¿Qué es la dieta del pepino?

¿Qué es la dieta del pepino?

Justo cuando creía que lo había oído todo, descubrí que la dieta del pepino estaba de moda. Como suena, este plan de pérdida de peso rápida implica comer una gran cantidad de pepinos durante un período de una a dos semanas.

Aunque los pepinos son saludables, ya que proporcionan vitamina C, magnesio y potasio, la premisa principal de la dieta es que son bajos en calorías (alrededor de 20 por medio), y altos en agua, con unos pocos gramos de fibra extra.




También requieren de masticación, y el volumen ocupa espacio en el estómago. Por todas estas razones los pepinos básicamente desplazan a otros alimentos.

No parece haber un sitio web, libro o blog principal que contenga una guía definitiva de la dieta del pepino, y no existen reglas estrictas. Pero por lo que he visto en Internet, generalmente implica las siguientes pautas:

  • Comer pepinos en cada comida y aperitivo. Comer tanto como puedas, y tanto como quieras.
  • Haz las comidas con pepino, como un batido de pepino y una ensalada de pepino.
  • Añade proteínas magras en el desayuno, almuerzo y cena, como huevos duros, yogur griego, requesón, atún o pollo.
  • Usa pequeñas cantidades de grasa buena, como aceite de oliva o semillas de lino.
  • Si es necesario, añade pequeñas porciones de carbohidratos saludables, como arroz integral, patatas o fruta.
  • Incluye otras verduras bajas en calorías, como tomates, espinacas y apio.

¿Qué es la dieta del pepino?




Varios sitios web y blogs que he visitado hacen afirmaciones diferentes acerca de la cantidad de peso que se pierde en un período de tiempo determinado. Uno se jactaba de haber perdido 7 kilos en una sola semana. ¿Suena demasiado bueno para ser verdad? Probablemente lo sea. Y apostaría a que los resultados no se mantendrán.

Cuando se limita la dieta tan severamente, la mayor parte del peso que se pierde se compone de agua y glucógeno. Este último son los carbohidratos que el cuerpo almacena en el hígado y los músculos. El agotamiento del glucógeno y la pérdida de peso del agua cambia el número en la balanza. Después de todo, sólo dos tazas de agua pesan medio kilo. Pero tan pronto como reanudes una dieta normal (porque seamos sinceros, esto es totalmente insostenible), es probable que recuperes todo el peso perdido y vuelvas a llenar tus vaqueros.

Me han preguntado si este enfoque es más saludable que, por ejemplo, una limpieza con sólo un zumo líquido. Lo es, debido a la adición de proteínas, grasas saludables y pequeñas porciones de unos pocos carbohidratos buenos. Pero sigue siendo una solución rápida que no es probable que produzca resultados duraderos y, incluso a corto plazo, te cambia en varios nutrientes clave.

Para ser honesto, mi primer pensamiento cuando escuché sobre esta dieta fue: suena como un desorden alimenticio disfrazado. Llenarse de alimentos bajos en calorías, como pepino, apio y lechuga, es una táctica común en las personas con trastornos alimentarios. En mi experiencia, estas prácticas no son nutritivas y resultan en una sensación de privación, irritabilidad, mal humor, fatiga e incluso depresión.




El patrón también suele llevar a un exceso de comida de rebote, que puede ir seguido de culpa, y a una vuelta a la dieta estricta u otra forma de compensación, como el ejercicio excesivo, o incluso el uso de laxantes o píldoras de dieta, o el tabaquismo. Este círculo tortuoso, tanto físico como emocional, mantiene a las personas en una relación poco saludable con la comida y no pueden mantener un peso saludable. Si crees que puedes estar en riesgo de esta montaña rusa, o ya estás en ella, no adoptes la dieta del pepino.

Si estás tentada de intentarlo como una forma de adelgazar rápidamente para un evento próximo o romper un patrón de alimentación caótico, considera algunas otras opciones.

En lugar de llenarte de pepinos, intenta un enfoque más equilibrado. Recorta los alimentos procesados hechos con azúcar y carbohidratos refinados, y come pequeñas raciones de una lista más larga de buenos carbohidratos, incluyendo cereales integrales, verduras con almidón y fruta.

Come proteínas magras en cada comida, incluyendo legumbres (alubias, lentejas, guisantes, garbanzos) como una opción basada en las plantas. Amplía el rango y el tamaño de las raciones de grasas saludables para incluir el aguacate, los frutos secos y las semillas.

Y permítete pequeños caprichos, como el chocolate negro, u otras golosinas que no puedas vivir sin ellas. Claro, es posible que no pierdas peso tan rápido. Pero cuidarás mejor de tu cuerpo y tu mente y elegirás un camino al que pueda atenerse. Lento y constante puede no ser atractivo, pero es mucho más sano y sostenible.

¿Le ha gustado el artículo sobre la dieta del pepino? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

¿Qué es la dieta del pepino?

Fotografía: Markus Winkler



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!