Investigación revela que los niños que reciben más abrazos tienen el cerebro más desarrollado

Investigación revela que los niños que reciben más abrazos tienen el cerebro más desarrollado

No hay nada como el calor y la seguridad de un ser querido que te envuelve en sus brazos. El simple hecho de dar y recibir abrazos genuinos puede cambiar completamente tu estado de ánimo. Te sientes querido, cuidado, seguro y único. No estoy seguro de que haya una sola acción que pueda replicar la sensación de dar y recibir un abrazo.

Es bueno que dar sea lo mismo que recibir cuando se trata de abrazos, ¿verdad? Ahora, la ciencia dice que puedes ser más inteligente por ello.

PUBLICIDAD






Si midieras medio metro y pesaras unos 5 kilos, tu cerebro se desarrollaría mejor. Los investigadores revelan que los niños que reciben más abrazos tienen el cerebro más desarrollado.

LOS BEBÉS Y SU DESARROLLO CEREBRAL A TRAVÉS DEL TACTO

Cuando pensamos en el aprendizaje, consideramos la lectura, el estudio, el uso de las manos, el cálculo y otros procesos. Cuando somos bebés, empezamos a explorar tocando las cosas. De nuestros cinco sentidos, el tacto es el primero en desarrollarse. A partir de él, un bebé recién nacido debe navegar por su nuevo mundo.

Según un artículo de Stanford’s Medicine, la Dra. Susan Crowe, obstetra y directora del Hospital Infantil Lucile Packard, describe las nueve etapas instintivas que se dan justo después del nacimiento.

PUBLICIDAD






«Llanto de nacimiento, relajación, despertar, actividad, descanso, «gateo» (un movimiento de desplazamiento hacia el pecho), familiarización, succión y sueño«.

En cuanto sea físicamente seguro para la madre y el bebé, es el momento del contacto piel con piel y de guiar al bebé hacia la lactancia.

El mero hecho de tener al bebé en brazos durante la primera hora, independientemente de la lactancia, puede ayudar a normalizar la temperatura corporal, los latidos del corazón y el patrón de respiración del bebé.

Para muchos bebés, también disminuye la cantidad de llanto. Al mismo tiempo, la madre libera más hormonas de relajación. También se convierte en un momento de unión para la madre y el bebé. Si la pareja de la madre también tiene al bebé en brazos, también comienza el tiempo de vinculación para ellos.

PUBLICIDAD






BENEFICIOS DEL MASAJE INFANTIL

Los masajes infantiles también pueden integrarse en esta experiencia de vinculación. El mismo artículo de Stanford’s Medicine señala una amplia gama de beneficios. Según Maureen McCaffrey, instructora certificada de masaje infantil en el Hospital Infantil Packard, estos beneficios consisten en:

  • Mejores patrones de sueño para el bebé
  • El bebé parece más consciente de ser amado, seguro y aceptado
  • Mejora de la digestión y los movimientos intestinales
  • Los bebés demuestran más comodidad con un comportamiento menos inquieto
  • El aumento de peso mejora
  • La madre y el bebé parecen más relajados
  • La función neurológica de los bebés mejora

Otro estudio realizado en la Universidad de Washington pretendía localizar la zona del cerebro en la que un bebé registra tanto el tacto «sentido» como el «observado».

Este estudio demuestra que los bebés pueden discernir entre un toque físico real y una imagen de una mano tocando a otra persona. El estudio ha revelado que, a los siete meses, un bebé no sólo puede entender el concepto de su «yo», sino que también sabe que su cuerpo está separado de otra persona.

Investigación revela que los niños que reciben más abrazos tienen el cerebro más desarrollado

EL PODER DEL TACTO PARA LOS BEBÉS

Ese conocimiento es el que sienta las bases para imitar el comportamiento de los demás, así como para desarrollar la empatía.

Los investigadores descubrieron, mediante imágenes especializadas, que el tacto se registra en el córtex somatosensorial. Dependiendo de si se trataba de un tacto real, de la parte del cuerpo en la que se producía el contacto o de si se trataba de una imagen, cambiaba la ubicación y la intensidad de la señal dentro del córtex somatosensorial en el que se registraba.

Lo que también fue fascinante fue reconocer que el bebé, antes de poder hablar o conocer las palabras para las partes del cuerpo, ya entiende que su mano o su pie se mueven de forma similar a los de otra persona. Al imitar cómo se mueve la otra persona, el bebé también es capaz de moverse. Es este proceso el que hace posible tanto la imitación como, más adelante, la empatía.

En un estudio sobre el enfoque opuesto, los investigadores se enteraron del perjuicio que sufren los niños que no reciben contacto.

Un informe en Pediatrics Child Health, publicado en PMC, expone los resultados de varios estudios, uno de los cuales fue el resultado de proporcionar tacto a los niños que antes estaban privados.

El estudio se centró principalmente en el movimiento de las extremidades como forma de estimulación sensorial. Descubrieron que con 10 minutos diarios de tacto, durante diez semanas, los bebés «regurgitan» menos.

Los bebés con 20 minutos diarios de estimulación táctil, a lo largo de diez semanas, aumentaron sus puntuaciones de desarrollo. En el caso de los bebés prematuros, las caricias en sus extremidades y los movimientos suaves de las mismas demostraron un aumento de peso, un estado de alerta más prolongado, una mayor movilidad, una mejor adaptación a los estímulos repetidos y una mayor conciencia de su cuerpo. Al cabo de un año, obtuvieron puntuaciones elevadas en cuanto a peso y crecimiento y habilidades motoras y redujeron los síntomas neurológicos disfuncionales leves.

LA OXITOCINA Y LOS ABRAZOS

La oxitocina es una hormona y un neurotransmisor que se produce en el hipotálamo y se libera desde la hipófisis. Sus niveles aumentan durante la lactancia, el orgasmo y los abrazos.

En cuanto al efecto sobre los bebés y su desarrollo, la oxitocina fomenta el vínculo entre la madre y su bebé. Esto podría explicar por qué la lactancia aumenta los niveles hormonales de la mujer. Tiende a fomentar los sentimientos de confianza, cercanía en las relaciones e instinto maternal o de cuidado.

Irónicamente, los científicos del Instituto Weizman descubrieron que esta hormona es el equipo de construcción de sus propios caminos futuros de vasos sanguíneos mientras está en un cerebro embrionario. Por lo tanto, facilita la capacidad del bebé para producir oxitocina después de que el cerebro, su cerebro, se desarrolle completamente.

Aunque la oxitocina ha sido apodada la «hormona del amor» o la «hormona del abrazo», es más complicada de lo que se percibía inicialmente.

Originalmente se reconocía como la hormona que, cuando se libera en nuestra sangre, ayuda a las contracciones uterinas durante el parto e induce el trabajo de parto. Con el tiempo, se descubrió que tiene una reacción diferente cuando se libera en el cerebro. Entonces tiene efectos variables en nuestro comportamiento cognitivo, emocional y social.

MÁS EVIDENCIAS

En la revista Nature se publicó un artículo en el que se describían varios estudios realizados para tratar de determinar el papel de la oxitocina en nuestro comportamiento.

El estudio se centró en la respuesta de ratones hembra, que nunca habían parido, hacia los bebés que lloraban. Al principio, las hembras no reaccionaban ante los bebés. A continuación, les inyectaron oxitocina y empezaron a responder como lo haría una madre. Curiosamente, antes de la inyección, sus neuronas cerebrales estaban un poco dispersas y desenfocadas.

Después de la inyección, las neuronas se concentraron como lo haría una mentalidad materna. Además, los investigadores observaron que la oxitocina parecía disminuir determinadas neuronas. Al escuchar los llantos, la oxitocina los realzaba y los hacía más importantes. Los científicos teorizan que esto puede estar relacionado con la razón por la que algunas madres afirman que pueden distinguir el llanto de su bebé de otro.

Otro estudio publicado en la American Psychological Association realizó pruebas a mujeres en distintas etapas de su embarazo: el primer trimestre, el tercer trimestre y el primer mes después del parto.

Lo que descubrieron fue que las mujeres con niveles elevados de oxitocina en el primer trimestre se vinculaban mejor con su hijo. Las mujeres que mantuvieron niveles altos de oxitocina durante todo el embarazo y el mes posterior desarrollaron una relación más estrecha con sus hijos. Tendían a cantar canciones especiales, a utilizar formas más personales y específicas para alimentar o bañar a su bebé, etc.

ENTENDER LA OXITOCINA Y EL DESARROLLO DEL CEREBRO

La comprensión general de cómo la oxitocina afecta a nuestro comportamiento emocional y social es un poco compleja. Esencialmente, si estás con un individuo o grupo de individuos, y experimentas una interacción que desencadena niveles más altos de oxitocina como una experiencia positiva, entonces verás a esos individuos como seguros, dignos de confianza, y desarrollarás afecto hacia ellos.

A la inversa, tu cerebro verá entonces a otros que son diferentes a esos individuos como menos creíbles, no seguros, y serás más precavido. Este es uno de los métodos con los que estableces tu «tribu» de amigos y estableces quién es tu familia.

Además, puede desempeñar un papel en tu memoria social. A través de la liberación de oxitocina, tu memoria ve un evento específico de manera más favorable que uno en el que no se liberó oxitocina.

¿Qué tiene que ver esto con los abrazos a tu hijo y el desarrollo del cerebro? Los investigadores siguen estudiando la oxitocina debido a su naturaleza tan compleja. Sin embargo, es importante que entendamos que la forma en que percibimos a los amigos, a la familia y a los extraños y en que interactuamos emocionalmente con ellos es definitivamente un factor que influye en nuestra memoria y comportamiento.

Esto es válido para un bebé que acaba de formar su comprensión del mundo basándose en cómo interpreta las acciones de quienes le rodean.

REFLEXIONES FINALES SOBRE LOS ABRAZOS Y LOS NIÑOS

Puede que la ciencia siga luchando por encontrar la fórmula de por qué el tacto es tan importante y cómo lo asimila nuestro cerebro en lo que respecta a nuestro desarrollo, pero la mayoría de los padres parecen entenderlo a pesar de todo. Los resultados de abrazar a un bebé, a un niño, a un adolescente o a un cónyuge son los que la mayoría de nosotros podemos reconocer.

Todos anhelamos una sensación de seguridad, confianza, amor e importancia. Y un simple abrazo fomenta esos sentimientos en todos nosotros. Además, no se puede dar un abrazo sin recibirlo. Eso es maravilloso por sí solo.

¿Le ha parecido interesante el artículo? ¡Por favor, compártalo!

Investigación revela que los niños que reciben más abrazos tienen el cerebro más desarrollado

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!