, noche de cine, un viaje al centro comercial o al supermercado, y más. Ahora, habrá suficientes datos para identificar los lugares en los que es muy probable que haya comida emocional. Por ejemplo, una noche de cine a menudo puede asociarse con la alimentación emocional, ya que se abrirán opciones para comer de forma poco saludable.

Si hay señales de comer por estrés en un lugar específico, se debe evitar. También se pueden añadir lugares donde se pueda conseguir una opción de comida saludable. La disponibilidad de un menú en un mapa como Google maps o plataformas similares facilita la decisión de si un restaurante en particular ofrece una opción saludable.

4. Proporcionando auto-impulso

Un individuo que no puede dejar de comer es probable que sea objeto de muchas autocríticas. Es probable que se encuentre con una voz interior que le diga que es un fracasado que no puede hacer nada bien. Con el tiempo, estos comentarios fugaces de su mente terminan siendo como la lluvia ácida, que sigue cayendo sobre la cabeza. Esto erosionaría gradualmente sus cerebros de confianza en sí mismos. Estos individuos tienen grandes problemas para evitar el consumo de alimentos, incluso cuando no tienen hambre. Una forma de prevenir este problema es evitar la autocrítica y cambiar la crítica pasando a un modo de tercera persona.

Por ejemplo, el famoso jugador de baloncesto Lebron James decidió de manera curiosa en 2010 evitar dirigirse en primera persona cada vez que cometiera un error. En tales situaciones, acordí ir a la tercera persona refiriéndose con su propio nombre.

5. Aceptarse a sí mismo

Una razón común detrás de la alimentación por estrés es la sensación de insuficiencia dentro de uno mismo. Eliminar esta tendencia puede ser una gran manera de resolver el problema de la alimentación emocional. Es muy fácil sentirse agitado cuando hay muchas negaciones. Esta agitación puede llevar a mayores niveles de depresión y estrés. Una vez que una persona comienza a sentirse deprimida y ansiosa, inevitablemente recurre a la comida como una forma de mejorar y sentirse normal de nuevo. Esto se debe a los picos de azúcar que se producen como resultado del consumo excesivo de alimentos. Se puede prevenir esto evitando la agitación. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero el proceso de aceptarse a sí mismo y sus fracasos puede ser una gran manera de reducir el estrés.

En lugar de centrarse en las cosas negativas, una persona también puede mirar sus cosas positivas.

Conclusión

Todos estos pasos pueden ayudar a eliminar el problema de la alimentación, incluso cuando el cuerpo no siente hambre. Esta es una de las situaciones más peligrosas que afectan a los seres humanos, ya que es fácil engordar cuando las personas siguen estas rutinas de atracones. Una vez que se elimine la alimentación emocional, la gente puede esperar construir un estilo de vida saludable.

¿Le ha gustado el artículo sobre alimentación emocional? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

5 técnicas para detener la alimentación emocional

Fotografía: Icons8 Team
Fotografía: Sander Dalhuisen



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!