12 Formas de entrar en calor si siempre tienes frío

12 Formas de entrar en calor si siempre tienes frío

1. Mete la ropa en la secadora

Pocas cosas pueden quitarte el frío más rápidamente que ponerte la ropa recién salida de la secadora. Dale una vuelta corta justo antes de vestirte.

Tu cuerpo suele estar más caliente por la mañana, así que es una buena idea intentar conservar el calor. No durará para siempre, pero te dará un comienzo de día acogedor.




2. Consigue tus calorías

Tu cuerpo necesita quemar combustible para mantener la temperatura corporal, especialmente cuando hace frío. Intenta hacer al menos una comida caliente al día, y trata de comer una variedad de frutas, verduras y otros alimentos no procesados.

12 Formas de entrar en calor si siempre tienes frío

3. Usa calcetines en la cama

Puede parecer gracioso, pero es mejor que tener los dedos de los pies azules. No sólo te ayudará a calentar todo el cuerpo, sino que los pies calientes también parecen indicar a tu cerebro que es hora de dormir. Si no te convence esta moda para dormir, camina con unas acogedoras zapatillas durante una hora antes de acostarte.




4. Elige tu pijama con cuidado

Duerme con tejidos suaves y flexibles. La franela te mantendrá calentito, pero sigue respirando para que no pases demasiado calor ni te mojes con el sudor. La seda también puede ser cálida, pero quizá no respire tan bien. Si tienes mucho frío, la ropa interior larga e incluso un gorro, o «gorro de noche», pueden ayudarte.

5. Consigue tu hierro y vitamina B12

Si no tienes suficiente hierro y vitamina B12, puedes sufrir anemia, lo que significa que tienes muy pocos glóbulos rojos para transportar el oxígeno por tu cuerpo. Eso puede hacer que te sientas frío.

Algunas personas no obtienen suficiente B12 de los alimentos o no la absorben fácilmente. Las mujeres embarazadas a veces tienen niveles más bajos de hierro, porque su cuerpo utiliza más de lo habitual. Consigue B12 en el pollo, los huevos o el pescado. Obtén hierro de las aves de corral, el cerdo, el marisco, los garbanzos y las verduras de hoja verde.

6. Vístete a capas

Unas cuantas capas ligeras te abrigan mejor que una sola pesada. Empieza con algo fino, como la ropa interior térmica que evacua la humedad. Añade un aislante, como una chaqueta de plumas o un jersey de lana, en el centro. Utiliza un cortavientos como capa exterior.




Tres capas parecen ser el punto ideal, pero puedes ajustarlas. Sólo tienes que añadir otra capa si sigues teniendo frío y quitarte una cuando tengas calor.

7. Calienta tu colchón

Una manta eléctrica desperdicia la mitad de tu calor hacia el techo. Además, puede amontonarse. En cambio, un cubrecolchón térmico se ajusta como una sábana. Como no se mueve tanto, es probable que no se desgaste tan rápida o fácilmente como una manta.

8. Dale sabor a tu vida

¿Notas un poco de sudor en tu frente cuando comes esos jalapeños extra en tu sitio de tacos favorito? Eso es porque la comida picante literalmente calienta tu cuerpo.

No hay nada malo en ello, a no ser que tengas problemas estomacales como las úlceras. De hecho, una dieta picante puede ser buena para ti. Pero no te excedas, especialmente si notas que no te sientes bien después.

9. Enchufar los calefactores

Pueden ayudar a calentar áreas más pequeñas. Elige una unidad que se adapte a su espacio y propósito. Un modelo de «convección» con ventilador puede ser mejor para calentar toda una habitación.

Un modelo «radiante» es mejor para calentar un lugar específico. Colócalo en una superficie plana, lejos de personas en movimiento. Mantén alejados a los animales domésticos y a los niños. Enchufa los calefactores eléctricos directamente en la pared y busca un interruptor de seguridad que lo apague cuando se vuelque.

10. Mueve tu cuerpo

Sal a caminar o a correr. Si hace demasiado frío en el exterior, ve al gimnasio o haz saltos, flexiones u otros ejercicios en el interior.

No sólo te hará entrar en calor, sino que te ayudará a desarrollar y mantener tus músculos, que también queman calorías y producen calor corporal. Si estás lo suficientemente sano para ello, el ejercicio vigoroso puede incluso elevar tu temperatura corporal central, al menos durante un tiempo.

11. Date un tiempo

Tómate unas dos semanas para adaptarte a un nuevo lugar mucho más frío de lo que estás acostumbrado. Esto puede ser más difícil a medida que envejeces o si tienes muy poca grasa corporal.

Algunos medicamentos, como los que se toman para las alergias o el asma, también pueden ser un obstáculo. Las personas que pasan mucho tiempo al aire libre suelen acostumbrarse más fácilmente a los cambios bruscos de temperatura.

12. Compra las botas adecuadas

Que tu calzado esté aislado no significa necesariamente que te mantenga caliente. Las botas que no están bien selladas contra la humedad pueden convertirse en bloques de hielo.

Busca una clasificación IPX alta. IPX-8 es el más alto. Significa que podrías sumergir toda la bota en el agua y tu pie se mantendría seco. Y asegúrate de comprarlas lo suficientemente grandes para que quepan unos calcetines de lana gruesos.

Mantén el control

Informa a tu médico si eres más sensible al frío que en el pasado. Podría ser un síntoma de un problema de nutrición, de los glóbulos rojos (anemia), de los vasos sanguíneos, de la glándula tiroides o del termostato del cerebro. Intenta anotar la frecuencia con la que ocurre, la duración y si empeora. Es posible que tu médico te haga algunas pruebas para determinar la causa.

¿Le ha gustado el artículo sobre las formas de entrar en calor? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

12 Formas de entrar en calor si siempre tienes frío




El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!