5 Señales de una relación tóxica

5 Señales de una relación tóxica

Señales de una relación tóxica: introducción

Incluso las mejores relaciones tienen sus momentos difíciles. En mi propia vida he pasado por momentos difíciles con mis padres, hermanos y cónyuge, y afortunadamente estas dificultades no tienen por qué significar el fin de una relación. Cuando una relación es fundamentalmente sólida, trabajar juntos en un conflicto, incluso si es complicado, puede hacer que la relación sea más fuerte.

Pero si la relación no está pasando por una mala racha, si es verdaderamente tóxica, hay poco que ganar y mucho que perder al permanecer en ella. Entonces, ¿cómo se puede diferenciar una relación con altibajos normales de una relación tóxica?

PUBLICIDAD






5 Señales de una relación tóxica

1. Abuso emocional

Una de las grandes distinciones entre un período difícil y una relación tóxica es la presencia de abuso emocional. Las personas que se aman pueden decir cosas en el calor de una discusión que son hirientes, incluso crueles, pero estos episodios no son la norma. Son incidentes aislados de ataques de ira o defensivos, en lugar de ser parte de un patrón más amplio.

Por el contrario, el abuso emocional es un tema común en una relación tóxica. Tal vez la persona te ridiculiza o te menosprecia, o te critica constantemente. Puede que incluso te culped de los ataques y piensed que te los mereces, ya que el abuso emocional erosiona tu sentido de valor.

PUBLICIDAD






2. Gas de luz

¿Te das cuenta de que te estás cuestionando constantemente en una relación? La luz de gas (gaslighting por su término en inglés) es una forma de abuso emocional que te hace cuestionar tu propia realidad. Por ejemplo, puedes decirle a un compañero de trabajo que no está haciendo su trabajo en un proyecto, pero se las arregla para convencerte de que eres tú el que no está haciendo lo suficiente.

De una forma u otra, «te hacen dudar de tu propio conocimiento interno«, dijo Renee Linnell, quien describió su escape de un culto manipulador y de la luz de gas en sus memorias, The Burn Zone. «Es lo que hacen la mayoría de las relaciones tóxicas: tienes la intuición de que tu pareja te está engañando, y luego la pareja dice: ‘No, no, yo nunca haría eso, simplemente estás loco’«. Y de repente estás a la defensiva, teniendo que explicar por qué estás siendo ‘paranoico'». Los que generan luz de gas son hábiles para enmascarar su manipulación, haciendo difícil reconocerla y escapar de ella.

3. Refuerzo intermitente

Los generadores de «luz de gas» y otras personas manipuladoras a menudo te mantienen encerrado en un ciclo de tira y afloja tratándote bien de vez en cuando, y mal el resto del tiempo. Es posible que descubras que tu pareja te ignora con frecuencia, lo que hace que te cuestiones la relación e incluso tu autoestima; y luego, justo cuando estás a punto de abandonar la relación, de repente te muestran una atención positiva, y se siente tan bien. Puede que te digas a ti mismo que las cosas van a ser diferentes ahora, y que pongas excusas por su comportamiento pasado, pero luego vuelven a actuar como si no existieras.

Décadas de investigación sobre cómo aprendemos han demostrado que este patrón, lo que los científicos llaman «refuerzo intermitente«, es una manera poderosa de hacernos seguir trabajando por una recompensa, como la atención de nuestra pareja. Es la misma dinámica que hace que una rata hambrienta presione una palanca una y otra vez hasta que consigue una bolita de comida. Nunca sabemos cuándo llegará la próxima recompensa, así que seguimos intentándolo. Es agotador y desconcertante.

PUBLICIDAD






4. Aislamiento social

Ten cuidado con las personas que intentan aislarte socialmente – criticando a tu familia, tratando de distanciarte de tus amigos, incluso tratando de aislarte de un pasado que no los incluye. Limitar tu contacto con el mundo exterior es una forma de que puedan controlarte a ti y a tu experiencia, y definir tu realidad.

«Es una parte importante del control mental«, dijo Linnell, reflexionando sobre la táctica de aislamiento usada en la secta de la que escapó. Los líderes del grupo requerían que los miembros se aislaran de su familia, sus amigos, e incluso de las actividades que amaban.

«Sin darme cuenta, estaba dejando de lado toda mi estructura de apoyo«, dijo, lo que significaba perder la base que encontramos cuando estamos con personas que conocemos desde la infancia. Sin estas conexiones, «tu relación con el manipulador se convierte en la nueva norma, y así ellos realmente tienen el control«.

5. Desalentarte de ser tú mismo

Cuando estás en una relación sana, la otra persona te quiere por lo que eres. Te animan a ser tú mismo, tal vez una «mejor versión» de ti mismo, pero fundamentalmente tú. Incluso podríamos decir que eso es lo que es el amor: ayudar a alguien a crecer más plenamente en la persona que realmente es.

Por el contrario, una relación tóxica te dicen que nunca eres lo suficientemente bueno y que necesitas ser otra persona. Linnell describió que le dijeron que necesitaba ser «una versión despojada y estéril» de sí misma, y dejar atrás todo lo que la hacía única. Afortunadamente, se dio cuenta de que «la versión iluminada de nosotros mismos es la versión más ruidosa, brillante y verdadera de cada uno de nosotros«.

Si reconoces tu propia relación en cualquiera de estas descripciones, considera si es necesario ponerle fin. No será necesariamente fácil, una relación tóxica puede tener un final tóxico, así que toma las precauciones necesarias para asegurar una salida segura. Aunque sea difícil en ese momento, tu bienestar mental, emocional y espiritual vale la pena.

¿Le ha gustado el artículo sobre las señales de una relación tóxica? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

5 Señales de una relación tóxica




El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!