Las 11 cosas más peligrosas de los hospitales y los consultorios médicos

Las 11 cosas más peligrosas de los hospitales y los consultorios médicos

Algunas de las cosas más peligrosas de los hospitales

¿Sabías que un hospital es una de las principales fuentes de contagios de todo tipo de infecciones? Consulta qué cosas son las más peligrosas de hospitales y consultorios médicos.

1. Manos

Las manos limpias son importantes para controlar la propagación de gérmenes. Sin embargo, los investigadores han descubierto que, por término medio, el personal sanitario se las limpia menos de la mitad de las veces que debería. Esto aumenta el riesgo de infección cuando se acude a la consulta del médico o a un hospital. ¿Qué puedes hacer? Pide a tu médico que se lave antes de atenderte.

PUBLICIDAD






2. Juguetes en la sala de espera

En la consulta del pediatra de tu hijo, los libros, juegos y juguetes de la sala de espera pueden ser portadores de los mismos gérmenes que los niños que los tocan.

Los peluches pueden ser los peores, porque son más difíciles de limpiar. ¿La mejor opción? Traer un juguete de casa para mantener a los niños ocupados durante la espera.

3. Estetoscopios

El estetoscopio de tu médico podría estar cubierto de bacterias, incluidas algunas resistentes a los antibióticos. En un estudio, más de la mitad de los trabajadores no habían limpiado nunca esta pieza estándar del equipo.

PUBLICIDAD






El riesgo de contraer una infección de este modo es probablemente bajo. Pero las probabilidades se reducen aún más si se desinfecta el diafragma, la parte que entra en contacto con la piel.

4. Flores y plantas

Las flores cortadas en jarrones y las plantas en macetas alegran la habitación del hospital o la sala de espera del médico. Pero el agua y la tierra pueden albergar muchas bacterias.

¿Podrías contraer una infección de estas fuentes? Probablemente no te pase nada, pero para tener más cuidado, no las tengas en la mesilla de noche.

Las 11 cosas más peligrosas de los hospitales y los consultorios médicos

PUBLICIDAD






5. Abrigos y corbatas

Aunque la clásica imagen de un médico con bata blanca puede reconfortar a algunas personas, este atuendo también proporciona un entorno amigable para los microbios.

Un estudio reveló que las corbatas de los médicos albergaban bacterias. La bata blanca también suele estar contaminada. Una posible explicación: La gente limpia esas prendas con menos frecuencia que las batas.

6. Equipo de ultrasonidos

Los investigadores que examinaron el equipo de ultrasonidos encontraron bacterias en casi todas partes: la sonda, el cable, los mandos de control, el teclado del ordenador, el gel y su frasco.

Incluso cuando la parte que te toca está cubierta por plástico, el resto de la herramienta probablemente no se desinfectó entre pacientes. Es posible que un trabajador sanitario pueda recoger gérmenes y transmitirlos.

7. ¿Qué hay en tu historial?

Muchas personas manipulan la carpeta que contiene tu historial médico: médicos, enfermeras y otros miembros del personal. Estudios realizados en unidades de cuidados intensivos descubrieron que hasta el 90% de las carpetas estaban contaminadas con bacterias.

Entre los microbios estaba el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), que causa infecciones especialmente difíciles de tratar.

8. Teléfonos

Los trabajadores de los hospitales utilizan mucho los teléfonos móviles, sobre todo en las unidades de cuidados intensivos, para comunicarse con otros departamentos.

Los investigadores han descubierto que los dispositivos están cubiertos de bacterias, incluidas las resistentes a los medicamentos. En un estudio, una llamada telefónica de un minuto fue suficiente para transferir gérmenes a manos que antes estaban limpias.

9. Camas y sábanas

¿Cómo de higiénica es tu habitación de hospital? Los investigadores afirman que la limpieza habitual entre pacientes no siempre elimina los gérmenes de los colchones.

Las infecciones por hongos en un centro pediátrico se remontan a la ropa de cama. Las cortinas de privacidad y las barandillas de las camas son otros lugares en los que los patógenos pueden permanecer.

10. Bolígrafos

A menos que se limpie regularmente con alcohol o desinfectante de manos, ese bolígrafo de la recepción puede estar cubierto de gérmenes.

Un estudio ha descubierto que, cuando no se limpian entre un uso y otro, los instrumentos de escritura utilizados por el personal sanitario y los pacientes del hospital albergan bacterias. Uno con empuñadura de goma puede ser el más germinal de todos: El patógeno Staphylococcus aureus puede sobrevivir 48 horas en esa superficie.

11. Suelos

Los suelos de las habitaciones de los hospitales están a veces cubiertos de bacterias. Cualquier cosa que caiga para entrar en contacto -como el botón de llamada, por ejemplo- corre el riesgo de transferir esos gérmenes a las manos.

Los estudios demuestran que las moquetas de los centros sanitarios albergan agentes patógenos, aunque hay pocas pruebas de que la salud de las personas se vea perjudicada por ellas.

¿Qué se puede hacer?

La medida más importante que puede tomar es lavarse las manos (o utilizar un desinfectante embotellado) después de tocar superficies que puedan estar contaminadas, como los botones de los ascensores y los pomos de las puertas.

Y evita tocarte la cara, ya que la boca, la nariz y los ojos son grandes vías de entrada de bacterias y virus. Y no tengas reparo en pedir a un médico, enfermero u otro profesional que se lave las manos antes de examinarte.

¿Le ha gustado el artículo sobre las cosas más peligrosas de los hospitales? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Las 11 cosas más peligrosas de los hospitales y los consultorios médicos




El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!