Eructos continuos: 15 posibles causas

Eructos continuos: 15 posibles causas

Eructos continuos

¿Eructas de forma continua? A continuación te contamos 15 posibles causas de esos eructos continuos.

1. Eructos de bebidas

Es la efervescencia. Los refrescos, la cerveza y todas las demás bebidas burbujeantes llevan un gas llamado dióxido de carbono. Esto añade aire adicional a tu estómago, que vuelve a subir por el mismo camino que entró: a través de la boca. También deberías evitar las bebidas calientes. Al tomarlas, tragas aire y puedes tener un ataque de eructos.

PUBLICIDAD






2. Úlceras

A veces, los eructos pueden ser un signo de úlceras estomacales. Estas llagas abiertas en el revestimiento del estómago son bastante comunes. Una infección puede causarlas. También puede serlo tomar demasiados AINE (antiinflamatorios no esteroideos) como el ibuprofeno. Si tienes una úlcera, puedes eructar más y sentirte lleno o hinchado después de comer alimentos grasos. También puede dolerte el estómago después de comer. Con tratamiento, las úlceras suelen desaparecer en dos meses.

3. Cómo se come

Si ingieres mucha comida de una vez o te das un festín demasiado rápido, tragarás aire de más por el camino. La mayor parte no irá al estómago. Permanecerá en el esófago, que une la garganta con el estómago, hasta que lo devuelvas eructando.

Come más despacio y mastica bien los alimentos. Además, las porciones deben ser más pequeñas para eructar menos. Conseguir un peso saludable también puede marcar la diferencia. Los kilos de más ejercen más presión sobre el estómago.

PUBLICIDAD






4. Intolerancia a la lactosa

Muchas personas carecen de la proteína que descompone la lactosa (un azúcar natural) de la leche. Si eres una de ellas, tu intestino no puede digerir completamente los alimentos que contienen lácteos. En su lugar, la lactosa fermenta en el estómago.

El gas extra que esto provoca puede hacer que eructes. También puedes sentir el vientre hinchado o dolorido. Evitar los productos lácteos o elegir versiones sin lactosa te ayudará. También puedes tomar un producto de venta libre que ayude a tu cuerpo a digerir la lactosa.

5. Reflujo ácido

A veces, el ácido estomacal se devuelve a la garganta. Esto es más probable que ocurra si estás embarazada, eres obesa o tu estómago no digiere los alimentos tan rápido como debería. Cuando sientas este «bulto» en la garganta, tragarás más para intentar eliminarlo. Esto puede hacer que eructes. Un antiácido de venta libre puede aliviar los síntomas leves, o el médico puede recetar un medicamento más potente. En los casos graves, la cirugía puede ser una opción.

6. Alimentos picantes o muy ácidos

Las cebollas, los tomates y los cítricos tienen un alto contenido en ácido. Para algunas personas, comerlos desencadena una sensación de acidez. Los alimentos picantes también pueden provocar eructos que queman la parte posterior de la garganta. Para evitarlos, es conveniente reducir el consumo de estos alimentos.

PUBLICIDAD






7. Asma

Curiosamente, los eructos pueden ser un signo de asma. ¿La razón? Si tus vías respiratorias están inflamadas, tienes que esforzarte más para que entre suficiente aire en tus pulmones. Esto también ejerce una presión adicional sobre el diafragma. Ambos cambios pueden forzar la entrada de gases en la garganta y hacer que eructes.

Eructos continuos: 15 posibles causas

8. Caramelos y chicles sin azúcar

Los caramelos duros y los chicles pueden hacer que eructes, ya que tragas aire mientras los disfrutas. Si eliges una versión sin azúcar, puedes eructar aún más. Esto se debe a que los alcoholes de azúcar que contienen no pueden ser procesados rápidamente una vez que llegan a tu intestino. Permanecen antes de que puedas descomponerlos, lo que genera gases.

9. Demasiada fructosa

Este azúcar natural de la fruta no suele ser un problema. Pero algunos alimentos y bebidas están endulzados con un jarabe de maíz de alta fructosa. Esto puede formar muchos gases a medida que su estómago lo descompone. Puedes notar este mismo efecto cuando bebes zumo de frutas.

10. Goteo postnasal

Las glándulas de la nariz y la garganta producen moco cada día. Esto es algo bueno: ayuda a limpiar el aire que respiras y a evitar que te enfermes. La mayor parte del tiempo, probablemente no lo notes. Pero si se acumula mucha mucosidad en la parte posterior de la garganta, tragarás más a menudo de lo normal para eliminarla. Esto puede hacer que eructes. Beber más agua puede ayudar.

11. Estrés

Los problemas intestinales son más comunes en las personas que están ansiosas o deprimidas. Si estás nervioso, puedes tragar grandes cantidades de aire. Algunas personas lo hacen a propósito, pero puede que no seas consciente de que lo estás haciendo. En cualquier caso, esto provoca eructos. Si te sientes deprimido o con pánico, díselo a tu médico. A medida que aprendas a controlar mejor tu estrés, es posible que dejes de eructar tanto.

12. Hernia de hiato

Si la parte superior de tu estómago empuja a través de tu diafragma y sube hacia tu pecho, tienes lo que se llama una «hernia hiatal«. Esto puede hacer que los ácidos del estómago se devuelvan a la garganta, lo que puede provocar eructos de sabor agrio. A algunas personas también les cuesta tragar. Los cambios en los hábitos diarios pueden ayudar. Por ejemplo, puede aliviarse si alcanza un peso saludable, dejas de fumar y duermes con la cabeza elevada unos 15 centímetros.

13. Demasiadas bacterias intestinales

El ácido estomacal ayuda a eliminar los gérmenes que comes. Si el estómago no produce suficiente cantidad, el intestino delgado acaba teniendo demasiadas bacterias (la zona entre el estómago y el colon).

El SIBO (sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado) dificulta la absorción de los alimentos. El exceso de gases se acumula, lo que hace que eructes. Los pedos y el mal aliento son otros signos de SIBO. Una prueba de aliento puede confirmar que lo tienes. Si es así, los antibióticos y otros medicamentos harán que tu intestino vuelva a la normalidad.

14. Infección

El H. pylori es un germen que infecta el revestimiento del vientre. Esto puede provocar dolor e hinchazón. También hace que el estómago produzca más ácido. Como resultado, puedes eructar más de lo normal. También puedes notar un dolor sordo que no desaparece del todo, incluso después de unas semanas. Si las pruebas demuestran que tienes esta enfermedad, tu médico puede recetarte antibióticos. También puede ayudar un medicamento que impide que el estómago produzca tanto ácido.

15. Problemas de páncreas

El páncreas es una glándula larga situada junto al estómago. Produce jugos intestinales que ayudan a digerir los alimentos. Si se inflama, tienes lo que se llama «pancreatitis». Además de eructar, puedes vomitar, sentirte hinchado, tener hipo o fiebre. Si sospechas que tienes pancreatitis, acude a tu médico. Un caso leve puede desaparecer por sí solo. En un caso grave, es probable que tengas que permanecer en un hospital y recibir líquidos y nutrición por vía intravenosa mientras tu intestino descansa.

¿Le ha gustado el artículo sobre las causas de los eructos continuos? ¡Por favor, compártalo con sus amigos!

Eructos continuos: 15 posibles causas

Fotografía: Canva

Temas:


El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Le ha gustado el artículo? Por favor, compártalo. ¡Gracias!




Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!