¿Eres un pensador crónico? 3 consejos para dejar de pensar demasiado

¿Eres un pensador crónico? 3 consejos para dejar de pensar demasiado

La importancia de dejar de pensar demasiado

Hay una clara diferencia entre pensar en una situación y obsesionarse con ella. Pensar en exceso es una estrategia que suelen poner en práctica las personas con ansiedad para sentirse más en control de una situación.

El problema de pensar en exceso es que, en ese intento de «resolverlo», la persona se distrae de sentir sus emociones, y puede llegar a ser francamente agotador.




Si luchas con los pensamientos rumiantes, la psicóloga clínica Julie Smith, recomienda probar estos tres consejos tangibles para romper el hábito y dejar de pensar:

1. Toma conciencia de cuándo lo estás haciendo

Cada vez que te sorprendas a ti mismo rumiando o potencialmente obsesionado con un pensamiento, experiencia o miedo persistente, toma conciencia de ese proceso. «No puedes dejar de hacer algo si lo haces en piloto automático«, dice en TikTok.

La mejor manera de crear esta conciencia es escribir un diario al final de cada día, dice. Este proceso debería ayudarte a detectar tus pensamientos excesivos cuando se produzcan y poder interferir antes de que se conviertan en algo demasiado agotador para tu mente.




Repetir este mantra de la autora de espiritualidad Shannon Kaiser, también puede ayudar a sofocar el impulso de pensar en exceso:

«Me doy un cambio de imagen mental pasando de mi cabeza a mi corazón. Me conecto a mi fuente de energía, que es el amor y la luz. Elijo sentir mi respuesta y proceder con claridad. No hay nada que analizar o hacer sino sentir mi respuesta. Mi corazón me llevará a la claridad, y confío en su sabiduría«.

¿Eres un pensador crónico? 3 consejos para dejar de pensar demasiado

2. Aférrate al momento presente

Tanto si estás rumiando una primera cita incómoda como si te preocupas por una próxima presentación en el trabajo, el pensamiento excesivo tiende a estar centrado en el futuro o en el pasado; rara vez se centra en el presente.




«Utilizar algo como la atención plena puede ayudarte a practicar la elección de dónde centrar tu atención«, dice Smith. Traer de vuelta al ‘aquí y ahora’ evitará que te fijes en las cosas que no puedes cambiar.

3. Aporta equilibrio a tus pensamientos

Aunque el exceso de pensamientos puede empezar de forma benigna, a menudo se convierte en metástasis en el peor de los escenarios.

«Tendemos a pensar en exceso cuando estamos ansiosos, y es entonces cuando nuestra mente se vuelve catastrófica«, explica Smith. Equilibra esos pensamientos con el resultado alternativo, que es el mejor de los casos, sugiere. Aunque no cambiará necesariamente el resultado de las cosas, evitará que te quedes en el miedo.

Conclusión

Pensar demasiado es un efecto secundario común de la ansiedad que puede convertirse fácilmente en un hábito. Para romper el ciclo, primero hay que ser consciente de que lo estás haciendo, intentar anclarte en el momento presente y equilibrar tus pensamientos.

¿Le ha gustado el artículo sobre cómo dejar de pensar demasiado? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

¿Eres un pensador crónico? 3 consejos para dejar de pensar demasiado

Fotografía: Canva

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!