3 razones por las que atraes a personas tóxicas (y cómo dejar de hacerlo)

3 razones por las que atraes a personas tóxicas (y cómo dejar de hacerlo)

¿Tiendes a atraer la negatividad? ¿Sales a menudo con personas tóxicas? ¿Quizás te juntas con la gente equivocada? ¿Sientes a menudo que se aprovechan de ti?

Si has respondido afirmativamente a alguna de estas preguntas, entonces puede que estés atrayendo a estas personas hacia ti. Aunque el comportamiento de otras personas nunca es culpa tuya, deberías ser consciente de cómo estás fomentando inadvertidamente que estos malos individuos graviten hacia ti.

PUBLICIDAD






Aquí hay 3 razones por las que atraes a las personas tóxicas, y formas de repelerlas.

1. ERES DEMASIADO GENEROSO CON TU TIEMPO

La generosidad es, para la mayoría, un rasgo positivo. Significa que sacas tiempo para los demás y estás dispuesto a sacrificar parte de tu tiempo libre -o incluso ocupado- por ellos, ¡entonces la gente va a apreciar lo mucho que haces! Bueno… la mayoría lo hará, al menos.

Desgraciadamente, el inconveniente de la generosidad es que siempre habrá personas que intenten aprovecharse de ella. Las personas tóxicas se sienten naturalmente atraídas por quienes pueden utilizar, y tu generosidad puede ser utilizada en tu contra por las personas equivocadas.

PUBLICIDAD






PIENSA EN ELLO. COSAS DE LA GENTE TÓXICA EN TU VIDA:

  • ¿Esperan que respondas a todos sus mensajes y llamadas lo antes posible?
  • ¿Tienden a ponerte repetidamente en situaciones en las que tienes que abandonar tus propios compromisos por ellos?
  • ¿Parece que esperan de forma casi natural que cumplas sus exigencias y peticiones?
  • ¿Se resienten, se enfadan o se molestan cuando no les dedicas tu tiempo o cuando estableces un límite poco frecuente?

Los individuos tóxicos pueden ser muy buenos para parecer inocentes al aumentar gradualmente sus expectativas sobre ti de una manera que puedes no notar. Primero, piden que los cubras cada dos semanas, luego cada semana, luego cada pocos días. No es raro que las personas tóxicas se pongan a sí mismas en primer lugar, pero se comprometen con los rasgos positivos suficientes para que pienses bien de ellas. El problema con esto es que ocurrirá tan lentamente que te sentirás poco razonable por tener un problema con esto, para empezar.

Entonces, ¿qué hacer al respecto? Para repeler a las personas tóxicas que se sienten atraídas por tu generosidad, necesitas establecer límites de los que no puedan aprovecharse. Aquí tienes algunos consejos:

– TOMA NOTA DE TUS EMOCIONES

PUBLICIDAD






Ponte en contacto con lo que sientes. Ser consciente de las emociones que rodean tus interacciones con los demás te dará la información que necesitas para determinar cuándo necesitas poner un freno a las cosas. Si algo te hace sentir mal, incómodo o molesto, es el momento de comunicar cómo te sientes.

– PONER LÍMITES A TU TIEMPO

Tu tiempo es valioso y, aunque seas generoso con él, debes recordar que no todo el mundo se merece parte de él. Sé selectivo con quien das tu tiempo y pon límites a la cantidad de tiempo que darás a los demás. Es mucho más sano así.

– HAZTE UN HUECO PARA TI

Debe haber tiempo para ti todos los días, y un tiempo más largo para ti cuando tengas días libres. Estos tiempos no son negociables y no debes cederlos a nadie con quien no quieras realmente pasar tu tiempo. Aunque puede haber circunstancias atenuantes ocasionales, en la mayoría de los casos, deberías poder disponer de este tiempo para un poco de tiempo para ti.

– MEJORA EL ESTABLECIMIENTO DE LÍMITES VERBALES

Aprender a comunicar tus límites de tiempo es importante, especialmente con las personas tóxicas que encontrarán la manera de interpretar cualquier negativa como un acuerdo.

«Tengo que ir a cenar en diez minutos, así que hagamos esto rápido«, «estoy atado ahora mismo pero podemos hablar después del trabajo«, «no quiero hacer eso esta noche» o «tengo compromisos previos este fin de semana» son ejemplos de formas de establecer límites claros a tu tiempo.

3 razones por las que atraes a personas tóxicas (y cómo dejar de hacerlo)

2. ESTÁS REPITIENDO VIEJOS PATRONES

Los patrones que viste y experimentaste mientras crecías son los que más probablemente recrearás. El chiste común de que las personas eligen constantemente salir o rodearse de individuos tóxicos es un estereotipo porque, muchas veces, es cierto, ¡y eso según los estudios!

Esto es especialmente cierto en las relaciones íntimas. Uno aprende su estilo de apego en función de cómo se agrupa, de quién le ha criado y del entorno que ha visto de pequeño. Los entornos y circunstancias buenos, respetuosos, cariñosos, incondicionales y de aceptación conducirán a la formación de un apego seguro.

Los entornos y circunstancias negativos, por el contrario, tienen efectos negativos sobre el apego. Estas circunstancias negativas pueden implicar entornos inseguros, el abandono por parte de los seres queridos y de confianza, o figuras parentales que fueron negligentes, críticas, abusivas o frías.

Puede que te preguntes por qué ibas a recrear patrones tóxicos si odiabas estar en ellos. Pues bien, resulta que ese puede ser todo el problema. Estos patrones tóxicos son el único ejemplo de amor y consuelo con el que creciste. Inconscientemente eliges a las personas que continúan dándote estas fuentes de confort desadaptativo, aunque te duela porque eso es lo que te resulta familiar y con lo que te sientes cómodo operando.

Si tiendes a atraer a muchas personas tóxicas y tiendes a sentirte atraído por ellas también, es hora de que consideres tus antecedentes. ¿Qué tipo de estilo de apego tienes? ¿Cómo fue tu infancia? A menudo, esto es algo que requiere la ayuda de un profesional, pero hay algunas formas de empezar a deshacer este daño por tu cuenta. Aprender a deshacer estos patrones te ayudará a repelerlos. He aquí algunos consejos:

– LOCALIZAR PATRONES

Piensa en todas las personas que resultaron ser tóxicas en tu vida. ¿Cuáles eran sus principales rasgos de personalidad, tanto los buenos como los malos? Si parecían tener un tipo, ¿de qué tipo se trataba? Recuerda que estos factores de vinculación pueden no ser tan obvios como parecen. La persona A puede ser muy afectuosa mientras que la persona B era distante, lo que les hace parecer muy diferentes. Pero tal vez ambos eran demasiado críticos, o tal vez ambos trataban de monopolizar tu tiempo, o ambos podrían haberse tomado las cosas como algo personal muy rápida y fácilmente.

– COMPARAR LOS PATRONES PARENTALES Y FAMILIARES

Una vez que hayas encontrado los primeros patrones, piensa en tu situación familiar o en las circunstancias de tu crianza. ¿Qué rasgos de esos patrones se siguen buscando en las personas que te rodean hoy en día? Estos rasgos pueden ser una mezcla de negativos y positivos.

– ENCUENTRA LOS DESENCADENANTES QUE EXPERIMENTAS CON LAS PERSONAS QUE TE RODEAN

Cuando conozcas a nuevas personas, especialmente a aquellas que se convertirán en tus allegados -ya sea de forma romántica, platónica o incluso profesional-, toma nota de lo que parece desencadenar tu interés por ellas. ¿Qué es lo que se basa en los patrones de apego que tienes? ¿Qué ves en las personas que desencadena esa familiaridad?

– ENTIENDE QUE NO ESTÁS ROTO

No hay nada malo en ti por lo que sientes y experimentas. Hay una razón por la que este tipo de búsqueda repetida de patrones está tan bien estudiada e investigada: es la forma en que la mente humana reacciona a los estilos de apego negativos en la infancia. No estás roto, no te pasa nada, y te mereces algo mejor que estar atrapado en este patrón para siempre. En cuanto te des cuenta de ello, podrás repeler a las personas tóxicas con mucha más facilidad.

3. ERES DEMASIADO AGRADABLE Y AMABLE

Ser demasiado amable suena como algo bueno al principio hasta que te das cuenta de que es algo que a las personas tóxicas les encanta porque pueden aprovecharse de ello. No, no hay nada de malo en ser amable o simpático en general, por supuesto – pero existe algo como ser demasiado amable y demasiado simpático.

Eso es lo que ocurre cuando no tienes suficientes límites y la gente es capaz de pasar por encima de ti. Esto no es un rasgo positivo: es una señal de que tienes que aprender y crecer.

Esto también puede implicar una creencia inherente en la humanidad. Ese tipo de pensamiento positivo es admirable, pero, por desgracia, aunque hay muchas personas buenas y maravillosas en el mundo, también las hay malas, y esas malas son las personas tóxicas que intentas repeler. Esas personas tóxicas quieren que seas demasiado amable con ellas porque así consiguen aprovecharse de ti.

HAZTE ESTAS PREGUNTAS:

  • ¿Tiendes a creer en la bondad de todo el mundo, incluso cuando ves pruebas de lo contrario?
  • ¿Crees que todos y cada uno son redimibles, sin importar lo cuestionables o tóxicos que sean sus actos?
  • ¿Eres propenso a ignorar el comportamiento tóxico de los demás, a perdonarlos fácilmente o a persistir en mostrarles una amabilidad superior a la media?
  • ¿Te aferras a las relaciones y amistades porque crees que los demás pueden cambiar?
  • ¿Dejas que el optimismo y el pensamiento positivo dicten tu forma de ver a los demás?

No hay nada malo en ser optimista o en creer que los demás pueden ser mejores. Sin embargo, hay que poner un límite. No deberías soportar el abuso, la toxicidad y la negatividad en aras de ayudar a los que te han hecho daño en su camino de superación.

En última instancia, no puedes arreglar a los demás, ellos son los únicos que pueden arreglarse a sí mismos.

Tu alta tolerancia a la toxicidad te da una ventaja para repelerlos. Significa que puedes ser menos susceptible a la basura que arrojan y también que no serás tan dañado emocionalmente por ellos cuando te defiendas. Entonces, ¿cómo repeler a las personas tóxicas cuando tienes un historial de ser demasiado amable? Aquí tienes algunos consejos:

– ESCUCHA A TU INSTINTO

Es posible que te despreocupes por reflejo de las personas que te rodean porque quieres creer en su bondad. No lo hagas de inmediato. El cuerpo humano tiene sus formas de percibir intuitivamente incluso un peligro menor, y esa capacidad aumenta si alguien te ha causado un daño que quizá no hayas registrado antes. Ser más sabio te ayudará a repeler a las personas tóxicas.

– APRENDE A SER EGOÍSTA

Cuando uno se ha pasado la vida siendo demasiado desinteresado, es difícil ver el egoísmo como algo que se quiere ser. Pero el egoísmo puede ser positivo en las circunstancias adecuadas. Tienes que mirar por ti y priorizarte a ti mismo la mayor parte del tiempo, y no puedes seguir haciendo cosas por personas que nunca harían lo mismo por ti. Las personas tóxicas se sentirán repelidas por tu evidente cuidado de ti mismo, ya que no pueden aprovecharse de ti.

– ESTABLECER LÍMITES

A fin de cuentas, establecer límites claros que antepongan tu seguridad y comodidad es la mejor manera de repeler a las personas tóxicas. Los individuos tóxicos odian los límites que se aplican adecuadamente porque les priva de la capacidad de ser tóxicos para ti.

REFLEXIONES FINALES SOBRE ALGUNAS RAZONES POR LAS QUE ATRAES A LAS PERSONAS TÓXICAS Y FORMAS DE REPELERLAS:

Las personas tóxicas están en todas partes, y si las atraes, es hora de poner fin a esa negatividad. Te mereces algo mejor que estar constantemente a merced de personas que no te tratan bien. Aprende lo que estás haciendo para atraerlas y, a partir de ahí, podrás averiguar cómo repelerlas también.

¿Te ha parecido interesante el artículo sobre las razones por las que atraes a personas tóxicas? ¡Por favor, compártelo!

3 razones por las que atraes a personas tóxicas (y cómo dejar de hacerlo)

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!