5 maneras de mejorar la calidad del aire en su dormitorio

5 maneras de mejorar la calidad del aire en su dormitorio

Cómo mejorar la calidad del aire del dormitorio

El aire que respiramos influye mucho en nuestra salud. De hecho, mantener una buena calidad del aire es importante, ya que es un factor crucial en lo que respecta al impacto del asma en los niños.

Mientras te esfuerzas por mantener a tu(s) hijo(s) libre(s) de enfermedades, la primera y más sencilla forma de hacerlo es mejorando la calidad del aire del dormitorio. Sigue leyendo para saber qué elementos del aire del dormitorio pueden afectar negativamente a tu hijo y cómo mejorar estas condiciones.




5 maneras de mejorar la calidad del aire en su dormitorio

1. Eliminar todas las cucarachas

Muchos de nosotros odiamos incluso pensar en las cucarachas, pero pueden estar al acecho en los rincones de su dormitorio. Si tu hijo sufre de alergias o asma, debe tomar las medidas esenciales para identificar las cucarachas y eliminarlas de su casa para asegurarse de que su hijo mantiene una buena salud.

Los cuerpos descompuestos y las heces de las cucarachas producen materiales diminutos que circulan por el aire y, para muchas personas, respirar este aire puede aliviar los síntomas de la alergia. Evita que esto ocurra eliminando el desorden, limpiando los restos de comida y, en casos graves, llamando a un exterminador profesional para eliminar toda posibilidad de cucarachas en tu casa.




2. Mantener alejados los ácaros del polvo

Para eliminar los ácaros del polvo, debes eliminar todo el desorden. Al igual que las cucarachas, los ácaros del polvo se desarrollan en entornos desordenados. Además, elimina cualquier objeto con superficies porosas, como los juguetes de felpa, ya que los ácaros se acumulan en las superficies blandas y porosas.

Los ácaros del polvo también prosperan en las células de nuestra piel, por lo que acaban acumulándose en la ropa de cama y dificultan la respiración de las personas asmáticas. Este problema puede resolverse utilizando una funda de colchón de material no poroso o hipoalergénico. Estas fundas se pueden lavar con frecuencia y se pueden secar a altas temperaturas, lo que es necesario para eliminar los ácaros del polvo.

3. Mantener una humedad saludable

La humedad influye mucho en la presencia de alérgenos y desempeña un papel importante en la calidad del aire interior. Cuando el aire es húmedo, es más difícil y pesado de respirar debido a la presencia de moho, ácaros y hongos.

El aire húmedo también favorece el crecimiento de moho y hongos. Por eso es muy importante utilizar un deshumidificador para mantener los niveles de humedad al 50% o menos. Esto no sólo significará que hay menos partículas en el aire, sino también que hay menos posibilidades de que los alérgenos entren en los pulmones de tu(s) hijo(s). El aire deshumidificado también evitará la aparición de moho.




4. Eliminar la caspa de las mascotas

Al igual que nuestro pelo, el pelaje de los gatos y los perros también transporta suciedad, polvo y polen. Muchos animales también desprenden caspa, que es una de las principales causas de las alergias y desencadena los síntomas del asma.

Para reducir la cantidad de caspa en el dormitorio, la primera medida que puedes tomar es mantener a las mascotas alejadas, si es posible. Además, mantén a sus mascotas bien aseadas para que suelten menos caspa.

Lavar la ropa de cama con frecuencia también ayuda a reducir la caspa de las mascotas que se lleva al dormitorio. También puede utilizar un filtro HEPA (filtro de aire de partículas de alta eficacia) para atrapar el mayor número posible de alérgenos ambientales, entre los que se encuentra la caspa de las mascotas, y eliminarlos por completo de su casa.

5. Reduce el uso de productos químicos y fragancias

El uso excesivo de vapores de interior puede tener un impacto negativo en las personas que sufren de asma. Aunque hay muchas fragancias y productos químicos que no son alérgenos, pueden causar irritación y síntomas de alergia, que incluyen el desencadenamiento del asma también.

Para reducir cualquier reacción causada por los productos químicos y las fragancias, se pueden tener en cuenta algunos consejos. En primer lugar, puede cambiar al uso de sábanas de algodón, que es orgánico e hipoalergénico y ayuda a eliminar cualquier residuo químico en la fibra que pueda desencadenar los síntomas del asma.

En segundo lugar, puede dejar de utilizar productos para el cuidado de la piel, como jabones y lociones que incluyan ciertas fragancias. En tercer lugar, evite rociar ambientadores químicos o quemar velas aromáticas y, en su lugar, utilice difusores y velas de aceites esenciales suaves.

Con estos consejos en mente, puedes promover una calidad de aire saludable en tu dormitorio, hacer que tu(s) hijo(s) se mantenga(n) alejado(s) del asma y la alergia y también, ayudarles a dormir tranquilos y a crecer más fuertes.

¿Le ha gustado el artículo sobre cómo mejorar la calidad del aire ? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

5 maneras de mejorar la calidad del aire en su dormitorio

Fotografía: Freepik
Fotografía: Wikimedia

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!