El riesgo de disfunción eréctil es 6 veces mayor en los hombres con COVID-19

El riesgo de disfunción eréctil es 6 veces mayor en los hombres con COVID-19

La COVID-19 aumenta el riesgo de desarrollar disfunción eréctil (DE) en casi seis veces, según los datos del primer estudio que investiga la asociación entre la DE y la COVID-19 en hombres jóvenes en un entorno real.

Las cifras preliminares también indicaban que tener DE también aumentaba la susceptibilidad de los hombres a la infección por SARS-CoV-2. Los hombres con disfunción eréctil tienen más de cinco veces más probabilidades de tener COVID-19.

PUBLICIDAD






En el caso de los hombres con antecedentes de COVID-19, el riesgo estimado de desarrollar disfunción eréctil era 5,66 más alto. Estas cifras se mantuvieron incluso después de considerar otros factores.

El estudio, dirigido por el Dr. Emmanuele A. Jannini, profesor de endocrinología y sexología médica de la Universidad de Roma Tor Vergata (Roma, Italia), se publicó el 20 de marzo en Andrology.

El riesgo de disfunción eréctil es 6 veces mayor en los hombres con COVID-19

PUBLICIDAD






«Mascarilla para mantenerse»

La disfunción eréctil puede ser una complicación tanto a corto como a largo plazo de COVID-19, sugiere Jannini.

«Cuando se les ofrezca, los hombres deberían vacunarse contra el COVID. Además, da un nuevo significado al uso de la mascarilla: mascarilla para mantenersee», dice. «Posiblemente tenga el beneficio añadido de prevenir la disfunción sexual«.

Señala que la edad avanzada, la diabetes, el índice de masa corporal (IMC) elevado y el tabaquismo aumentan el riesgo de contraer COVID-19.

PUBLICIDAD






«Estos son los mismos que los factores de riesgo de la disfunción eréctil. Los resultados de nuestro estudio coinciden con los mecanismos fisiopatológicos que vinculan la disfunción eréctil, la disfunción endotelial y la COVID-19. Básicamente, la disfunción endotelial es común en ambas condiciones [COVID-19 y DE]«.

«Nos gustaría encontrar algún tipo de biomarcador de la disfunción endotelial (una forma de enfermedad arterial coronaria) después de la COVID, porque parece que hay muchas secuelas que coexisten durante mucho tiempo después de la infección«, añadió Jannini. «Preguntar a un paciente si tiene disfunción eréctil después de la COVID podría proporcionar una medida del bienestar sistémico«.

El doctor Allan Pacey, catedrático de andrología de la Universidad de Sheffield (Reino Unido), acogió con satisfacción la investigación y señaló: «Parece un estudio bien realizado. Sin embargo, por el momento, la relación es sólo una correlación, y podría ser que algunas de las comorbilidades que aumentaron las posibilidades de que los hombres contrajeran una infección significativa por COVID-19 también hubieran aumentado de forma independiente sus posibilidades de padecer disfunción eréctil«.

«Pero los autores ofrecen un mecanismo plausible por el que COVID-19 puede repercutir directamente en la función eréctil«, coincide Pacey. Y añade: «Hay más trabajo por hacer«.

«También diría que es una buena razón más para que los hombres lleven una mascarilla, practiquen el distanciamiento social y tomen la vacuna cuando se les ofrezca«.

El Dr. John Mulhall, urólogo del Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering de Nueva York, señaló: «Se trata de un estudio muy preliminar, pero los datos sugieren una posible relación entre la infección por COVID-19 y la disfunción eréctil«.

«Sin embargo, plantea suficientes interrogantes como para que se requieran más análisis de gran tamaño y a más largo plazo para definir la causalidad. Serán necesarios futuros estudios que evalúen los niveles de testosterona y la hemodinámica eréctil para aportar pruebas definitivas de una relación causal«, subrayó.

Los problemas de erección son un «sello distintivo» de la enfermedad coronaria no obstructiva.

Investigaciones anteriores han sugerido que la COVID-19 asintomática podría estar asociada a problemas no detectados en los vasos sanguíneos pequeños con efectos a largo plazo en el sistema cardiovascular.

«De hecho, la COVID-19 es a todas luces una enfermedad endotelial en la que las manifestaciones sistémicas… pueden deberse potencialmente a alteraciones del equilibrio trombótico/fibrinolítico endotelial«, subrayó Jannini. Añadió que estas células funcionan de forma similar a como lo hace el SARS-CoV-2 cuando ataca a las células del huésped.

«La disfunción eréctil se ha considerado a menudo un sello distintivo de la disfunción endotelial y, como tal, también se ha postulado una posible asociación entre la disfunción eréctil y el COVID-19, que ha servido de base para la investigación de este estudio«, explicó.

El estudio se basó en el hecho de que la disfunción eréctil suele considerarse un marcador clínico del deterioro del estado de salud general, que a menudo presenta eventos cardiovasculares a una edad temprana. Su objetivo era investigar la conexión cruzada entre la COVID-19 y la DE. Se preguntaba si la DE podría ser un factor de riesgo para contraer COVID-19 y si tener COVID-19 predispone a desarrollar DE.

«Esto podría sugerir que los hombres con disfunción eréctil, debido a las condiciones subyacentes que deterioran la respuesta eréctil, también podrían ser más susceptibles de contraer COVID-19«, dijo Jannini.

Los datos se extrajeron de la encuesta en línea Sex@COVID, que se realizó del 7 de abril al 4 de mayo de 2020 en Italia. La encuesta incluyó a 6.821 participantes de 18 años o más (4.177 mujeres; 2.644 hombres; edad media, 32,83 ± 11,24 años). Se dividieron en función del estado civil y la actividad sexual durante el confinamiento.

De estos participantes, se identificaron 985 hombres sexualmente activos, entre los cuales 25 (2,54%) declararon haber dado positivo a COVID-19. Estas personas fueron emparejadas con 75 hombres negativos al COVID-19.

Los investigadores tuvieron en cuenta los efectos del confinamiento y el distanciamiento social en la salud intrapsíquica, relacional y sexual de los participantes.

La función eréctil se midió con el Índice Internacional de Función Eréctil o el Inventario de Salud Sexual para Hombres, que suelen utilizarse en entornos clínicos. A la luz de la interacción bidireccional entre la actividad sexual y el bienestar psicológico, los resultados se ajustaron por cualquier influencia de ansiedad y depresión, que se midieron con escalas reconocidas para su uso en pacientes con antecedentes de COVID-19.

Los resultados mostraron que la prevalencia de la disfunción eréctil era significativamente mayor entre los hombres que declaraban tener antecedentes de COVID-19 en comparación con una población coincidente negativa a la COVID (28% frente a 9,33%).

Tras ajustar por las variables que se considera que influyen en el desarrollo de la DE, como el estado psicológico, la edad y el IMC, la ratio de probabilidad de desarrollar DE tras haber tenido COVID-19 fue del 5,66%.

Asimismo, tras ajustar por edad e IMC, los hombres con DE tenían un 5,27% más de probabilidades de padecer COVID-19.

Los autores señalan que las personas que experimentan una aparición o un empeoramiento repentino de la disfunción eréctil también podrían considerar la posibilidad de ponerse en cuarentena como medida de precaución o someterse a las pruebas de COVID-19. Advirtieron que el virus podría actuar como un posible desencadenante de la aparición de la disfunción eréctil o convertirse en un factor agravante de su progresión hacia formas más graves.

Del mismo modo, los pacientes con disfunción eréctil «deberían considerar su deterioro eréctil como un signo de posibles afecciones subyacentes que podrían aumentar la probabilidad de padecer COVID-19«, escriben.

Mulhall destacó varias limitaciones del estudio, como su carácter retrospectivo, el sesgo de recuerdo asociado al uso de cuestionarios en Internet y la inclusión de diagnósticos de COVID-19 que se basaron en la respuesta a la encuesta y no en pruebas con hisopos nasofaríngeos. Además, los datos de comorbilidad eran incompletos, y no se indicaba la duración después de la infección por COVID-19, la gravedad de la COVID-19 o la gravedad del SUH.

¿Le ha gustado el artículo sobre la posible relación entre las disfunción eréctil y el COVID-19? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

El riesgo de disfunción eréctil es 6 veces mayor en los hombres con COVID-19

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!