Con qué frecuencia debes limpiar las cosas de tu casa

Con qué frecuencia debes limpiar las cosas de tu casa

La importancia de la frecuencia

¿Te preguntas si tu limpieza está a la altura? ¿Cuándo es el momento de reemplazar ciertos artículos? ¿Limpias tus utensilios de limpieza?

Tenemos consejos sobre algunos lugares y cosas comunes y otros no tan obvios de los que debes ocuparte en toda tu casa para ayudar a mantenerla limpia y sana.




Teléfono inteligente: Diario

Tocas tu teléfono innumerables veces al día. Y las huellas que dejas en la pantalla son una trampa de grasa para la suciedad y los gérmenes. Acostúmbrate a limpiarlo al menos una vez al día. Límpiala más a menudo si te expones al COVID-19 o a la gripe. Los estudios demuestran que el alcohol es lo mejor para eliminar las bacterias, pero consulta con el fabricante de tu dispositivo para ver qué recomienda para evitar daños. Limpia también la funda.

Mostradores de la cocina: Diario

El problema de las encimeras sucias no es tanto lo que se ve como lo que no se ve. Limpiar y desinfectar las superficies de la cocina después de cada uso asegura que los gérmenes de la cena de anoche no acaben en tu próximo sándwich.

Lavavajillas: Mensualmente

Con el paso del tiempo, la acumulación en el lavavajillas puede impedir que la vajilla reciba la limpieza que necesita y merece. Una vez al mes, echa una taza de bicarbonato de sodio en el fondo y pon 1/2 taza de vinagre blanco en la rejilla superior; luego haz un ciclo normal.




Frigorífico: Trimestralmente

Las sobras olvidadas en el fondo de la nevera pueden dejar esporas de moho después de haberlas tirado. Para mantener los gérmenes a raya, vacía el frigorífico cada 3 ó 4 meses y limpia los estantes y las paredes con una cucharada de bicarbonato disuelta en un litro de agua. Aclara y deja secar antes de volver a colocar los alimentos.

Suelo de la cocina: Semanalmente

Si tienes niños, lo más probable es que tengas que barrer después de cada comida. Pero a menos que haya un derrame pegajoso, la fregona y el cubo pueden pasar una semana entre rondas.

Alfombras: Semanalmente

Aspira las alfombras grandes y mete en la lavadora las alfombras pequeñas y los felpudos una vez a la semana. Mantener limpios los revestimientos del suelo es fundamental para reducir los desencadenantes de alergias en su casa.

Muebles: Mensualmente

Los derrames deben limpiarse de inmediato, pero para el mantenimiento de la tapicería, basta con aspirar una vez al mes los cojines y los rincones. La limpieza a vapor una vez al año, más o menos, también puede prolongar la vida de sus muebles y mantenerlos bien sentados.




Objetos y cosas: Semanalmente

Cualquier lugar en el que se deposite el polvo necesita una limpieza regular con un paño de microfibra o un trapo suave y húmedo: estanterías, baratijas, marcos de fotos, bases de lámparas, espejos, mesas auxiliares… ya te haces una idea.

Mando de la televisión: Semanalmente

Primero quita las pilas. A continuación, utiliza bastoncillos de algodón humedecidos en agua jabonosa suave para eliminar las huellas dactilares pegajosas y aceitosas y la suciedad de los botones. Límpialo todo con una solución de una parte de vinagre y dos de agua para eliminar las bacterias. Asegúrate de que el compartimento de las pilas está seco antes de volver a encenderlo.

Ventiladores de techo: Trimestralmente

Estos colectores de polvo que zumban también acumulan grasa cuando están en la cocina. Puedes pasarles un trapo cada vez que notes que se acumulan, pero utiliza un paño húmedo y un limpiador multiuso para limpiar bien las aspas y el cuerpo cada pocos meses.

Ventanas: Trimestralmente

Limpia las persianas y los postigos durante tu limpieza semanal, pero aborda la suciedad de larga duración en las lamas cada 3-4 meses con agua tibia y jabón. Retira las cortinas una vez por temporada y pásalas por la lavadora.

Aseos: Diariamente

Cuanto más acción vea su trono de porcelana en un día, más razones tendrás para echar un chorro de tu limpiador preferido en la taza y darle una pasada con un cepillo de mango largo. Deja la limpieza más profunda para tu ronda semanal.

Toallas de baño: Cada pocos usos

Lava tu toalla o coge una nueva después de tres o cuatro duchas normales, más a menudo si haces mucho ejercicio. Cuelga las toallas húmedas cuando termines para que se aireen y no den lugar a la aparición de moho, hongos y bacterias en un lugar oscuro y húmedo.

Con qué frecuencia debes limpiar las cosas de tu casa

Cortina de la ducha: Mensualmente

Una cortina de plástico, o el forro de plástico de una cortina de tela, debe recibir un baño con agua tibia y bicarbonato de sodio una vez al mes para eliminar los restos de jabón y evitar el moho. Si tu ducha no se utiliza mucho, puedes alargarlo a una vez al trimestre. Rociarla con un limpiador después de cada ducha y pasarle un trapo semanalmente cuando limpies el baño también ayudará.

Cepillo de dientes: Trimestralmente

Después de unos meses, las cerdas se desgastan demasiado para funcionar como deberían. Si ves que se deshilachan antes, es una señal para cambiar.

Hojas de afeitar: 5-7 usos

¿Sabías que una cuchilla desafilada provoca más cortes e irritaciones que una afilada? Empieza con una cuchilla nueva cada semana o así, si te afeitas a diario, para mantenerte (y parecer) afilada.

Brochas de maquillaje: Semanal y mensualmente

Los aplicadores, como las esponjas y las brochas, pueden ser un caldo de cultivo para las bacterias. Recogen la suciedad, el polvo y todo lo que flota en el aire, así como en tu piel. Lava los pinceles para el maquillaje húmedo una vez a la semana; los pinceles para el maquillaje seco, mensualmente. Un jabón suave y agua tibia, seguidos de una sesión de secado nocturno, te permitirán pasar de la suciedad al glamour.

Sujetadores: Cada pocos usos

Tanto si les das «días de descanso» para que recuperen su forma y elasticidad, como si los usas varias veces seguidas, lo mejor es dar un buen lavado a los sujetadores después de haberlos usado unas tres veces. Pero si has estado sudando, no esperes tanto tiempo.

Sábanas: Semanalmente

La regla general es lavar la ropa de cama una vez a la semana con agua lo suficientemente caliente como para matar las bacterias (alrededor de 60º C), y secar en secadora. Tus hábitos de sueño deberían determinar tu calendario. Por ejemplo, los animales domésticos, los sudores nocturnos y los bocadillos de medianoche en la cama significan que tendrás que cambiarlas antes. Alternar entre dos juegos de sábanas puede facilitar el ritmo.

Almohadas: De 2 a 4 veces al año

Tira las almohadas (y los cojines) a la lavadora en caliente cada 3-6 meses para eliminar las bacterias y mantenerlas frescas.

Lo mismo ocurre con el edredón. Si es demasiado grande para meterlo en la lavadora de casa, llévalo a una lavandería con lavadoras de tamaño comercial extragrande o llévalo a un profesional.

Colchón: Dos veces al año

A menos que sea nuevo, tu colchón es probablemente el hogar de millones de ácaros del polvo. Un buen aspirado semestral puede ayudar a aspirar esos pequeños bichos, así como las células muertas de la piel que has estado desprendiendo y que los mantienen bien alimentados.

Lavadora: Trimestralmente

Cualquier electrodoméstico que utilice agua corre el riesgo de sufrir moho. Limpia la puerta y la junta de goma de una lavadora de carga frontal después de cada carga de lavado. Realiza una limpieza más profunda de tu lavadora cada 3-4 meses añadiendo 1 taza de lejía y ejecutando un ciclo caliente (sin ropa) para desinfectar.

Humidificador: Cada 3 días

Cuando tu humidificador esté produciendo humedad sin parar, sustituye el agua a diario. Límpialo con una solución de peróxido de hidrógeno al 3%, o con el desinfectante que recomiende el fabricante, cada 3 días para evitar los depósitos minerales y la acumulación de películas. Cambia el filtro regularmente, según las instrucciones.

Filtros de aire: Mensualmente

Sustituye los filtros de partículas pequeñas de los sistemas centrales de calefacción y refrigeración una vez al mes para mantener su capacidad de purificación del aire. Lo mismo ocurre con los filtros de los aparatos de aire acondicionado de las habitaciones.

Conductos de aire: Según sea necesario

Si todos los habitantes de tu casa están sanos, no es necesario limpiar los conductos con regularidad. No hay pruebas de que evite problemas, y si se hace de forma incorrecta, podría causarlos. La suciedad del interior suele pegarse y quedarse. Pasa la aspiradora o retira y limpia las rejillas cuando observes una acumulación normal de polvo. Sin embargo, si tiene moho, roedores o insectos, o ves que salen cosas por los conductos de ventilación, es hora de hacer algo.

Chimenea: Anualmente

Evita los problemas tóxicos del monóxido de carbono, los humos y el hollín haciendo una inspección anual de la chimenea. Un deshollinador certificado puede comprobar si hay problemas y limpiar cualquier acumulación.

¿Le ha gustado el artículo sobre la frencuencia para limpiar las cosas de su casa? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Con qué frecuencia debes limpiar las cosas de tu casa

Fotografía: Canva

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!