¿Qué es el trabajo con el niño interior? Guía para sanar a tu niño interior

¿Qué es el trabajo con el niño interior? Guía para sanar a tu niño interior

¿Alguna vez has prestado atención a la vocecita de tu interior? ¿La que te recuerda a tu yo más joven? No importa la edad que tengamos, llevamos nuestro yo más joven dentro de nosotros día a día.

Tal vez nuestro yo herido de 5 años aparezca cuando nuestro mejor amigo no responde a nuestra llamada telefónica, o nuestro yo incomprendido de 15 años salga a relucir cuando un colega no se pone de acuerdo. Cuidar de esta versión más joven de nosotros mismos es lo que supone el trabajo con el niño interior.

PUBLICIDAD






¿Qué es el trabajo con el niño interior?

El trabajo del niño interior, también conocido como curación del niño interior, es una forma de abordar nuestras necesidades que no han sido satisfechas cuando éramos niños y de curar las heridas de apego que hemos desarrollado.

Todos tenemos una parte más joven de nosotros mismos que «nunca fue amada de la manera correcta o de la manera que necesitaba cuando era niño«, dice la psicóloga clínica Trish Phillips.

«El trabajo del niño interior, como cualquier tipo de trabajo interior, implica crear un espacio en el que el subconsciente pueda tomar la iniciativa«, dice Phillips.

PUBLICIDAD






El trabajo interior es el acto de ir dentro de nosotros mismos, para explorar nuestros verdaderos sentimientos y partes de nosotros que pueden haber sido rechazadas y etiquetadas como «inapropiados» o «demasiado» por los demás.

Al darnos tiempo para entrar en nuestro interior, empezamos a despojarnos de nuestros mecanismos cotidianos de afrontamiento (ser evasivos, adormecer nuestros sentimientos, etc.) y somos capaces de aceptar e integrar plenamente nuestro subconsciente en la conciencia.

¿Qué tipo de terapia es el trabajo con el niño interior?

El trabajo con el niño interior puede encontrarse en muchos tipos de terapia. Por nombrar algunas, el enfoque del niño interior puede encontrarse en la terapia del trauma, el Trabajo de Partes, los Sistemas Familiares Internos, el EMDR, la psicoterapia sensoriomotriz, el trabajo somático, el trabajo Gestalt, la terapia artística y la terapia narrativa o de cuentos, señala Phillips.

Lo verdaderamente especial del trabajo con el niño interior es su intención de hablarle a nuestro niño interior a través de su lenguaje, un lenguaje basado en las emociones y encarnado, más que expresado a través de pensamientos y palabras intelectuales.

PUBLICIDAD






¿Qué significa realmente «niño interior»?

Nuestro niño interior es una representación de nosotros mismos en varios momentos de nuestra infancia, y podemos tener niños interiores de varias edades. Esta parte de nosotros está muy relacionada con nuestro entusiasmo natural, la curiosidad y la creatividad que experimentamos cuando éramos niños.

«Cuando entras en contacto con tu niño interior, puedes conectar con sus cualidades y experiencias de entonces«, explica la coach de creatividad Julia Berryman. «Incluso puedes sentir físicamente cómo te sentías«.

Cuando somos niños, también somos muy impresionables y absorbemos fácilmente lo que nos enseñan nuestros entornos y cuidadores y cómo nos tratan.

Las heridas internas del niño, o heridas de apego, pueden producirse cuando hay un acontecimiento traumático o una ruptura crónica sin reparación.

En el caso de los niños, una ruptura sin reparación puede parecerse a un grito de auxilio que no es escuchado por un cuidador emocionalmente inaccesible.

Las rupturas también se producen en nuestra vida cotidiana a lo largo de la edad adulta: «desde cuando alguien se olvida de abrirnos la puerta en la tienda hasta cuando un amigo no nos saluda«, dice Phillips. «La forma en que las interiorizamos determina si la experiencia se queda como una herida o si se procesa allí mismo«.

En la edad adulta, tenemos la oportunidad de curar a nuestro niño interior herido y crear los entornos interiores y exteriores seguros que nuestro yo más joven siempre quiso.

¿Por qué es importante la curación del niño interior?

Como adultos, caminamos cargando con las heridas de nuestra infancia, ya sean traumas simples o complejos, desde la negligencia emocional hasta el abuso físico. Muchos adultos sienten que están solos con estas heridas y sentimientos, señala Phillips, y por eso las tapan porque sienten que eso es «lo que hacen los demás adultos«.

Por eso es tan importante la curación del niño interior, dice, «para recordarnos a nosotros mismos que no estamos equivocados ni somos malos. Para sanar la vergüenza que conlleva el mero hecho de tener sentimientos«.

Al sanar nuestro niño interior, empezamos a crear la seguridad y la protección que nuestro yo más joven siempre ha necesitado. Al hacerlo, los rasgos positivos de nuestro niño interior tienen espacio para brillar. Desbloqueamos nuestros dones naturales, nuestra curiosidad interior y nuestra ilimitada capacidad de amar.

En cambio, cuando evitamos abordar nuestras heridas del pasado y nos sentimos solos con ellas, se transforman en comportamientos destructivos para nosotros mismos y nuestro entorno, como la adicción al trabajo, el alcoholismo o el racismo.

«Cuando sanamos al niño interior, sanamos a las generaciones. Sanamos el mundo. Nos afectamos literalmente unos a otros; eso es la corregulación«, dice Phillips.

¿Qué es el trabajo con el niño interior? Guía para sanar a tu niño interior

Señales de que tu niño interior necesita ser sanado

Las señales que se enumeran a continuación son síntomas que conectan de nuevo con las heridas de apego originales:

1. Sentirse muy reactivo.

Podemos darnos cuenta de que nuestro niño interior herido aparece en nuestra vida diaria cuando nos encontramos muy reactivos ante las situaciones, sintiéndonos de repente muy distantes o irritados. «Nuestro yo adulto está tratando de manejar o controlar el exterior que le está haciendo sentir incómodo por dentro«, dice Phillips.

2. Sobrevalorar la independencia.

Esto puede parecerse a la repetición de la narrativa «no necesito a nadie» y no permitirse pedir ninguna ayuda.

3. Comportamientos destructivos de afrontamiento.

Esto puede parecerse a la superación mediante el exceso de alcohol, las compras, el engaño, el juego, la comida, e incluso la procrastinación crónica.

4. Mala salud emocional y mental.

Esto puede manifestarse de múltiples maneras, entre ellas:

  • Depresión
  • Sentirse desmotivado
  • Querer pasar cada vez más tiempo a solas o con los amigos (la evitación se manifiesta de diferentes maneras)
  • No querer tener sexo o querer más sexo para mantener a la pareja conectada
  • Dificultades para dormir
  • Aumento o pérdida de peso
  • No muy concentrado o productivo en el trabajo
  • Aumento de la ansiedad en diferentes áreas de la vida

5. Repetición de patrones en sus relaciones.

Las personas con heridas de apego tienden a recrear inconscientemente en sus relaciones adultas, románticas o no, los patrones de apego que experimentaron de niños. Esto significa que esencialmente están repitiendo patrones de trauma infantil.

Según Phillips, la recreación de un patrón de apego puede ser:

  • Ser evasivo durante los conflictos o cuando la pareja saca a relucir sus sentimientos
  • Despreciar las necesidades de la pareja o las propias en la relación
  • Hacerte creer que no hay problemas cuando sí los hay, o viceversa
  • Estar ansioso o temeroso dentro de la relación; por lo tanto, tratar de complacer a la pareja por encima de todo
  • Tener un profundo miedo a ser abandonado o rechazado por su pareja
Cómo conectar con tu niño interior

Para empezar a entender a nuestro niño interior, debemos aprender a escuchar y comunicarnos en su lenguaje, que es sensorial y de base somática, dice Berryman.

Si recuerdas cómo es jugar con un niño, en lugar de hablarte con frases completas y elocuentes, los niños expresarán sus deseos y necesidades a través del lenguaje corporal y los ruidos intuitivos.

Por eso, gran parte de la reconexión con nuestro niño interior consiste en participar en actividades que activan todo nuestro reino de sentidos. Cuando podemos estar completamente aquí en lugar de pensar en las situaciones, estamos «accediendo a un lugar más allá de la narrativa cognitiva que nos es familiar«, dice Phillips. En estos momentos presentes, podemos crear una nueva relación con nuestro niño interior.

Podemos empezar por salir del hemisferio izquierdo del cerebro -asociado con el lenguaje, la lógica y el pensamiento crítico- y entrar en el hemisferio derecho, asociado a la expresión emocional, la intuición y la creatividad. A continuación se presentan algunas formas de empezar:

1. Practicar la respiración y la atención plena.

Conectar con nuestra respiración profunda y nuestro cuerpo físico nos ayuda a salir del estrés del mundo adulto y de la excitación simpática de «lucha o huida», para poder sentir curiosidad por el presente.

Utilizar los cinco sentidos para comprobar el estado de nuestro cuerpo. Podemos hacerlo haciendo tres respiraciones profundas y conscientes. Puede ser útil colocar una mano sobre el vientre y el pecho.

Mientras te acomodas, anota una cosa que veas.

Una cosa que hueles.

Una cosa que escuchas.

Una cosa que saboreas.

Una cosa que sientes.

2. Alimenta tu creatividad.

Ya sea dejándonos dibujar, cocinar, cultivar el jardín, sentarnos o leer novelas gráficas, hacer lo que nos gusta nos centra y nos devuelve a nuestro niño interior.

3. Colecciona algo.

¿Recuerdas lo que sentías al coleccionar cosas cuando eras niño? Recoger lo que encontramos en un paseo, de camino a la playa (palos, piedras, conchas), puede ser una forma de reconectar con nuestro niño interior. No es por ninguna razón práctica, sino que lo hacemos por la pura experiencia. ¿No sabes qué coleccionar? Muchos de nosotros, como adultos, coleccionamos libros. ¡La buena noticia es que no es necesario leerlos para encontrar la alegría en tenerlos!

4. Practica la visualización.

El proceso de visualización es una gran manera de conectar con tu niño interior. Las visualizaciones nos ayudan a aprovechar nuestra imaginación y nuestros sentidos. Al principio, las visualizaciones guiadas pueden ser muy útiles.

5. Llevar un diario.La intención de escribir un diario es crear un espacio seguro para ti (y en este caso, tu niño interior) para expresarte honestamente sin las expectativas del mundo exterior. Puede ser como sentarse y simplemente preguntar a tu niño interior cómo se siente hoy. La clave es honrar la percepción de tu niño interior de sus propias experiencias sin filtrarlas ni corregirlas. [alert-note]¿Le ha gustado el artículo? ¡Por favor, compártalo con sus amigos![/alert-note]

¿Qué es el trabajo con el niño interior? Guía para sanar a tu niño interior

Fotografía: Canva



El consejo de su médico es importante. Lea nuestra información adicional




Saludista en Telegram

¿Te ha gustado?

¡Síguenos en Facebook!



Síguenos en Pinterest

¡Somos más de 7.000!
Saludista

Compartir en Whatsapp

Compartir en Pinterest

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!