¿Qué es la dieta inversa? Un nutricionista lo explica

¿Qué es la dieta inversa? Un nutricionista lo explica

Dieta inversa: introducción

Cuando escuché por primera vez de la dieta inversa, me confundí con la terminología. Mi suposición inicial fue que de alguna manera implicaba la pérdida de peso comiendo más en lugar de menos. En cambio, la dieta inversa se trata de cómo añadir calorías después de que termina una dieta. Aquí hay un resumen de cómo se lleva a cabo, y mis pensamientos sobre por qué no es necesario si se trata de perder peso de manera segura y sostenible.

Cómo funciona la dieta inversa

La dieta inversa es esencialmente lo que se debe hacer después de una dieta restrictiva. Digamos que has reducido tu ingesta de calorías a un mínimo de 1.200 por día para perder peso, y posteriormente has perdido algunos kilos. Los partidarios de la dieta inversa sugieren que se aumente gradualmente la ingesta de calorías en 50-100 calorías por semana durante unas 4-10 semanas, en lugar de simplemente volver al patrón de alimentación anterior a la dieta. Las personas que abogan por este enfoque afirman que puede ayudar a aumentar el metabolismo, normalizar las hormonas del hambre y reducir el riesgo de atracones o de una rápida recuperación de peso.




¿Qué dice la investigación sobre la dieta inversa?

No hay ninguna investigación específica sobre la dieta inversa. Algunos de los estudios utilizados para apoyar esta práctica se basan en los impactos negativos de la dieta en la tasa metabólica y el equilibrio hormonal. Pero eso es muy diferente de un estudio controlado que aplica la dieta inversa a un grupo en comparación con un grupo de control, con el fin de examinar resultados como los cambios en el metabolismo, los niveles hormonales u otros factores.

¿Qué es la dieta inversa? Un nutricionista lo explica

Por qué la dieta inversa es innecesaria

La principal razón por la que no es necesario hacer una dieta inversa es porque, para empezar, se deben evitar las dietas estrictas o bajas en calorías. Aunque una dieta baja en calorías puede resultar en la pérdida de peso para algunos, también puede desencadenar efectos secundarios físicos y emocionales, incluyendo la falta de nutrientes, irritabilidad, mal humor o depresión, fatiga y pensamientos obsesivos sobre la comida y el peso.




Además, el recuento de calorías es tedioso y estresante para muchas personas. Un estudio descubrió que seguir una dieta de 1.200 calorías y controlar las calorías aumentaba los niveles de cortisol, una hormona del estrés que se sabe que aumenta la grasa del vientre. En el mismo estudio, aquellos a los que no se les pidió que limitaran sus calorías pero se les exigió que las controlaran experimentaron un aumento de los niveles de estrés percibidos.

Cómo perder peso sin una dieta estricta

Los enfoques tradicionales de pérdida de peso que se centran en las calorías que entran y las que salen están obsoletos. Con mis clientes de la práctica privada, me concentro en la calidad de los alimentos, el equilibrio y el tiempo de las comidas, y factores como sintonizar las señales de hambre y plenitud y abordar la alimentación emocional.

En términos de calidad, se ha demostrado que reemplazar los alimentos procesados por alimentos enteros aumenta la quema de calorías después de las comidas. Esto significa que cambiar algo como un pastel o un cereal azucarado por la mañana por avena con bayas y nueces puede tener un impacto positivo en la pérdida de peso, incluso sin centrarse en las calorías. También se ha demostrado que los alimentos procesados afectan a las bacterias intestinales de manera que influyen en el control del peso. Esta es una de las razones por las que simplemente comer más vegetales, aumentar la fibra y ajustar los horarios de las comidas puede llevar a la pérdida de peso sin necesidad de privarse.

Cuando mis clientes que luchan con la alimentación emocional empiezan a encontrar herramientas saludables para hacer frente a la situación que no implican alimentos, su consumo de calorías disminuye automáticamente, no basado en reglas o números, sino en un cambio en su relación con los alimentos. En otras palabras, la dieta no es la única forma de perder peso, y ciertamente no es el enfoque más exitoso o sostenible.




En resumen: Seguir una dieta estricta con un control calórico continuo durante uno o dos meses mediante una dieta inversa (especialmente con incrementos tan pequeños que requieren un seguimiento preciso) aumenta el estrés. Además, no hay pruebas de que la dieta inversa ayude a mantener la pérdida de peso a largo plazo. La pérdida de peso saludable proviene de cambios sostenibles en el estilo de vida que nutren adecuadamente el cuerpo. Cualquier método que utilice para perder peso no debería requerir una dieta después de la dieta. También debería optimizar su bienestar general, sin comprometerlo.

¿Le ha gustado el artículo sobre la dieta inversa? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

¿Qué es la dieta inversa? Un nutricionista lo explica

Fotografía: Angela Bailey

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!